Emprendedor, comienza tu empresa por los cimientos

¿Por fin has decidido dar el paso y crear tu propia empresa? Desafortunadamente, tus tareas no han hecho más que comenzar. Seguramente estés agobiado por todo lo que se te viene: papeleo, toma de decisiones, gastos que no esperabas… para evitar agobios y para que en un futuro tu empresa no tengas problemas de organización, lo mejor es seguir algunos consejos que te ayudarán, especialmente en los primeros meses.

Ten en cuenta que siempre vas a encontrar imprevistos que no esperabas, y lo mejor es contar con una buena base para solucionarlos lo antes posible.

Consejos para no tropezar como emprendedor


Comenzar empresa
Imagen por Shutterstock

Prestar mucha atención a tu plan de negocios.


Crear una empresa no se hace de un día para otro, y uno de los puntos que tienes que tener muy claros es que tu plan de negocios debe contener todo lo relacionado con la organización que quieres crear. Obviamente, existirán planes de negocio más sencillos o más complejos dependiendo del tipo de actividad que quieras realizar o la infraestructura que necesites.

En este documento debes plasmar todo lo que tienes pensado para tu empresa: desde cómo será el organigrama pasando por todas las cifras que creas que son necesarias. No olvides que debes cuidar mucho tanto el estilo como la ortografía, ya que existe la posibilidad de que tengas que presentarlo ante entidades bancarias si necesitas financiación o ante administraciones públicas, en el caso de algunos trámites burocráticos.

Además, si tu empresa va a necesitar socios o accionistas este plan de negocios debe estar todavía más detallado, ya que en muchas ocasiones es la causa de que un inversor decida o no entrar en el negocio.

Trámites en las Administración. No te olvides de nada.


Si algo hay que tener en cuenta a la hora de tratar con las Administraciones es que son muy lentas y es posible que te pongan más de una traba al realizar las gestiones que necesites. Por tanto, infórmate de antemano sobre toda la documentación que necesites y que debes presentar, si es necesaria la ayuda de un asesor seguramente te ahorrará más de un paseo.

Siempre que quieres empezar un negocio debes: estar dado de alta en el RETA (más comúnmente, darse de alta en autónomo) y estar inscrito en el impuesto de actividades económicas (IAE). A partir de aquí todo depende del tipo de negocio que tengas pensado montar: pueden hacer faltas licencias para locales, creación de una sociedad limitada…

Debes intentar siempre hacer los trámites pensando en que van a tardar mucho más de lo planeado, ya que es posible que si no los haces con suficiente antelación, te retrase otras tomas de decisiones.

(Ten en cuenta que los trámites administrativos suelen variar en cada país.)

Subvenciones. Son pocas, pero no las dejes pasar


Actualmente son pocas las subvenciones que ofrecen a las empresas, aunque las que existen habitualmente están enfocadas a emprendedores. Lo mejor es que estés al tanto de todas las novedades, ya que son muchas las entidades que pueden ofrecer estas ayudas: los ayuntamientos, las Comunidades Autónomas o el Estado, pero también las entidades bancarias y otras instituciones relacionadas normalmente con el empleo.

¿Cómo tienes pensado organizar las tareas de la empresa?


Aunque debes incluirlo en el plan de empresa, es importante prestar mucha atención a este punto. Una mala organización puede hacer que tengas varios problemas, desde que pierdas a un cliente por una mala gestión hasta no ser eficiente a nivel de costes. Por eso, debemos parar a pensar cómo se va a estructurar tu organización y todo lo que necesitas para realizar la actividad.

Es difícil acertar desde un principio, para conseguirlo puedes fijarte en cómo es el organigrama de una empresa a través de tus competidores. Fijándote en su forma de organización y mejorándolo para superarlos y adaptarlos a tu manera de ver la empresa, puedes conseguir excelentes resultados.

Ten en cuenta que debes intentar conseguir siempre un organigrama flexible y que tenga una excelente comunicación, el entorno cambia continuamente y es posible que al ser una empresa de reciente creación necesites realizar algunos ajustes hasta encontrar el dibujo perfecto.

Los objetivos, que sean realistas


Muchos emprendedores cometen el error de que cuando crean su empresa piensan que de la noche a la mañana se van a convertir en millonarios. Nada más lejos de la realidad, y nada desanima más que no conseguir los objetivos que nos proponemos.

Por tanto, un emprendedor siempre debe ser realista, teniendo en cuenta que los inicios son muy duros. Propón siempre objetivos pequeños que se puedan conseguir a corto plazo, para después proponer otros que hagan que la empresa vaya evolucionando.

En ningún caso hay que obsesionarse con las fechas de la consecución de objetivos (siempre que no nos estanquemos o estemos perdiendo dinero). Es muy importante la flexibilidad y llevar un control de los éxitos. De esta manera podemos plantear nuevos retos que conseguir.

Tan importante es no obsesionarse con los objetivos como establecerlos. Es decir, estás creando una empresa con un objetivo que debe estar claro, y que podemos dividir en pequeños retos. Pero siempre debe existir ese objetivo. Dependerá del tipo de empresa, de su sector y de la mentalidad del emprendedor a la hora de designarlos e intentar llegar a ellos.

Aunque sigas estos consejos, seguramente tropezarás en otros aspectos. Lo mejor es estar lo más prevenido posible sobre estos problemas que pueden surgir para poder solucionarlos lo más rápido posible.

Es muy importante tener en cuenta que estas trabas existen, y no venirte abajo. Ser emprendedor es una carrera de fondo en la que el optimismo, pero a la vez, ser realista, es imprescindible.

El mejor consejo que te podemos dar es que no intentes abarcar todo por ti mismo. Es normal no ser experto en todas las partes que conforma una empresa, por lo que lo mejor es que te rodees de personas especialistas en los distintos ámbitos para conseguir un buen resultado, en un tiempo más corto.

Javier CabotAcerca del Autor: Este articulo fue escrito por Javier Cabot.

"Desde hace ya mas de 15 años me dedico al asesoramiento y mantenimiento de parques informáticos para empresas. Lo que me apasiona desde hace 4 años es el marketing online, concretamente en SEO."
Compartir en Google Plus

2 comentarios:

  1. Interesante apreciación, pues muchas veces se pasa por alto algo tan fundamental como lo es el plan de negocios que además de ser nuestra guía en el negocio es también la herramienta para conseguir financiación para nuestro negocio, así como los objetivos, planes y metas propuestos para no perder el norte en nuestra empresa y estar firmes desde el principio.

    Excelente post, un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Muy buena información, gracias.
    Hoy en día hay mucha gente que piensa en crear una empresa, pero luego que prospere es más complicado, y más teniendo en cuenta algunas dificultades con las que nos encontramos cuando queremos iniciar una carrera empresarial.
    En mi caso me hice autónomo, y había muchas cosas que se me escapaban y no entendía, por lo que contraté una gestoría Gblancafort como asesores de empresa y también para que me llevaran los asuntos fiscales y contables de mi empresa. Esto me ha ayudado a tener mejor control.
    El plan de negocio debe estar muy bien trabajado y estudiado, esto creo que hay gente que no lo tiene encuenta cuando empieza.
    Saludos, y gracias.

    ResponderEliminar

Deja tu Comentario, duda, sugerencia o pedido...