La importancia de Pensar Como Empresario

¿Ves la foto? ¿Sabes quién es? Albert Einstein, conocido como el genio de los tiempos modernos. Se ve amable y simpático ¿no?

Einstein dijo: “Tú no puedes resolver problemas con el mismo pensamiento que te metió en ellos en primer lugar.” En otras palabras, tú estás donde estás porque piensas como piensas.

Descartes, el famoso filósofo francés dijo, “Cogito ergo sum.” Que significa, “Pienso, luego existo.” Descartes dijo eso como una declaración de que nuestra habilidad de razonar prueba que existimos. Pero Descartes solo tuvo razón a medias. En lugar de “Pienso, luego existo,” la verdad es “Pienso, luego actúo.”

La Importancia de Pensar Como Empresario

Espero que no mires el título de esta entrada y simplemente no lo leas porque no estás particularmente interesado en los negocios o en aprender cómo crear fuentes de ingreso. ¿Por qué? Porque creo que la mentalidad empresarial es realmente asertiva, ya sea que alguna vez construyas un negocio o no. Ya entenderás que el pensamiento tras los métodos y operaciones de la escuela tradicional son para crear una sumisa y dependiente mentalidad de “no pienses por ti mismo”.

Esto significa que todos nosotros como padres que estuvimos en escuelas públicas y privadas, fuimos entrenados bajo esa mentalidad, así que no podemos evitar el transmitirla a nuestros hijos en nuestra propia escuela en casa.


¿Cómo aprenden los niños a pensar “fuera de la caja”?


El fin de semana pasado estuve en una junta informal de un grupo de vendedores por el Internet. Muchas de estas personas logran ingresos fenomenales del Internet. En una de las comidas, me senté frente a Craig Perrine, un joven padre quien ha hecho una fortuna enseñando a otros cómo formular listas de correo electrónico para que puedan vender sus productos por el Internet.

En el curso de la conversación, mencionó que cuando adolescente, él estaba interesado en automóviles y había tenido la idea de importar autos a América y venderlos con una ganancia. Le pregunté qué es lo que lo hacía pensar de esa forma como adolescente y su respuesta fue, “Mi padre siempre pensó de esa manera, así que solo lo absorbí en casa mientras crecí.”

Entonces, cuando regresé a casa, mi hijo James se me acercó y me dijo que él y su amigo Joel habían decidido reunirse una vez a la semana e instruirse ellos mismos acerca de los negocios. Ellos intentaban aprender todo lo que pudieran acerca de las diferentes áreas de los negocios y después iniciar un negocio juntos. Y como he tenido seis negocios y asistido a cada imaginable seminario relativo a los negocios, me pidieron que ideara un “curso de estudios” para ellos.

Así que, mientras pensaba en los libros y programas que serían de más ayuda, me di cuenta de que el cimiento de todo negocio exitoso es el desarrollo de una mente empresarial.

Al principio de este artículo mencioné a Einstein y Descartes. Ustedes probablemente han oído de ellos, pero ¿alguna vez han oído hablar de Napoleon Hill?

Hill entrevistó a la mayoría de la gente altamente exitosa de sus días y encontró las 16 características del éxito. Una de ellas fue lo que Hill llamó “La mente empresarial.”

Alguna gente lo llama el “SER – HACER – TENER.” Esto significa que tienes que ser lo que se necesita para hacer lo que se necesita para tener lo que tú quieres. Este tipo de pensamiento es la razón por la que multimillonarios como Donald Trump pierden todo y regresan con más aún. De hecho, si lees las historias de los empresarios altamente exitosos, ellos con frecuencia pierden todo y lo vuelven a recuperar multiplicado.

La cosa más importante cuando llega el éxito es que tengas el cimiento, el cual es PENSAR en el éxito.

El resto solo es aprender diferentes habilidades. Pero las habilidades son inservibles sin el pensamiento.


