9 de mayo de 2017

¿Quieres ser trabajador independiente? 7 verdades que nadie te dijo

Foto del Autor

Quizás estás pensando en volverte un trabajador independiente, o capaz ya te pusiste manos a la obra. ¡Bien por ti!

Esto significa que estás haciendo algo positivo por tus sueños. Estas tomando acción (o estas por hacerlo) y este es el paso más difícil: decidir hacerlo.

El trabajo autónomo puede proveer de una vida más plena. Así como esta práctica tiene sus cosas buenas, también tiene sus cosas muy buenas – y esta parte “oscura” no se menciona muy a menuda.

En este artículo, te daremos a conocer algunas verdades respecto al trabajo autónomo o freelancing que seguramente no hayas pensado antes.

La mayoría de los trabajadores independientes dicen que trabajar para ti mismo es lo mejor y te traerá libertad. Pero lo que no te dicen es que también es estresante, confuso, y frustrante. Los que ya llevan tiempo trabajando de esta manera se reirán e irán asintiendo la cabeza mientras leen el artículo – y los nuevos ya se irán creando una imagen más realista.

8 Cosas que debes saber acerca de ser trabajador independiente


ser trabajador independiente

1. Algunas veces te desenamoraras del trabajo que haces

Cuando esto ocurre por primera vez te dará miedo, pensarás que has cometido un grave error, que tu vida habrá terminado, que eres un fracaso, o incluso te darán ganas de tirarte de un puente – bueno, este último es exagerado.

Pero no te preocupes o te hagas daño porque esto es momentáneo.

La verdad es que, en algún momento todos los trabajadores independientes sentirán rechazo con lo que hacen. Resulta que es completamente natural y solo significa que necesitas un descanso. He descubierto que trabajar de forma autónoma tiene “cierta forma” y que muchas veces te sentirás sin ganas de hacer lo que haces.

Este sentimiento se desvanece en unas semanas y te sentirás normal. Piensa que pasará de nuevo, y cuando ocurra recuerda que es algo normal y todo está bien.

2. Algunos días no tendrás ganas de nada

A diferencia del punto uno, ocasionalmente te despertarás y decidirás que prefieres un día en el parque, en el cine, o incluso viendo TV en el sofá. A menos de que haya algo que te presione, entonces solo ve a por lo que quieres. Recuerda no hacer hábito de esto, trabaja más fuerte otro día. No te acostumbres a la idea de libertad y agradece que puedes decidir.

3. Asusta al principio

A menos que comprendas de pie a cabeza lo que haces y seas un experto, va a ser un poco aterrador. Te preocuparás de que no tengas muchos clientes, que no serás lo suficientemente bueno, que fallarás y quedarás como un fracasado, que te morirás de hambre y un montón de otras cosas más. Es completamente normal pasar por esta etapa y lograrás superarlo.

4. Tomará un tiempo darse cuenta de lo que realmente quieres

Cuando comienzas, probablemente trabajes el mismo número de horas que en tu anterior trabajo, tomarás órdenes de clientes como ocurría con tu jefe y te sentirás mal si no aprovechas cada minuto.

Esto es porque has sido institucionalizado por años.

Recuerda que ahora eres independiente así que puedes trabajar las horas que quieras y desde donde quieras. Ahora eres el jefe y tienes el control de con quién trabajas, qué trabajos tomas y de qué forma lo haces. Obviamente siempre respondiente a ciertos requerimientos.

Puede tomar algo de tiempo darse cuenta de que realmente eres el jefe y de sus ventajas.

5. No será como lo tenías planeado

Antes de volverme un trabajador independiente, tenía esta genial idea de que iba a surgir rapidísimo, que podría ir a correr, tener un desayuno saludable, trabajar todos los días en cosas interesantes con clientes buena onda y que estaban dispuestos a pagarme bien por ayudarlos, y luego terminar de trabajar a una hora razonable.

La verdad es que tu día puede ser como este, pero las posibilidades son reducidas y es muy posible que tu día sea totalmente diferente.

6. Te quedarás “atascado” en videos de gatos en Internet

El Internet es algo maravilloso – escribes cosas en una caja de texto y te muestra un montón de cosas. También es casa de muchas cosas sin sentido, videos graciosos de gatos como nunca lo habías imaginado que te estarán incitando a verlos todos los días. Algunos días tratarás de no pasar mañanas enteras en sitios de compras en línea o revisando Facebook… y algunos días tendrás éxito.

7. Los clientes no son buena onda

No te desanimes, algunos clientes son excelentes. Ahora tengo clientes fantásticos que aprecian lo que hago, me pagan bien y a tiempo, son de fácil comunicación y tienes expectativas realistas. Pero también me ha tocado lidiar con clientes difíciles.

Hay clientes que quieren luna de inmediato, algunos que no tienen idea de lo que quieren, otros que no pagan a tiempo, tacaños, insensibles… y la lista podría seguir.

Con el tiempo sabrás escoger mejor a tus clientes.

A pesar de que trabajar de forma independiente tenga sus cosas no tan buenas, de igual manera es fantástico y definitivamente deberías darle una posibilidad.

Edith GómezAcerca del Autor:

Este articulo fue escrito por Edith Gómez, editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

1 comentarios:

avatar
Juan CAT delete 12 de mayo de 2017, 13:37

El trabajo por contrato proporciona mayor independencia y, para muchas personas, un mayor nivel de seguridad que el empleo tradicional.

Considero que una de las ventajas de trabajar como independiente, es que hay menos reuniones, menos política de oficina, y podemos trabajar las horas que más nos convenga. Eso si, lo ideal por supuesto es mantener un buen equilibrio trabajo / vida.


!Saludos a todos desde ferratum!

Responder

¿Qué opinas de este tema? Deja tus comentarios y aportes...

Articulo Siguiente Articulo Siguiente
Articulo Anterior Articulo Anterior