Las 5 claves del éxito y la fortuna de Los Rothschild, la familia más rica de la historia

25 de diciembre de 2022

Las 5 claves del éxito y la fortuna de Los Rothschild, la familia más rica de la historia

Foto del Autor

La Familia Rothschild es considerada como una de las más poderosas, exitosas, adineradas y polémicas de la historia. Se estima que, a finales del siglo XIX, llegó a acumular una fortuna aproximada de 100.000.000.000.000 de dólares, lo que la convierte en la familia más rica de la historia moderna. Para que te hagas una idea de la magnitud de su fortuna, la persona más rica de la historia moderna es John D. Rockefeller, con una fortuna aproximada de $800 mil millones de dólares, de hecho, la fortuna de la familia Rothschild traída a la actualidad seria mayor que la suma de las fortunas de las 5 personas más ricas del mundo.

¿Cómo logró la familia Rothschild construir una fortuna de tales proporciones?

Si bien la historia de la familia siempre ha estado rodeada por la crítica y la polémica, es innegable que los Rothschild fueron grandes estrategas para los negocios. Su influencia en la historia moderna tuvo un impacto sin precedentes, interviniendo en sucesos tan importantes como la independencia de un país latinoamericano, salvando a Estados Unidos de varias crisis financieras y evitando una completa conquista del viejo continente.

A continuación, te presentamos los 5 “secretos” detrás del éxito y la fortuna de la familia Rothschild. Son 5 elementos clave que nos permiten entender la forman en que ejecutaban sus planes, pensaban y hacían negocios, los cuales tú también puedes aplicar para lograr el éxito financiero y empresarial.

¡Comencemos!

1. Comienza sin importar si tus recursos son limitados

Era el año 1743 cuando un humilde orfebre judío, llamado Amschel Moses Bauer, decide iniciar negocio de cambio de monedas y préstamos en Fráncfort - Alemania. Este modelo de negocio era muy común en su pueblo, pues los judíos que habían sido perseguidos por más de 500 años, terminaron por establecerse mayormente en países del este de Europa. Y, debido a su gran peregrinación y sus pocos recursos para adquirir tierras, desarrollaron el sistema de prestamos con interés, así pudieron generar ingresos sólidos para organizarse y prosperar.

Amschel no contaba con mucho capital para comenzar, así que adquirió una pequeña casa de dos pisos. En el primer piso estableció su negocio y dejo la segunda planta para vivir con su familia. En la puerta de entrada colgó un cartel que representaba a un águila romana sobre un escudo rojo. Poco a poco su negocio comenzó a prosperar y se hizo muy popular en la zona. Los habitantes empezaron a conocer el lugar como “la tienda del escudo rojo”, es decir, la tienda “Rothschild”, pues en alemán la palabra “rojo” es “rot” y la palabra “escudo” es “Schild”. La popularidad de su emprendimiento fue tal, que con el tiempo la familia adopto el apellido Rothschild.

Empezar y dar el primer paso es lo más complicado en tu camino por conseguir el éxito. Muchas personas siempre postergan la acción, a la espera de que se cumplan las condiciones idóneas para animarse a perseguir sus sueños. Seguramente más de una vez has querido iniciar un negocio o comenzar un nuevo proyecto, y no lo haces porque te dices a ti mismo que todavía no estás preparado o que te hace falta algo para comenzar, y que, cuando lo tengas, entonces vas a dar el primer paso. Postergar y esperar el momento perfecto, o abstenerte de iniciar por temor al fracaso, son dos grandes errores que tienen a las personas estancadas en su zona de confort.

Si Amschel no hubiera decidido arriesgar sus pocos recursos para incursionar en el negocio financiero y hubiera seguido trabajando como orfebre a la espera de una oportunidad mejor, la historia de su familia y del mundo sería hoy totalmente distinta.

2. Rodéate de gente con la misma ambición que tú

El hijo del señor Bauer, Mayer Amschel Rothschild, al igual que su padre, también se dedicó a la actividad financiera en su natal Fráncfort, realizando negocios, préstamos e intercambios con monedas y billetes, pero su ambición era mayor. Desde muy joven, Mayer sabía que, si quería triunfar, debía rodearse de personas adineradas para que el negocio creciera. Fue así como, poco a poco, empezó a ofrecer prestamos a las personas más ricas de su ciudad, e incluso llegó a labrar una fuerte amistad con la familia real. Gracias a ello, consiguió en el año 1769 el título de “Hoffaktor” del príncipe elector Guillermo de Hesse, lo que le permitía administrar las finanzas a la realeza y realizarle préstamos. Con este gran poder, Mayer educó a sus cinco hijos varones y les enseñó todo lo relacionado con sus negocios y los planes que tenía para el futuro. Su idea era que se convirtieran en influyentes banqueros de monarcas y gobiernos, y posteriormente en la poderosa “banca Rothschild”, con influencia en toda Europa central.