8 Características de la mentalidad empresarial:


1. Los empresarios creen que el universo está a su favor. Lo que significa es que tienes la firme certeza de que la intención de Dios es bendecirte. El significado literal de “bendición” es “dar poder para prosperar,” así que debes creer que la intención de Dios es que tú prosperes. Un corolario de esta creencia es que tú vives en un mundo de abundancia con oportunidades ilimitadas. Esto significa que hay increíbles oportunidades en cada circunstancia. También significa que todo lo que sucede, sucede para que a última instancia tú puedas prosperar. (Puedo oírte pensando: “Pero espera. ¿Qué no solo hay un número limitado de rebanadas de pastel?” La respuesta es “¡No! Hay muchas rebanadas de pastel para circular.”)

2. Los empresarios creen que ellos son el poder, la fuerza creativa en sus propias vidas. (“Oye, espera. Dios es la única fuente de poder en el universo.” Es cierto, pero ¿no dijo Jesús que se te había dado todo ese poder? ¿Y no dijo Pablo que puedes hacer todas las cosas a través de Cristo que te fortalece?) La mentalidad empresarial no te ve a ti mismo como una víctima de las circunstancias, así que no fabrica excusas por no vivir la vida que has soñado vivir. Estas son algunas buenas noticias y algunas malas para ti. Primero las malas noticias. Tú creas tu propia realidad. Así que cualquiera que sea le vida que vivas ahora, tú la creaste. Ahora las buenas noticias. Tú creaste tu propia realidad. Esto significa que si no te gusta la vida que vives ahora, la puedes cambiar.

3. Los empresarios ven el riesgo como parte normal de la vida. La mayoría de la gente juega a no perder y basan sus decisiones en el miedo a perder o el miedo al fracaso, así que juegan su mano de manera que minimicen las pérdidas. Los empresarios tienen temores, pero ellos no viven de sus temores, ellos viven de sus sueños. Ellos juegan a ganar en vez de jugar a no perder.

4. Los empresarios se ven a sí mismos como separados de su trabajo aún de sus propias vidas. El pensamiento empresarial no se apega fuertemente a las opiniones, maneras de hacer las cosas, sus propias ideas, etc. Los empresarios no confunden el éxito o fracaso con lo que son como personas. Porque ellos no ven el fracaso como representativo de algo personal acerca de ellos mismo, ellos pueden utilizar el fracaso como una plataforma para el éxito. El éxito se convierte en el “resultado esperado,” el fracaso solo se vuelve un “resultado no esperado” del que pueden aprender.

5. Los empresarios cuestionan todo, aún a ellos mismos. Un empresario nunca se conforma con el “Eso no resultará” o “...porque es la manera en que siempre se ha hecho.” Los empresarios buscan la manera de hacer que funcione.

6. Los empresarios valoran altamente el aprendizaje, no solo la educación. El verdadero aprendizaje te equipa para hacer lo que tú quieres hacer. Los empresarios consideran el aprendizaje como una de sus inversiones principales, y particularmente valoran la habilidad de ser guiados por otros más exitosos que ellos mismos. Así que no ven la compra de libros, los programas de capacitación o las oportunidades de tutoría como algo costoso, ellos lo ven como inversiones en su futuro éxito.

7. Los empresarios creen que lo que es importante para ellos, importa. La visión empresarial juzga que el perseguir, lo que es importante para ellos está bien, y no significa que sean egoístas. Ellos creen que si algo les importa, es que es lo suficientemente importante como para hacer algo al respecto.

8. Los empresarios mantienen diferentes enfoques de la vida según sea necesario. Están dispuestos a mirar las cosas de cerca y ver todos los detalles, pero no a sumergirse tanto en los detalles que no puedan ver el cuadro completo. Al mismo tiempo no se concentran tanto en el cuadro completo como para no prestar atención a los detalles.

Así que ¿por qué no pensamos automáticamente de esta manera? Porque fuimos entrenados para no hacerlo. Todas esas objeciones que saltaban en tu cabeza mientras leías las características de una mente empresarial, son objeciones que han sido implantadas ahí, ya sea por tu enseñanza escolar, tu familia, tus amigos, tu iglesia, o algunas otras influencias en tu vida.


