11 de enero de 2018

El Inbound Marketing: el marketing que tiene en cuenta al consumidor

Foto del Autor

En el mundo marketero -cambiante y dinámico como pocos-, surgen constantemente nuevas técnicas, conceptos y filosofías. Una que lleva ya unos años implementándose en nuestro país y que viene pisando fuerte es el Inbound Marketing, una disciplina llamada a revolucionar el sector.

Pero, ¿de qué hablamos cuando hablamos de inbound marketing? Todos hemos oído alguna vez estas dos palabras pero pocos conocemos que es en realidad y mucho menos cómo aplicarlo.

Soy Pilar, de GuruWalk y en este articulo vamos a intentar trazar una definición breve de esta técnica ¡Empezamos! :)

El inbound marketing es un conjunto de técnicas de marketing no invasivas (esto es clave) que aúna el marketing del contenido, la implementación del SEO y la automatización para conseguir el aumento de visitantes a un sitio web con el principal objetivo de que estos se conviertan en leads y posteriormente en clientes de la marca.

¿Y cómo se lleva cabo? Vayamos al fondo de la cuestión.

Fases de una Estrategia de Inbound Marketing


Marketing de Contenidos

El inbound marketing está basado en un proceso compuesto por 4 fases de actuación que deben estar perfectamente coordinadas (incidimos en que la coordinación de estas es elemental):

1. Generar tráfico / atracción del usuario a través del marketing de contenidos

El primero, tal y como ya hemos comentado, consiste en la obtención de tráfico gracias a la creación de contenidos de calidad en diferentes soportes online como blogs, webs etcétera.

Estos, combinados con la publicación coordinada en redes sociales y con una adecuada estrategia de SEO (optimización de motores de búsqueda) nos ayudarán a brindar al potencial cliente la información que viene buscando.

¡Ojo! Debemos tener en cuenta que de nada servirá un buen contenido si no somos capaces de difundirlo.

2. Conversión/ Captación de leads

El tráfico que visita nuestra web, en la que recordemos que hay un contenido que interesa al usuario, se convierte en leads, es decir, registros e información proveniente del potencial cliente, que pasan inmediatamente a nuestra base de datos.

Algo así como un…

¿Quieres recibir más contenido como este? Ingresa tu e-mail y recibe nuestra newsletter mensual (con contenido bueno, te lo prometemos)

3. Automatización. Lead nurturing y lead scouring

¿Y qué hacer con esa base de datos? Debemos analizar y valorar el nivel de cualificación del lead, lo que se llama lead scouring y que permite, entre otras cosas, conocer la intención de compra o el grado de interés del usuario en adquirir el producto. Esta información también nos ayudará comenzar a dirigir y ofrecer el producto a los usuarios de un modo personalizado acompañándoles en el proceso de compra. A esta técnica la llamamos, lead nurturing.

La clave de esta fase del proceso reside en ser absolutamente respetuosos y cuidadosos en el modo en que nos comunicamos e interactuamos con el usuario. No podemos interrumpir o enviar información sobre algo que el potencial cliente no haya demandado previamente.

4. Fidelización. Cuidar al cliente

La interacción no solo sirve para conseguir o captar clientes nuevos, sino también para premiar y cuidar a aquellos que ya tenemos, lo que llamamos en el mundo marketero, fidelización.

Lo haremos ofreciéndoles información útil y manteniéndolos satisfechos.

¡Ah! Y por supuesto también debemos cuidar a aquellos que siguen nuestra marca aunque no sean consumidores. Ahora no lo son pero quizás lo sean en el futuro o simplemente sean unos buenos embajadores de marca.

Dicho esto… ¿Cuál es el secreto? Atraer al cliente y comunicarse con él de un modo no invasivo. Ofrecerle aquello que realmente necesita gracias a un análisis previo de lo que es de su interés.

El origen de la filosofía del inbound marketing

La creación e implementación del inbound marketing tiene varios padres: Brian Halligan y Dharmesh Shah, fundadores de la compañía estadounidense de marketing HubSpot; y el estratega de marketing, David Meerman Scott.

En 2005 Halligan y Shah acuñaron el término y empezaron a implementarlo. No obstante, no sería hasta 2009, tras la publicación del libro Inbound marketing: Get found using Google, Social Media and Blogs, que éste se popularizaría y por ende se extendería en numerosas empresas.

Sin embargo, estamos hablando de los Estados Unidos. Como sabemos, en Europa y concretamente en España el inbound marketing está actualmente en su punto de inflexión con una evolución meteórica en los últimos 3 años.

El inbound marketing en el contexto actual, una nueva realidad

La creciente popularidad del inbound marketing también va de la mano de cómo los consumidores estamos cambiando. La sociedad es mucho más permeable a la publicidad, es más, un reciente estudio publicado por Havas Media reveló que a los usuarios no les importaría que el 92% de las marcas desaparecieran (lo sentimos, queridas).

Así es, las marcas son cada vez más insignificantes y semejante situación ha llevado a cambiar progresivamente el modo en que estas se comunican con la sociedad. ¿Cómo? Tratando de ser más humanas, bidireccionales (no olvidemos que el cliente siempre tiene mucho que decir y aportar) y apelando a lo más esencial: tratar de emocionarnos.

Y en todo esto, el inbound marketing se encuentra en el escenario perfecto. Esta nueva filosofía, como hemos comentado antes, trata de atraer al cliente con información y contenido que este realmente desea, de modo que es el potencial cliente o usuario el que va a la marca y no al contrario… Un comportamiento que representa a la perfección el empoderamiento del nuevo tipo de consumidor existente: informado, más exigente y que busca la interacción.

¿Inbound marketing vs. outbound marketing?

El marketing tradicional o outbound marketing aúna técnicas tradicionales (y a veces un tanto obsoletas por interruptivas) como podrían ser los anuncios de televisión o las llamadas telefónicas. Por el contrario el inbound marketing trata de conocer al consumidor y ofrecerle aquello que busca.

Entonces, ¿son incompatibles ambas estrategias? En absoluto, pueden ser complementarias y combinadas resultar tremendamente eficaces.

El futuro se dirige hacía una comunicación cada vez más creativa, respetuosa y útil para el consumidor. Un consumidor que también aporta información y ayuda a la evolución del producto y la marca. Desde luego, todo un reto para las marcas y toda una oportunidad en la que tanto unos como otros salimos ganando.

Acerca del Autor: Este articulo fue escrito por Pilar Guanter
Marketing y comunicación de Guruwalk

Este articulo tiene 2 comentarios

avatar
Anónimo delete 16 de enero de 2018, 10:18

Hola Amigos de Negocios y Emprendimiento, cordial saludo:
Muy buenos artículos e información en general
Deseo saber donde se consiguen los libros y demás información impresa, agradezco su orientación. mi correo marioaguirrec@hotmail.com
Felicidades

Responder
avatar
Javier Diaz delete 16 de enero de 2018, 10:22

Hola Mario. Gracias por tus palabras.

Los libros mencionados a lo largo del articulo los puedes encontrar en Amazon.

¡Saludos!

Responder

¿Qué opinas de este tema? Deja tus comentarios y aportes...

Articulo Siguiente Articulo Siguiente
Articulo Anterior Articulo Anterior