Alexander Graham Bell: Una historia de fracasos y éxitos

Nombre del personaje: Alexander Graham Bell
Fecha de nacimiento: 3 de marzo de 1847
Fecha de fallecimiento: 2 de agosto de 1922
Origen: Edimburgo, Escocia
Actividad: Científico e inventor
Época: Contemporánea

“Por favor, venga, señor Watson, le necesito.”
(Primeras palabras dichas por teléfono)


Científico e inventor inglés, se le atribuye la invención del teléfono y otros estudios menores, entre otros, un aparato para limitar los efectos de la sordera. Nació el 3 de marzo de 1847, en Edimburgo, Escocia; estudió en la universidad escocesa y en Londres para luego emigrar a Canadá y Estados Unidos (1870-1871). Dio clases a sordomudos y divulgó el sistema de lenguaje visible, desarrollado por su padre (Alexander Melville Bell), quien era educador. Graham demostró cómo se utilizaban los labios, lengua y garganta en la articulación del sonido. En 1872 fundó en Boston, una escuela para sordomudos, que después se integraría en la Universidad donde Graham Bell fue profesor de fisiología vocal. Durante su estancia en Boston se enamoró de una alumna sordomuda, quien lo exhortó a continuar sus investigaciones, con ella se casó en 1877...

Alexander trabajó en la idea de la transmisión del habla desde los 18 años; en 1874, mientras trabajaba con un telégrafo múltiple, desarrolló la idea de lo que sería el teléfono. Thomas Watson fue el colaborador de Graham Bell, el 10 de marzo de 1876 concluyeron sus experimentos y dieron a conocer su invento durante una demostración en la Exposición del Centenario en Filadelfia.

Bell tuvo que entrar en juicio por la patente del teléfono, ya que al mismo tiempo, Gray se presentó en el Registro con un dispositivo telefónico; sin embargo, Bell ganó. La expansión rápida por todo el mundo, de tan interesante transmisor de la palabra, dio renombre universal a Graham Bell.

Con la patente en sus manos, fundó la Compañía de Teléfonos Bell en 1877. Tres años después, Francia le otorgó el premio Volta (50 000 francos), por su invento; con dicho capital, fundó el Laboratorio Volta en Washington D.D., donde realizaría una serie de inventos junto con otros científicos, como el fotófono (aparato transmisor de sonidos por medio de rayos de luz); el audiómetro (medidor de la agudeza del oído); la balanza de inducción; el primer cilindro de cera para grabar sonidos.

Adoptó la nacionalidad estadounidense en 1882; fue cofundador de la National Geographic Society; fundador de la revista Science (1883). A finales del siglo XIX y principios del XX, Graham Bell incursionó en la aeronáutica e investigó con grandes papalotes y cometas, incluso con la capacidad de transportar a una persona; con un grupo de socios, desarrolló el alerón del ala de un avión que permite controlar el balanceo. También inventó un dispositivo de aterrizaje de tres ruedas, el precursor del sistema que utilizan los aviones en la actualidad para despegar y aterrizar en un campo de aviación. Posteriormente aplicaron los principios de la aeronáutica a la propulsión náutica, presentaron el hydrodrome, el barco más rápido del mundo durante varios años.

Duración de la vida y condiciones relacionadas con la longevidad, es el título del libro que publicó en 1918, en el que dio a conocer sus investigaciones sobre las causas y herencia de la sordera y sus experimentos en eugenesia, incluida la cría de ganado.

Alexander Graham Bell murió en Baddeck, Canadá, el 2 de agosto de 1922, a la edad de 75 años. Fue una persona muy inteligente, de carácter decidido, noble y altruista. La invención del teléfono ha sido una de las aportaciones más grandes de todos los tiempos al mundo, porque transformó la vida política y social del hombre; así como el de las telecomunicaciones.

A 126 años de la invención del teléfono por Graham Bell, surge nuevamente la polémica sobre la patente; incluso, la Cámara de Representantes de los Estados Unidos reconocen como autor del invento al italiano Antonio Meucci, quien hasta su muerte estableció un juicio para obtener el reconocimiento otorgado por el mundo a Alexander Graham Bell. Bell y Meucci, quedarán en la historia como los inventores del teléfono, aunque uno y otro no se hayan conocido y sólo porque Bell tuvo el dinero suficiente para pagar la patente; Meucci, no.

Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu Comentario, duda, sugerencia o pedido...