Cuando inicies tu camino de búsqueda del éxito, rodéate de personas que vayan alineadas con los propósitos y metas que quieras conseguir. Si, por ejemplo, tu objetivo es mejorar financieramente, intenta relacionarte con personas que sean muy hábiles y exitosas en el manejo del dinero. De esta forma podrás aprender mucho de ellos y pueden surgir oportunidades que de otra manera serian imposibles.

Si Mayer hubiera trabajado al igual que lo hizo su padre, sin ambición y sin rodearse de personas adineradas, el apellido de la familia no habría tenido tanto impacto entre la sociedad europea de la época y, posiblemente, los Rothschild no hubiesen construido un gran legado más allá de su natal Fráncfort.

3. Planea a largo plazo

Muchas personas tildan a los Rothschild como “Los dueños del mundo”, y es innegable que, durante una época, la familia gozó de un alto poder e influencia en decisiones políticas y financieras en gran parte de Europa e incluso en varios países de América. Sin embargo, nada de esto hubiera sido posible sin el esfuerzo de Mayer para que sus 5 hijos varones viajaran a distintas ciudades de Europa, establecieran una sucursal de la Banca Rothschild y lograran escalar de forma constante hasta tener contactos y convertirse en grandes prestamistas de poderosas instituciones, como la Corona Inglesa o El Vaticano. Su plan tomaría décadas, incluso podrían pasar generaciones, pero Mayer estaba seguro de que, si lograba su objetivo, la familia no solo gozaría de una excelente posición económica, sino que también tendría un poder incalculable:

“Dadme el control del suministro de dinero de una nación y no me importará quién haga sus leyes.” - Afirmaba Mayer.

Esta es probablemente la lección más poderosa que podemos aprender de los Rothschild, pues una de las principales causas del fracaso de las personas es hacer planes y esperar que estos den frutos en un corto tiempo, pues, al ver que no se obtienen resultados rápidos, desfallecen y dejan de lado el objetivo que se habían planteado. Por esto, antes de buscar una recompensa inmediata, enfócate en construir un plan que, aunque te tome toda la vida lograr, pueda ser tan significativo y poderoso como para acércate al éxito que tanto buscas.

4. Invierte en épocas de crisis

En 1798, Nathan Rothschild, el tercer hijo de Mayer, viajó a Inglaterra con tan solo 22 años. Allí, luego de trabajar por un tiempo como comerciante textil, logró establecer un banco dedicado a la negociación de letras de cambio y la organización de préstamos extranjeros. Poco a poco, siguiendo las lecciones de su padre logró convertirse en una gran influencia en las finanzas de la Corona Inglesa. Pero, sus dos hitos más destacados fueron gracias a Napoleón, que amenazaba con convertirse en el conquistador de toda Europa. Sin lugar a dudas, era una época de incertidumbre para Gran Bretaña y sus aliados.

En 1814, Nathan usó un dinero que su padre cuidaba a un reconocido monarca, para participar en la contienda como uno de los principales financiadores de la corona inglesa. Se estima que la cantidad que prestó equivaldrían a unos $900 millones de dólares en la actualidad. Gracias a este dinero, el duque de Wellington pudo enviar recursos a sus tropas repartidas por toda Europa. Un apoyo que fue crucial para la derrota del temible Napoleón.

Pero Nathan no se detuvo allí. Hubo un momento en el que Gran Bretaña daba por perdida la guerra, así que aprovechó que tenía información privilegiada sobre la caída de Napoleón para aumentar su capital. Lo primero que hizo fue gener un pánico en el mercado financiero vendiendo todas sus acciones bancarias, esto ocasionó que aquellos en quienes tenía influencia imitaran su comportamiento, pues creyeron que esto significaba que la guerra ya estaba perdida. La bolsa de valores de Inglaterra colapsó y pronto un grupo de colaboradores de Nathan comenzaron a comprar acciones a precios de remate, con lo que la familia Rothschild se hizo del control de una gran parte de las empresas inglesas y multiplicó considerablemente su fortuna cuando la guerra terminó y los mercados volvieron a estabilizarse.

