Consejos para aprender a leer mejor

Cuando somos pequeños… aprendemos a leer. ¿Esto es cierto, no?  Bueno, aprendemos la mecánica de unir letras en sílabas y a su vez estas en palabras que luego forman oraciones. Pero, ¿sabemos leer bien? Muchos nos hemos hecho esta pregunta al ser adultos y notar como nuestra comprensión lectora es mala, cómo nos desanima empezar un libro porque sus 400 o 500 páginas se nos hace tan difícil como escalar un 8.000.

Lo bueno es que existen técnicas que pueden ayudarte a aprender a leer mejor, y de algunas de ellas nos ocuparemos a continuación.

Consejos para aprender a leer mejor
Imágenes por Shutterstock

Determinar un objetivo


No cometas el error de tomar un documento o libro y empezar a leerlo sin más.  Cuando vayas a empezar a leer un libro, documento, informe, revista, etc. debes tener claro cuál es tu propósito al hacerlo. Algunos de estos propósitos son:

  • Entretenimiento
  • Información
  • Aprendizaje
  • Obtener una idea básica sobre un tema
  • Profundizar sobre algo que ya conoces en un nivel básico

Tener claro el objetivo de la lectura es un ejercicio que prepara a tu cerebro para la lectura donde le avisas “Hey, estamos buscando información sobre “ABC”, por lo que tu cerebro cada vez que vea información sobre ABC intentará retener todos los detalles que le sea posible.

Esto hará que la lectura sea más productiva al centrar la atención,  evitando perderse en detalles poco importantes. También puedes echar un vistazo a otras técnicas de lectura.

Revisa el contenido


Una vez que tienes el objetivo definido debes examinar el contenido. Esto implica:

  • Leer el título
  • Examinar la portada
  • Ver el número de páginas del documento
  • Si tiene índice, leer los nombres de cada capítulo.
  • Si se trata de un libro, lee la contraportada y la información sobre el autor.
  • Si el documento tiene ilustraciones, tablas o gráficos revísalas para conocer sobre lo que se trata.
  • Comprueba si el texto tiene partes resaltadas en otro tipo de letra, negrilla, subrayado recuadros de texto y analízalas.

El objetivo de todo esto es intentar localizar los contenidos o ideas principales del documento para que centres tu atención desde el principio de la lectura.

Aprende a escoger lo que lees


Vivimos en la era de la información, pero no toda la información es válida.  No hablamos de te guste o no la temática, más bien de que las fuentes sean las adecuadas y esté presentada de una forma que resulte útil.

Cuando hayas leído un documento tienes que ser crítico con el mismo. Plantéate preguntas como:

  • Te sirve esta lectura para tu objetivo
  • ¿Es fiable la información?
  • ¿Te han quedado claros los conceptos principales?
  • ¿Te gusta la forma de escribir del autor?
  • ¿Están bien fundamentos los datos?

Aprende a leer “activamente”


La lectura activa implica interactuar con el texto mediante:

  • Subrayar
  • Resaltar
  • Hacer anotaciones
  • Tomar notas
  • Resumir

Puedes empezar resaltando mediante subrayando o resaltando el texto que te parece importante o que te llame la atención, también puedes hacer anotaciones al margen o bien en tomar notas si no quieres o no puedes rayar el libro o el documento.

Existen también herramientas muy útiles para la lectura activa como son los mapas mentales, que son sumamente útiles para resumir los conceptos y datos del documento para su posterior uso.

Te recomendamos leer ➔ ¿Quieres leer y aprender más en menos tiempo?

Acerca del Autor:

Carlos del CastilloEste articulo fue escrito por Carlos del Castillo, Socio fundador y CEO de AulaInteractiva.org y Graduado Superior en Ciencias Empresariales Internacionales (ADE) por la Universidad Pontificia Comillas en Madrid, programa Dual en ‘Internacional Business Management’ por la ‘European School of Business’ en Alemania (Reutlingen). Más de 10 años de experiencia laboral en puestos de Project Manager y Account Manager. Actualmente reside en Barcelona.
Compartir en Google Plus

1 comentarios:

Deja tu Comentario, duda, sugerencia o pedido...