La inspiradora historia de Duckencia Bourdierd, fundadora Haiplast

9 de mayo de 2021

La inspiradora historia de Duckencia Bourdierd, fundadora Haiplast

Foto del Autor
La inspiradora historia de Duckencia Bourdierd, fundadora Haiplast

La joven haitiana que sobrevivió a un terremoto y creó una empresa exitosa

En el año 2010, una joven haitiana de 24 años se ve obligada a emigrar de su país tras vivir en carne propia las consecuencias de una de las catástrofes naturales más devastadoras en la historia de la humanidad. Seis meses más tarde, contagiada por la valentía y esfuerzo de sus compatriotas, decide volver para crear una empresa y ayudar así a reconstruir el país. Hoy en día, su compañía es una de las más importantes de su ciudad, generando oportunidades para miles de personas y facturando más de $300 mil dólares anuales … ¿Cómo lo logró?

La protagonista de esta historia es Duckencia Bourdierd, quien nació en 1986 en la ciudad de Puerto Príncipe, Haití.

Duckencia había concluido sus estudios en Administración de Empresas en la Universidad Notre Dame de Haití cuando tuvo que ser testigo de la peor catástrofe que ha tenido que enfrentar su país: el terremoto acontecido en el año 2010.

Eran alrededor de las 5 de la tarde de un martes 12 de enero. Haití, uno de los países más pobres de América, sintió los primeros efectos de un sismo de 7.5 puntos en la escala de Ritcher, seguido de una serie de réplicas con 5.9, 5.5 y 5.1 puntos. La Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica descartó la posibilidad de un tsunami tras el movimiento telúrico; no obstante, unas horas después se registró un tsunami de pequeñas proporciones que generó la muerte de 4 personas.

Este terremoto es considerado como uno de los más devastadores en la historia de la humanidad, y la zona caribeña no registraba un movimiento de esta magnitud desde el siglo XVIII.

El primer ministro de la República de Haití, Jean-Max Bellerive, anunció un año más tarde los datos oficiales del sismo, manifestando que más de 976 mil personas fallecieron, 550 mil resultaron heridas y alrededor de 1 millón 300 mil personas quedaron sin hogar. Un devastador panorama para el pequeño país y sus habitantes.

Ayudando a su país con innovación y emprendimiento

La joven Duckencia, quien había logrado sobrevivir, y viendo el terrible estado en el que quedó su patria, no tuvo más opción que migrar hacia República Dominicana en busca de oportunidades. Sin embargo, 6 meses después se percató de las grandes dificultades que debían soportar diariamente los haitianos, y, cómo estos, con una gran resiliencia y valentía, llevaban a cabo grandes esfuerzos para reconstruir el país. Esto la llenó de motivación para regresar a su tierra natal y así aportar su granito de arena en la reconstrucción nacional.

"Quería ser parte de esa renovación, de esa oportunidad de comenzar de nuevo." -Dijo la joven en una entrevista.

Al llegar a su ciudad natal, pensó en la forma de desarrollar en su país un proyecto en el que venía pensando desde sus años universitarios: la creación de una empresa de reciclaje. Parecía que era el mejor momento para hacerlo, pues la gran devastación que dejó el terremoto significaba un montón de residuos que podrían ser aprovechados. Así nació en el año 2011 la compañía “Haiplast Recycling S.A.”, fundada en asociación con otros cuatro socios.

Su principal objetivo era recoger y administrar los residuos sólidos en Puerto Príncipe, la capital de Haití, ya que antes de la fundación de la compañía la acumulación de desechos en las calles era un problema urgente porque no existían suficientes entidades encargadas de la recolección de residuos. Estos, eran recogidos informalmente en condiciones peligrosas y generaban un terrible impacto negativo a nivel ambiental y sanitario en la ciudad.

De esta forma, poco a poco Haiplast logró limpiar todo el territorio. Su siguiente paso fue compactar el material recolectado y revender esta materia a empresas de reciclaje más grandes en Norteamérica, Europa y Asia.

Con esta simple idea, la empresa creada por Duckencia generó doble impacto positivo en la sociedad: por un lado, colaborando en la reconstrucción nacional al crear una industria que genera ingresos, limpia las calles y reutiliza los residuos; y, por otro lado, generando empleo en un país que necesita oportunidades para sus residentes que buscan progresar pese a todas las dificultades que han enfrentado.

La empresa tuvo una gran acogida por parte de los ciudadanos y creció rápidamente en un par de años; sin embargo, no tardaron en presentarse obstáculos para el equipo de Haiplast

Los retos de ser una joven emprendedora

En una oportunidad, cuando todavía no habían adquirido todos los equipos necesarios para hacer funcionar la empresa, Duckencia y sus socios fueron víctimas de una estafa cuando intentaron conseguir su primer compactador fabricado en China.

Además de esto, Duckencia, que es la única mujer a la cabeza de una empresa de reciclaje en su país, ha tenido que enfrentarse a duras críticas, llegando incluso a ser subestimada.

En una ocasión, un empleado de un banco le negó un préstamo bancario por el hecho de estar embarazada, ya que, según él, volverse madre podría dificultarle el dirigir la empresa; pero esto no la detuvo, y, con trabajo duro y esfuerzo, logró llevar a su empresa a generar ingresos por más de $190 mil dólares en el año 2016, cifra que se duplicó para el año 2019.  Hoy en día, su hijo tiene aproximadamente 5 años de edad, y tenerlo no le ha dado ni la más mínima dificultad para seguir haciendo crecer su compañía.

“Yo digo que Haiplast fue mi primer bebé. Creo que las cosas se me están dando bastante bien.” -Menciona la exitosa empresaria a modo de burla cada vez que recuerda ese amargo suceso.

Una de las emprendedoras más destacadas de Latinoamérica

Por su increíble labor al frente de Haiplast, Duckencia Bourdierd ha sido reconocida en múltiples medios como una emprendedora sobresaliente, además de ser incluida en listas de jóvenes empresarios de éxito. En el año 2018, fue nombrada en el artículo Most exciting young entrepreneurs”, del diario estadounidense Americas Quaterly. Ese mismo año, el periódico colombiano El Tiempo publicó una columna con el título “Los cinco emprendedores más dinámicos de América Latina”, la cual incluía a la haitiana. Finalmente, en el año 2020, recibió el reconocimiento del diario MDZ Online, al hacer parte del informe titulado “Top 10 jóvenes emprendedores latinos”.

Actualmente, Haiplast es una de las compañías más importantes de la capital de Haití. Brinda empleo directo a más de 30 personas, pero beneficia a miles más que recogen objetos reciclables que la empresa posteriormente compra para realizar su proceso de reciclaje.

Duckencia, por su parte, tiene 35 años y sigue ejerciendo como directora de la compañía, la cual espera que continúe creciendo y beneficiando a su país, que día a día lucha por salir adelante.

Así concluimos la inspiradora historia de Duckencia Bourdierd, una empresaria haitiana que, en medio de una crisis, supo aportar su ingenio y dedicación para contribuir de forma única al restablecimiento social de su país, construyendo una empresa exitosa en el proceso y creando oportunidades para miles de personas. En sus propias palabras.

“Más allá de generar recursos, quería hacer algo para ayudar a mi país.”

Más casos de emprendedores exitosos:

Contenido Relacionado:

Este articulo tiene 0 comentarios

¿Qué opinas de este tema? Deja tus comentarios y aportes...

Articulo Siguiente Articulo Siguiente
Articulo Anterior Articulo Anterior