Sin lugar a dudas, su estrategia fue bastante cuestionable, pero podemos obtener como lección que las mejores oportunidades se presentan en los momentos de crisis. No solo los Rothschild han logrado grandes fortunas invirtiendo en acciones cada vez que una crisis ocurre, incluso grandes inversionistas como Warren Buffet utilizan esta técnica a la que bautizaron como “Inversión contraria”, que se basa en comprar acciones cuando todo el mundo esta vendiendo a causa de malas noticias o crisis económicas, y vender dichas acciones cuando todo el mundo está dispuesto a comprar a precios altos.

Actualmente, estamos a puertas de una crisis económica mundial, un escenario que para muchos puede significar un gran problema, pero a ojos de personas como los Rothschild es, sin lugar a dudas, una gran oportunidad para invertir.

5. Asóciate con personas de confianza y practica la discreción

Uno de los aspectos más oscuros y polémicos de la Familia Rothschild es el hecho de que siempre lucharon por mantener su poder y riqueza bajo el control de la propia familia. Para conseguir esto, llevaban a cabo una cuestionable tradición familiar instaurada por Mayer Amschel Rothschild, quien copio de las familias de monarcas de su época el hecho de que las mujeres fueran siempre emparejadas con sus primos y los varones heredarían toda la fortuna y poder de sus padres. Estas tradiciones se mantuvieron por siglos en la familia y les permitió conservar el valor de su marca: “el apellido Rothschild”.

Además, la familia ha mantenido al margen su privacidad, cuidando siempre de aparecer bajo los focos de la prensa en algo que no tuviera que ver con sus negocios, prefiriendo enfocarse en sus asuntos y dinero. Durante años, compraron obras de arte de gran valor y construyeron grandes casas. Sin embargo, en los periódicos pocas veces salía la familia, pues su objetivo era llamar la atención de las personas con las que podían hacer negocios, no de la opinión pública. Debido a este perfil bajo, hoy en día es difícil estimar cuán grande realmente es su poder e influencia en el mundo, además de impedir hacer un cálculo exacto de la fortuna de cada uno de sus miembros.

Aquí la lección es que tu objetivo debe ser siempre conseguir el éxito y la riqueza para mejorar tu calidad de vida y la de tu familia, jamás debe ser para impresionar a los demás. Paradójicamente, muchas personas en su anhelo de aparentar riqueza terminan justamente adquiriendo gastos que los alejan de la posibilidad de hacer crecer su capital. Se trata de vivir para progresar, no para aparentar.

Adicional a esto, recuerda siempre aliarte con personas cercanas que te generen confianza y estén alineadas con tus propósitos y metas. Mayer tuvo la visión de mantener siempre los negocios de la familia unidos y logró trasmitirles esta idea a sus hijos. Estos cumplieron a raja tabla los mandatos de su padre, con lo que no importaba si físicamente estaban distantes unos de los otros, estos siempre estuvieron alineados con el propósito de convertirse en la familia más influyente y adinerada de Europa y el mundo, algo que sin dudas cumplieron con creces.

Conclusión

Así concluimos estos “5 secretos que hicieron millonarios a los Rothschild”. Como pudiste darte cuenta, son unas valiosas lecciones prácticas que sintetizan la estrategia que utilizó la familia a través de las décadas para convertirse en una de las más poderosas del mundo.

La mayoría de las personas buscan día a día los secretos del éxito, pero, tras analizar la vida de muchas personas exitosas, llegamos a la conclusión de que no existen secretos, todas las fortunas son el resultado de múltiples factores, como la disciplina, la visión, la determinación y, sobre todo, mucha constancia. ¿Tú qué opinas? ¿Crees que realmente hay secretos para el éxito? ¿Consideras que los factores que le permitieron a los Rothschild lograr su éxito se pueden replicar? ¡Déjanos tus comentarios y aportes acerca del tema!

Contenido Relacionado:

Este articulo tiene 0 comentarios

¿Qué opinas de este tema? Deja tus comentarios y aportes...

Articulo Siguiente Articulo Siguiente
Articulo Anterior Articulo Anterior