La historia de Uber, la compañía que revolucionó la industria del transporte público a nivel global

8 de junio de 2021

La historia de Uber, la compañía que revolucionó la industria del transporte público a nivel global

Foto del Autor

¿Cómo se convirtió Uber en la app de transporte líder a nivel mundial?

En el año 2008, dos jóvenes emprendedores se disponían a tomar un taxi en la calle, con tan mala suerte de tener que esperar horas sin poder conseguir uno disponible. Guiados por esta mala experiencia, deciden crear una aplicación para encontrar fácil y rápidamente servicios de transporte. Hoy en día, dicha aplicación se ha convertido en una poderosa empresa tecnológica con presencia en 69 países y está valorada en más de $90 mil millones de dólares¿Cómo lo logró?

La protagonista de esta historia es la compañía Uber, fundada por Garrett Camp y Travis Kalanick.

Por una parte, Garrett Camp nació el 4 de octubre de 1978 en Calgary, Canadá. Después de concluir sus estudios en la secundaria, decidió matricularse en la Universidad de Calgary, donde recibió su título en Ingeniería Eléctrica en 1996. Más tarde realizaría una maestría en Ingeniería de software.

Como el chico heredó el espíritu emprendedor de sus padres, en noviembre del 2001 lanzó su primer proyecto: StumbleUpon, un portal de descubrimiento de contenido en línea que funcionaba como un motor de búsqueda web, pero que estaba personalizado para satisfacer los intereses del usuario mediante el uso de recomendaciones de pares conectados y redes sociales. En el 2007, vendió StumbleUpon por $75 millones de dólares a Ebay, hecho que lo convertiría en millonario a la edad de 29 años.

Por otra parte, Travis Kalanick nació el 6 de agosto de 1976 en Los Ángeles, California, y se graduó como ingeniero informático en la Universidad de California. Uno de sus primeros emprendimientos fue la creación de un motor de búsqueda llamado Scour, el cual tuvo que abandonar por falta de recursos y por las intimidantes demandas de varias empresas del entretenimiento. Aunque se vio obligado a declararse en bancarrota, no se detuvo allí. Retomó fuerzas para empezar desde cero y creó el proyecto RedSwoosh en el 2001, una empresa dedicada al desarrollo de software para redes, la cual tuvo éxito hasta el 2007, año en que ciertos problemas con el tema de los impuestos lo llevaron a venderla por $23 millones de dólares a la compañía Akamai. Gracias a esta venta se hizo millonario a los 31 años.

Convirtiendo un problema en oportunidad

En el año 2008, los dos jóvenes se conocieron en Francia tras asistir a un evento sobre tecnología, en el cual Garrett expuso que estaba trabajando en un proyecto para reducir los costos en transporte compartiendo vehículo. La idea le encantó a Travis, quien estaba buscando dónde invertir parte de su capital.

Al salir del evento, en una tarde fría y nevada de París, se propusieron desplazarse en taxi, pero les resultó muy complicado conseguir uno. A raíz de esta experiencia, se preguntaron si no sería muy útil “poder solicitar un taxi con sólo oprimir un botón desde el teléfono móvil”, y al regresar a Estados Unidos decidieron unir fuerzas para trabajar en la idea.

El primer paso fue buscar un equipo de trabajo calificado. Una vez reclutaron al equipo base, fundaron UberCab en el año 2009.

Inicialmente, el objetivo de la empresa era ofrecer un servicio de autos de lujo como transporte público en la ciudad de San Francisco. Por las mismas características del modelo de negocio, las tarifas de los autos eran más altas que las de un servicio de taxi regular.

A pesar de todo, el servicio empezó a tener una gran acogida gracias a sus características innovadoras, como el hecho de poder solicitar un auto mandando un mensaje de texto y poder conocer el tiempo que tardaría en llegar el conductor mirando el recorrido por la plataforma. Además, Travis consideraba que San Francisco era la ciudad indicada para prosperar, ya que por estos años había mucha inconformidad por parte de los ciudadanos con el servicio que ofrecían los taxis.

Con este repentino éxito, en el año 2010 los fundadores comienzan a reclutar personal experto en programación y desarrollo de Apps. El mismo Kalanick publicó en Twitter las nuevas ofertas laborales de la empresa. Más tarde, se unirían al equipo David Plouffe y Ryan Graves, quien en el futuro sería CEO de la compañía por un tiempo. Ese año lo cierran, para sorpresa de sus creadores, con una recaudación de $1.25 millones de dólares.

