Experiencias y pequeños trucos de un empresario viejo

Mis primeros pasos en el mundo empresarial, se puede decir que comenzaron cuando tenía 13 años de edad. Y todo impulsado por mi padre, que necesitaba que le ayudase repartiendo periódicos a domicilio. No me pagaba gran cosa, pero aprendí varias cosas que se me quedarían para toda la vida.

En este articulo quiero compartirles algunas de las más valiosas lecciones que he aprendido en mi vida como emprendedor y empresario...

La primera y más importante lección, es que no debemos ser un jefe, sino un líder. No quería ser como mi padre, autoritario y con “mala leche” (perdón por la expresión). Un líder motiva, delega con criterio, y da las herramientas necesarias para que sus allegados en el trabajo (que no empleados, son personas iguales que tú) ejecuten sus responsabilidades con la mayor eficiencia. Una frase que podemos aplicar a esto es “No demos de comer al hambriento, enseñémosle a pescar”. Aquí os dejo una fotografía que representa muy bien de lo que hablo:

Líder vs Jefe

Experiencia laboral temprana


Mi día empezaba alrededor de las 5:30 de la mañana. Hacía mis tareas diarias de casa y me disponía a ayudar a mi padre con el negocio. Cada vez estaba más y más asqueado con lo que hacía. Se puede decir que ya estaba en la cuerda floja del síndrome de “burnout”; también llamado síndrome de desgaste profesional, que consiste en la presencia de una respuesta prolongada de estrés en el organismo, e incluye fatiga crónica, ineficacia y escepticismo en el trabajo.

Ya que no podía aguantar más, decidí sumergirme en el mundo de la automoción. Al principio estuve trabajando en un concesionario pero me di cuenta de que no quería seguir recibiendo órdenes de nadie por lo que empecé a comprar y vender coches de segunda mano. En cuanto recaudé cierto dinero, invertí en el negocio del que actualmente soy dueño, préstamo por tu coche y posteriormente también abrí empeño coches.

Concentración


Muchos empresarios sienten la necesidad de ir a por todas las oportunidades que se les presenten. Las oportunidades en muchas ocasiones son lobos con piel de oveja. Tendrás que hacer malabarismos para poder llevar una gestión correcta de todas las empresas de las que seas dueño. Es inevitable que la eficacia y la productividad bajen.

Sabes lo que haces. Haz lo que sabes.


No inicies un negocio por el mero hecho de que vas a tener unos hipotéticos márgenes de beneficios enormes. Haz lo que realmente te guste, lo que más amas. Los negocios construidos en torno al talento que tenemos, tienen una mayor posibilidad de éxito. Es importante que cada día que entres por la puerta de tu negocio estés satisfecho de lo que tienes. Si tu corazón no está en tu negocio, no tendrás éxito.

Define tu empresa en 30 segundos


No necesitas más tiempo para definir los servicios o productos que realiza tu empresa. Todas las palabras que digas pasados 30 segundos serán paja. Menos siempre es más.

No seas un “sabelotodo”


Nadie lo sabe todo, acepta críticas o consejos de tus empleados. Renuévate constantemente, el saber no ocupa lugar.

Actúa como si acabases de empezar con tu negocio


Olvídate de unas oficinas de lujo, los coches más rápidos y de tus cuentas bancarias. Nunca pierdas la pasión por tu empresa. Mantén un gasto más o menos fijo y administra bien la economía.

No te rindas


Quizá tu primer negocio te salga mal, no hay libro en el que te digan como tener un éxito del 100%. No hay un plan perfecto. Te convertirás en un buen empresario cuando “nazcas de tus cenizas”, como el ave fénix. La cosa más importante es aprender de tus errores y nunca cometer un error dos veces.

Ten una vida saludable


Serás mucho más productivo cuando te cuides de ti mismo. El espíritu empresarial es un estilo de vida. Trabajar hasta el punto del agotamiento te quemará y no serás productivo. Come bien, haz ejercicio y encuentra tiempo para ti mismo.

Bien. Espero que estas lecciones te hayan resultado interesantes y útiles para tu emprendimiento. Un gusto compartirlas con vosotros :)

Sergio SanchezAcerca del Autor:

Este articulo fue escrito por Sergio Sanchez,
Assistant manager de préstamo por tu coche.
www.prestamoportucoche.net
Compartir en Google Plus

2 comentarios:

  1. Excelentes lecciones! muy motivantes. Lo cierto es que de los errores se aprende y aveces necesitamos tropezarnos para volver a a levantarnos, esta vez con mayor seguridad.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Muy buena tu historia y la forma de contarla. La verdad es que poder vivir sin depender de un jefe es una gloria!!! un saludo desde Barcelona y por cierto, muy buen trabajo!!!

    ResponderEliminar

Deja tu Comentario, duda, sugerencia o pedido...