Cómo desarrollar una mente empresarial en tus hijos


¿Cómo desarrollamos una mente empresarial? Recuerda, ninguna de las personas de negocios a las que entrevistó Napoleón Hill nacieron con las características del éxito – ellos las desarrollaron.

La mejor manera de desarrollar una mente empresarial es aprender de aquellos que ya la tienen. Lee, lee, lee y aprende cómo piensan los empresarios. Trata de encontrar tutores que sean exitosos en las áreas en las que quieras tener éxito, y trabaja para ellos, ya sea gratis o con paga para que ellos te guíen. Copia lo que piensen y hagan otros que sean exitosos. Asiste a lugares donde se reúnan los empresarios, como conferencias y seminarios.

Yo he llevado a mis hijos a seminario tras seminario sobre creación de negocios, ventas por Internet, el hablar en público, bienes raíces, mercado de valores, y todo lo que se te ocurra, a todas han asistido. Lo hago porque esto les da la oportunidad no solo de ver lo que hay allá afuera (una abundancia de oportunidades), sino también para que se codeen con gente que es muy exitosa en lo que están haciendo. En el proceso, mis hijos se han dado cuenta de que estas personas piensan de forma diferente a la gente con la que ellos tratan cotidianamente.

Así que mi recomendación es que verdaderamente desarrolles un “Camino empresarial” en tu escuela en casa. Haz que tus hijos comiencen leyendo algunas de las “Principales fuentes” de abajo. Lee con ellos, porque probablemente necesitas desarrollar una mente empresarial tanto como ellos.

Después, ahorra y llévalos a una conferencia sobre un área que encuentren interesante, - bienes raíces, ventas por Internet, etc. Te sorprenderás de descubrir que hay adolescentes que van a estas conferencias por ellos mismos y también hay otros padres que traen a sus hijos, así que tus niños no serán los únicos ahí. Y algunos de estos adolescentes (sí, aún algunos de “escuela en casa”) están ganando lo suficiente con sus propios negocios como para sostener a toda su familia.

Por Ellyn Davis

Compartir en Google Plus

12 comentarios:

  1. Excelente, el primer paso para ser exitoso es deshacerse del miedo al fracaso y al qué dirán.

    ResponderEliminar
  2. Buena Lectura !!!A pensar como empresario!!!

    ResponderEliminar
  3. ESTE ES EL PRIMER PASO, SIGAMOS ADELANTE!!

    ResponderEliminar
  4. BLANCOO...
    Dios perdona, el tiempo no.

    ResponderEliminar
  5. ola soy un joven de 20 años y mas bien pienso q no solo para triunfar en los negocios es a base de un agua bendita de la bendicion de dios si no q para tener exito es sola mente en pensarque nosotros nacimos con un don de multiplicar las cosas como cristo dijo en una manifestacion crean en su poder que todo lo que toquen como material para poder vivir se multiplicara asi como jesus multiplico los pescados y los panes de trigo

    ResponderEliminar
  6. mi iedeologia como empresario es nunca darse por vencidos y pensar siempre en positivo desde quedas el primer paso para tu negocio hasta q lo terminas y decidas q quieres crear otro negocio

    ResponderEliminar
  7. tambien dijo que las brujerias siempre funcionan en los negocios pero debes tener un alto poder de creencia

    ResponderEliminar
  8. Los fracasos son la mejor fuente de aprendizaje para alcanzar el exito, y el exito es el mejor motivo para llegar a nuevos fracasos.

    ResponderEliminar
  9. Hoy día lo que más importa es no solo pensar como empresario, sinó saber compaginar los números con las personas, el punto medio es lo que funciona, no los extremos.

    ResponderEliminar
  10. ES INTERESANTE POR QUE NOS EXPLICA EL PERFIL QUE DEBEMOS TENER PARA SER GRANDES EMPRESARIOS

    ResponderEliminar
  11. ES INTERESANTE POR QUE NOS EXPLICA EL PERFIL QUE DEBEMOS TENER PARA SER GRANDES EMPRESARIOS

    ResponderEliminar

Deja tu Comentario, duda, sugerencia o pedido...