Los retos de una empresa revolucionaria

En el año 2011, la influencia de UberCab en el transporte público se empieza a sentir fuertemente y el gremio de taxistas de San Francisco reacciona con violencia. Primero, exigieron que la compañía retirara de su nombre la palabra “Cab”, considerando que no era un servicio de taxi regular con las mismas condiciones que el tradicional sistema de transporte público. Así, la compañía pasa a llamarse solo Uber. No obstante, el avance y consolidación de la plataforma era imparable, hecho que la lleva a buscar su establecimiento en otras ciudades norteamericanas, como New York. Con la llegada a la ciudad más grande de los Estados Unidos, Uber llegó a registrar más de 200.000 usuarios diarios y elevó su valor a unos $60 millones de dólares, gracias a la inversión de $32 millones de dólares por parte de Jeff Bezos, el creador de Amazon.

Debido al rápido crecimiento de la plataforma, uno de los mayores retos de la empresa era conseguir los costosos autos de lujo, haciendo que prestar el servicio de transporte fuera mucho más costoso. Pero, en el año 2012 llegaría la idea que revolucionaría por completo su modelo de negocios: Uber X. Con esta nueva modalidad la compañía dejaría de adquirir los vehículos y funcionaría solo como intermediaria entre el usuario y conductores con vehículos particulares dispuestos a ofrecer el servicio; algo muy similar a lo que hacen empresas dedicadas al delivery, como Rappi.

Según la compañía, los conductores no tienen una vinculación laboral directa, sino que son colaboradores independientes que deciden unirse a la plataforma para que esta, bajo sus condiciones, les ofrezca clientes que requieren el servicio de transporte.

Este modelo pondría a Uber en el “ojo del huracán”, no sólo por la cantidad de inversores que se mostraron interesados en el negocio, sino también por la fuerte oposición que se desató entre distintos sectores del país. Por un lado, estaban los gremios de taxistas que iniciaron protestas buscando impedir el establecimiento de la plataforma; y, por otro lado, las discusiones políticas que se adelantaban para ver si la empresa se “aprovechaba” de los conductores o no, al no reconocerlos como empleados suyos a pesar de que conducían bajo su nombre.

Pese a la polémica, su modelo de negocio era un completo éxito. Los choferes que la compañía aceptaba debían cumplir ciertos requisitos y pasar por rigurosos filtros, lo que le garantizaba al usuario una mayor seguridad y bienestar a la hora de transportarse. Adicional a esto, poco a poco la plataforma fue ampliando sus métodos de pago, lo que permitió que cada vez más personas pudieran usar el servicio, incluso si, por ejemplo, no contaban con una tarjeta de crédito. Estas comodidades hicieron que el servicio se volviera muy popular y se expandiera rápidamente en cada ciudad donde llegaba.

En los siguientes meses, la empresa inició operaciones en Francia, Australia, India y algunos países de África, llegando a tener presencia en un total de 35 ciudades.

En el año 2013, llegaría el significativo aporte de Google Ventures, con una inversión de $258 millones de dólares, lo que dejaría a la compañía con un valor neto de $3.760 millones de dólares.

El crecimiento global de Uber

Como algunos países asiáticos se presentaban como mercados bastante prometedores, en el año 2014 la empresa se lanza a la conquista de China, donde se enfrenta con la compañía Didi Chuxing; competencia que no saldría muy bien para Uber, ya que mientras la empresa china llegó a contar con una presencia en 400 ciudades, Uber apenas se aproximaba a las 100, lo que la obligó a ceder sus terrenos a su rival por un acuerdo establecido entre ambas organizaciones. El 2014 también sería el año para el desarrollo de innovaciones, como UberRush, un sistema de entrega realizado por ciclistas que empezó operando en Manhattan; y UberPool, un servicio que permite realizar viajes compartidos con otros usuarios que van por la misma ruta, con el fin de reducir costos. Con todo lo ocurrido, Travis Kalanick cerró el año siendo considerado por la revista Forbes como uno de los multimillonarios más poderosos del planeta, con un patrimonio de $6 mil millones de dólares.

