Primeros Auxilios para Rescatar a tu Negocio del Fracaso

Extracto del libro Sobrevivir al Fracaso.

Por: Leticia Gasca

A veces es posible rescatar negocios al borde del fracaso, no obstante, se requiere de un esfuerzo mucho mayor al de la operación en circunstancias normales.

Esto es algo que he aprendido trabajando como directora de Fuckup Nights, un movimiento de emprendedores que fundé en 2012 con cuatro grandes amigos.

Hoy, casi 3 años después, tenemos presencia en más de 140 ciudades y más de 40 países. En todos ellos, convocamos a la comunidad de creadores para que escuchen a tres personas narrar en público el fracaso de su negocio.

Así, he escuchado cientos de historias de fracaso y he aprendido que cuando un negocio pequeño o mediano está en riesgo de fracasar, los siguientes son algunos de los primeros auxilios que hay que suministrar:

Rescatar negocio del fracaso

1. Revisa las finanzas


Si la empresa tiene estados financieros, acércate con un profesional (un buen contador o administrador) que haga un diagnóstico de la gravedad de la situación. Si tu empresa tiene un desajuste financiero es fundamental identificar las causas y determinar qué se puede hacer para reactivar el negocio.

Si el problema es que tu negocio no está generando dinero, haz un presupuesto y empieza a recortar costos. Deshazte de las cosas que no estás utilizando y analiza cómo reactivar las fuentes que generan ingresos para el negocio; por ejemplo, si tu empresa es de servicios, pide a los clientes que paguen al menos la mitad antes de recibir el trabajo.

Hasta que la situación financiera de la empresa no se regularice es fundamental que examines las finanzas del negocio cada semana y que tengas un ojo puesto en el flujo de caja. Recuerda que puedes usar la app Pulse (www.pulseapp.com) para monitorear el efectivo en tu negocio.

2. Identifica los problemas de fondo


Haz una lista de todos los problemas del negocio y de las preguntas que debes resolver para llegar al fondo del problema. Esto es algo que aprendí durante mis años como periodista, la mejor forma de entender un tema es hacer preguntas indicadas y certeras.

Por ejemplo, si tu problema es que el negocio no está siendo tan rentable como solía ser, algunas preguntas pertinentes son: ¿Las ventas bajaron? ¿Los clientes están comprando a un precio más bajo en otro lugar? ¿Los patrones de consumo cambiaron? ¿Los clientes están comprando por medio de internet? ¿Nuestros costos subieron? ¿A qué se debe el cambio?

Tienes que hacer una disección de la historia, parte por parte; no puedes hacer mucho acerca del “nuestras ventas están bajas” pero, sin duda, podrás hacer algo significativo en cuanto descubras lo que tus consumidores quieren.

Si tienes los recursos, contrata un consultor que te apoye en el proceso.

3. Mejora tu servicio al cliente


Si crees que una de las causas del fracaso de tu negocio es la pérdida de clientes, ve a buscar a los clientes perdidos. En otras palabras, cada vez que veas que un cliente prefiere comprarle a la competencia, o simplemente deja de comprar tu producto, descubre por qué tomó esa decisión y ofrécele algo razonable para salvar la relación. En algunas ocasiones lograrás salvar a los clientes, en otras no, lo importante es que obtendrás piezas valiosas, información útil para evitar más pérdidas. A corto plazo, este ejercicio puede ser la diferencia entre seguir en el negocio o cerrar tus puertas.

Por eso Sam Walton, fundador de Walmart, dice que solo hay un jefe, el cliente. Este último puede despedir a todo el mundo en la empresa, desde el presidente hacia abajo, basta con que gaste su dinero en otro lugar.

Los clientes existentes son la clave más importante para la supervivencia de la empresa. Bríndales un trato memorable y correrán la voz sobre la experiencia maravillosa que tuvieron.

Herramientas como Temper (www.temper.io) son útiles para medir la satisfacción del cliente y mejorar su experiencia de compra.

4. Despide a los empleados tóxicos


A veces, un mal equipo de trabajo puede llevar un negocio a la ruina. Lo peor de todo es que el fenómeno del empleado tóxico es contagioso. Las investigaciones acerca de las neuronas espejo demuestran que las actitudes negativas se contagian en segundos. Si no te deshaces de los empleados tóxicos rápidamente, los buenos empleados se irán.

Nunca comprometas la calidad de tu personal por miedo a que un despido dañe tu reputación. Despedir es parte de la vida de los negocios.

A los empleados que se quedan en la empresa hay que tratarlos con respeto, ser transparentes y decirles lo que está pasando. Trata a tu equipo como deseas que ellos traten a tu negocio; sobre todo en los malos momentos, da incentivos a los empleados que tienen un rendimiento excepcional.

5. Busca una segunda opinión. Identifica a los detractores e ignóralos.


Sé que este consejo parece contradictorio y no quiero que se malinterprete como “busca una segunda opinión y si no te gusta, ignórala”. Lo que quiero decir es que resulta muy valioso escuchar a otras personas, pero, entre ellas, es fundamental distinguir a quienes opinan con conocimiento y buena intención, y a quienes opinan para hacerte sentir mal (sí, el mundo no es color de rosa, recuerda que siempre habrá bullys y trolls que se divierten jugando con tus emociones).

Si tu negocio se tambalea es esencial buscar retroalimentación de una persona confiable, con buena reputación en los negocios. Pregúntale qué piensa acerca de las preguntas que escribiste en el punto dos, qué estás pasando por alto, qué puntos no deberían estar en la lista, cuáles considera que deberían ser tus prioridades para rescatar el negocio.

Los detractores y críticos siempre estarán ahí. Lo importante es identificarlos.

Acerca del Autor:

Leticia Gasca Este articulo fue escrito por Leticia Gasca, co fundadora y directora del Instituto del Fracaso. Suma una década de experiencia como emprendedora, inversionista, mentora y periodista de negocios y tiene menos de 30 años de edad.

En 2014 fue reconocida como Gifted Citizen por liderar uno de los 30 proyectos más innovadores del mundo y en 2015, obtuvo el Premio a la Mujer Emprendedora, otorgado por World Innovation Expo.

Leticia es columnista en Forbes y co conductora del programa de radio La Enredadera, enfocado en innovación y startups.

Antes, Leticia fue editora de la revista Expansión y el periódico El Economista. También trabajó en New Ventures México donde coordinó el primer Foro Latinoamericano de Inversión de Impacto (FLII). Fue delegada Juvenil de México en la ONU durante el 62º Periodo de Sesiones de la Asamblea General.
Compartir en Google Plus

2 comentarios:

  1. Excelentes recomendaciones, considero que el fracaso en si esta en quien administra el negocio, pues si no está al tanto de lo que ocurre con sus empleados, de su desempeño y en cómo está funcionando la empresa, difícilmente podrá restaurarla. Todo está en la dedicación y intención que le pongamos a lo que estamos haciendo y que prestemos atención a lo que realmente funciona, así como corregir o desechar lo que esta causando daño al negocio.

    ResponderEliminar
  2. Quiero informacion sobre bolsas biodegradables. Email: luis-alfredo59@hotmail.com

    Gracias

    Buena noche

    ResponderEliminar

Deja tu Comentario, duda, sugerencia o pedido...