Según la ciencia, es mejor gastar tu dinero en experiencias y no en cosas materiales

10 de octubre de 2021

Según la ciencia, es mejor gastar tu dinero en experiencias y no en cosas materiales

Foto del Autor

Solemos creer que las personas más felices son aquellas que poseen una mayor cantidad de cosas materiales, pero esto no es así. Según un estudio realizado por el Dr. Thomas Gilovich, profesor de psicología en la Universidad de Cornell, vivir experiencias significativas nos aporta mayor felicidad que acumular posesiones materiales.

Según la ciencia, es mejor gastar tu dinero en experiencias y no en cosas materiales

¿Por qué las cosas materiales no nos producen verdadera felicidad?

De acuerdo a Gilovich, que se dedicó a investigar acerca del tema durante 20 años, las razones detrás de esta conclusión son las siguientes:

  1. En primer lugar, es fácil acostumbrarnos a las nuevas posesiones. Es cierto que las cosas materiales nos producen gran emoción al comienzo, pero esta felicidad dura solo un tiempo. Cuando nos acostumbramos a ellas, dejan de generarnos un impacto emocional relevante.

  2. En segundo lugar, cuando basamos nuestra felicidad en posesiones materiales, nuestras expectativas jamás van a estar satisfechas. Tan pronto como nos acostumbramos a una nueva posesión, buscamos una aún mejor. Nuevas adquisiciones conducen a nuevas expectativas.

  3. En tercer lugar, las posesiones materiales nos llevan a hacer odiosas comparaciones. Si nos enfocamos en lo que poseemos, es común que estemos constantemente haciendo comparaciones con las posesiones de personas cercanas y esto nos genera frustración.

En otras palabras, las cosas materiales pueden brindarte emoción y aparente felicidad en el momento de adquirirlas, pero eventualmente esa emoción se disipará, llegando incluso a convertirse en frustración.

"Uno de los enemigos de la felicidad es la adaptación. Compramos cosas para que nos den felicidad, y tenemos éxito, pero solo por un tiempo. Las cosas nuevas son muy interesantes para nosotros al principio, pero luego nos adaptamos a ellas." -Afirma Gilovich.

¿Por qué deberías gastar tu dinero en experiencias?

Aquí es importante hacer una aclaración: las experiencias empiezan a ser significativas una vez la persona tiene satisfechas sus necesidades básicas. Según la paradoja de Easterlin, cuando una persona ha satisfecho sus necesidades básicas, el poseer más cosas no influye proporcionalmente en sus niveles de felicidad, algo que si logran las experiencias.

Para el estudio en mención, se pidió a la gente que reportara su nivel de felicidad con base a compras materiales y compras experienciales. Inicialmente, la felicidad de las compras materiales se ubicó ligeramente en primer lugar, pero con el tiempo la satisfacción de las personas bajó en relación a los productos que adquirieron, mientras que la satisfacción subió en aquellas compras experienciales que realizaron.

Paradójicamente, pensamos que adquirir cosas materiales nos va a brindar mayor felicidad en el tiempo porque duran más que una experiencia; sin embargo, en la realidad sucede todo lo contrario, porque una experiencia, aunque dure solo unos pocos días o apenas pocos minutos, se convertirá en parte de nosotros para siempre.

"Nuestras experiencias son una parte más grande de nosotros mismos que nuestros bienes materiales. Te pueden gustar realmente tus cosas materiales, puedes incluso pensar que parte de tu identidad está conectada a esas cosas; no obstante, se mantendrán separadas de ti. Por el contrario, tus experiencias son en realidad parte de ti. Nosotros somos la suma total de nuestras experiencias." -Dice el investigador.

El estudio también mostró que, cuando se vive una experiencia que impactó negativamente en nuestra felicidad, una vez tenemos la oportunidad de hablar de ello nuestra percepción de la experiencia cambia y puede generarnos efectos positivos. Esto se debe al hecho de que, si bien algo podría haber sido estresante o causar miedo en el pasado, en el futuro podría convertirse en una historia divertida para contar en una fiesta o en una experiencia para mirar al pasado y verla como algo de un valor importante porque nos ayudó a lograr un cambio en nuestras vidas.

Con respecto a las expectativas, el investigador encontró que la expectativa de una experiencia provoca emoción y diversión, mientras que la expectativa de obtener un bien provoca impaciencia. Las experiencias son agradables desde los primeros momentos de la planificación hasta los recuerdos que apreciaremos por siempre.

¿En qué tipo de experiencias deberías invertir?

Como emprendedores, debemos invertir en experiencias que nos ayuden a crecer a nivel intelectual, emocional, físico, espiritual y financiero. Realizar actividades como viajar, asistir a eventos especializados, cenar con personas a las que admiramos, practicar algún deporte o aprender un nuevo idioma, no solo nos hacen a sentirnos bien, sino que nos ayudan a crecer y mejorar nuestras habilidades.

También, las experiencias nos permiten conectarnos con otras personas. Al respecto, Gilovich dice lo siguiente:

"Consumimos experiencias directamente con otras personas. Y después de que hayan pasado, son parte de las historias que nos contamos unos a otros."

Tomando como base lo anterior, las empresas podrían mejorar su ambiente de trabajo e incrementar su productividad si deciden invertir en experiencias para sus trabajadores, de esta forma los ayudarán a crecer como personas y lograrán que se conecten más fuertemente como equipo.

"Modificando las inversiones que hacen las sociedades y las políticas que aplican, pueden orientar a grandes poblaciones hacia las experiencias que producen mayor felicidad." -Menciona el investigador.

Conclusión

Si bien las cosas materiales son necesarias para lograr determinado nivel de calidad de vida, una vez hemos satisfecho nuestras necesidades básicas el poseer más cosas poco va a aportar a nuestra felicidad. Son las experiencias las que realmente nos permitirán gozar a plenitud de nuestra vida. Como dice aquella frase popular:

"El sentido de la vida es tener historias para contar, no cosas para mostrar."

También puedes leer: 30 Formas de ser rico sin tener dinero

¿Tú qué opinas? ¿Estás de acuerdo con las conclusiones de esta investigación? ¿Prefieres gastar tu dinero en cosas materiales o en experiencias? ¡Déjanos tus comentarios y aportes acerca del tema!

Contenido Relacionado:

Este articulo tiene 2 comentarios

avatar
Karen delete 11 de octubre de 2021, 16:21

En definitiva prefiero gastar en experiencias, las cosas tarde o temprano terminan acumulándose y estorbando, en cambio las experiencias nos hacen sentir vivos y nos llevan a disfrutar más la vida.

Responder
avatar
Préstamo en línea delete 26 de octubre de 2021, 17:24

Excelente información, es importante saber lo que queremos y a donde queremos llegar.

Responder

¿Qué opinas de este tema? Deja tus comentarios y aportes...

Articulo Siguiente Articulo Siguiente
Articulo Anterior Articulo Anterior