Website vs Blog: ¿cuál es mejor para mi nuevo negocio?

Actualmente, la presencia online de un negocio tiene una relevancia indiscutida sin importar el rubro al que se dedique: lo que hace unos años era un artilugio opcional se ha convertido ahora en la principal vía que las empresas tienen para ofrecer sus servicios e interactuar con sus clientes.

Existen dos herramientas principales a utilizar a la hora de generar una presencia en internet: un website (o sitio web) y un blog. Aunque -técnicamente hablando- un blog es un sitio web, ciertas características los separan y distinguen y, debido a que las estrategias de marketing deben adaptarse continuamente a las nuevas dinámicas de consumo, es bueno entender las principales ventajas y desventajas de cada una de las opciones para saber cuál se adapta mejor a la personalidad de tu negocio.

Website vs Blog
Imagen por Shutterstock

Ventajas de un sitio web

Un sitio web es como una tarjeta de presentación: tiene un diseño que proyecta la imagen del negocio y contiene su información relevante. Un potencial cliente puede entender con un simple pantallazo a qué se dedica la empresa, mirar su catálogo de productos o servicios, y encontrar los datos de contacto. Esa es la primer ventaja de un sitio web: concisión.

Otra ventaja es el hecho de que una página web se realiza una sola vez, y aunque puede actualizarse cada tanto, no es realmente necesario. El público ha de esperar que una web sea de contenido estático y mientras le permita encontrar en ella la información pertinente, entonces habrá cumplido su misión.

Desventajas de un sitio web

Los sitios web son difíciles de crear y caros de mantener. Además, cada actualización en la que quiera agregarse información extra requiere de un cambio en la estructura inicial del sitio y, según el caso, incluso algo de conocimiento de código, por lo que muchas veces se requiere de la ayuda de un profesional.

Una desventaja importante es el hecho de que una vez que un cliente conoce la web, no regresa a visitarla a menos que necesite acceder a la información fija que pretende encontrar: el contenido estático de la web no genera en el visitante la expectativa de encontrar novedades en el sitio.

Sin embargo, considerando cómo la comunicación online ha crecido gracias a los blogs y a las redes sociales, la mayor desventaja de un sitio web radica en que no permite una interacción fluida entre la empresa y su público, limitando la posibilidad de éste de obtener una respuesta inmediata a sus dudas.

Ventajas de un blog

El blog es de naturaleza mucho más dinámica, tanto en el contenido como en la interacción con su público, generando un convenio de atención entre autores y lectores. También es factible de cambiar de look o estética en minutos, sin perder contenido ni organización interna.

Además de ser más económicos, más fáciles de crear y más sencillos de mantener -pudiendo incluso prescindir de la necesidad de adquirir conocimientos técnicos- la principal ventaja de un blog es que los buscadores los prefieren por sobre los sitios web, lo que genera más tráfico y más intercambio de links, y por ende un mayor ranking dentro de la red.

Otra ventaja importante es que los blogs permiten que sus lectores se suscriban, por lo que -además de generar en el público una sensación de “comunidad”- cada actualización realizada es enviada automáticamente a toda la lista de seguidores, facilitando la tarea de marketing.

Desventajas de un blog

Las plataformas para crear blogs se han modernizado tanto que han optimizado sus características de tal manera que no presentan muchas desventajas. Es el caso de Wordpress, por ejemplo, cuya facilidad de uso y amplia oferta de prestaciones han generado tal cantidad de sitios que actualmente corresponden al 26% de toda la red. La más importante es, tal vez, la necesidad de actualizar contenido continuamente, ya que el público de un blog espera que éste le sorprenda asiduamente con novedades.

Otra posible desventaja, principalmente para empresas pequeñas o unipersonales, es la obligación de mantenerse siempre conectado para responder en el menor tiempo posible a las dudas de sus clientes.

Conclusión

Tanto un blog como un sitio web son poderosas herramientas que, combinadas, son aún más potentes a la hora de promover tu negocio en línea. La elección entre una u otra (o ambas!) recaerá en la cantidad de tiempo que tienes para dedicarle y la cantidad de información que quieras compartir con tu público.

Si tu intención es armar una empresa que no requiera necesariamente de una interacción fluida con sus clientes para crecer, entonces una página web sencilla será suficiente y no te restará demasiado tiempo.

Si por el contrario precisas que tu público pueda comunicarse fluidamente contigo y entre sí, deje comentarios y se nutra de la información que le proveas mediante nuevos contenidos (y con suerte, lo comparta) entonces un blog se adecuará mejor a tu estrategia.

Si trabajas de modo freelance o vendes tus servicios a través de plataformas online como Upwork o StarOfService, entonces también preferirás un blog que te permita mantener tu cartera de clientes actualizada y siempre al tanto de tus movimientos.

Acerca del Autor: Este articulo fue escrito por StarOfService

1 comentarios:

  1. Interesante artículo, aunque tengo que discrepar. Una web y un blog ya no presentan diferencias técnicas. En Wordpress puedes montar la web de tu empresa en 5 minutos y prácticamente gratis (salvo el precio de hosting y dominio). El futuro (y el rendimiento) están en conjugar una web que muestre a que se dedica nuestra empresa con un blog que sin caer en la canibalización de contenidos, nos sirva de embudo para llevar tráfico cualificado a nuestra página. Un saludo

    ResponderEliminar

Deja tu Comentario, duda, sugerencia o pedido...