Para el año siguiente, llegaría la importante inversión del portal y motor de búsqueda chino Baidu, el cual inyectó $600 millones de dólares para mejorar la telemetría y mapas de la App. Además, Uber compra la empresa cartográfica deCarta, con el fin de reducir su dependencia de aplicaciones ajenas, como Google Maps.

En el mismo 2015, se lanza Uber Eats, un servicio de delivery a través de la plataforma, y se inician proyectos que buscan el desarrollo de un servicio de transporte automatizado, por esta razón se establecen conversaciones con Elon Musk y expertos en robótica, todo con el objetivo de crear autos que puedan prescindir del conductor. Este es un proyecto planeado aproximadamente para después del año 2035.

Problemas de Uber: conflictos legales y falta de rentabilidad

Pero no todo ha sido color de rosa en la historia de Uber. Los obstáculos y polémicas no dejaron de surgir por todos lados. A medida que la compañía se expandía, los enfrentamientos con taxistas de todo el mundo aumentaban. En ciudades como Londres, Berlín, Madrid y París, se organizaron todo tipo de protestas, quema de neumáticos y bloqueos para exigir que Uber compitiera de una manera más sensata, sin pasar por alto leyes locales y tarifas costosas de licencias que debían pagar los servicios de transporte tradicionales.

En España, un juez mercantil ordenó el cese de actividades de la empresa, pero esta logró salir al paso consiguiendo permisos de turismo con chófer para reanudar su servicio dentro de la legalidad. Un año más tarde, Uber y la compañía Lyft, su competencia más fuerte en Estados Unidos, serían expulsados de Austin, Texas, después de que se restringieran sus operaciones por las fuertes protestas y el voto ciudadano. En Hungría llegan a las mismas conclusiones y expulsan a la plataforma de su territorio. En América Latina, también se ha encontrado con sólidas y violentas resistencias, como la presentada en Colombia, donde los conductores de Uber llegaron a correr muchos riesgos ante las amenazas y linchamientos por parte del gremio de taxistas. Debido a todas estas dificultades, la compañía cerró el año 2016 con pérdidas de $2.800 millones de dólares. A pesar de ello, recibió la poderosa inyección de capital por parte del fondo de inversión pública de Arabia Saudita, que aportó $3.500 millones de dólares.

¿A qué se debe que, a pesar de no generar importantes ingresos, Uber atraiga tanto la atención de los inversionistas?

Todo se debe a su proyección, pues a lo que apunta la empresa es a consolidarse en el futuro como uno de los sistemas de transporte más sólidos del planeta, previendo la importancia que cada vez más tendrán la tecnología y los servicios digitales. Por lo tanto, en el presente, más que a las ganancias, Uber le apunta a estabilizar su sistema en todos los territorios posibles con el gigantesco capital de riesgo que ha recaudado.

“Es una apuesta a largo plazo sobre cómo será el mundo dentro de 20 años." -Dijo Andrea Minardo, profesora de la escuela de negocios Insper.

Para mayo del año 2019, Uber por fin realiza su esperada salida a la bolsa, seis semanas después de la salida realizada por su feroz competidor Lyft. La oferta pública de Uber logró situarse como uno de los estrenos más grandes de todos los tiempos, sólo por detrás de los $167 mil millones de Alibaba y los $104 mil millones de Facebook. La plataforma de transporte alcanzó una valoración aproximada de $90 mil millones de dólares. La meta era superar los $100 mil millones; sin embargo, las preocupaciones por la falta de ganancias y los líos judiciales en muchos países, todavía generaban cierta preocupación y desconfianza en los mercados financieros.

Uber: Una compañía multimillonaria que está cambiando el mundo

Actualmente, Uber tiene presencia en más de 67 países y 700 ciudades, genera empleo para más de 22 mil personas y se estima que se realizan por la plataforma más de 15 millones de viajes al día, posicionándose como una de las plataformas de servicios de transportes más importantes del mundo. Para el futuro, además del desarrollo de sistemas de conducción autónoma y de lograr acuerdos legales para operar libremente en cada país, la compañía le apunta a servicios tan avanzados como Uber Air, un proyecto en colaboración con la Nasa que busca la creación de transporte urbano-aéreo.

Así concluimos la historia de Uber, una compañía que se encargó de afrontar los problemas de los que comúnmente se quejaban los usuarios de los servicios de transporte públicos tradicionales, creando un revolucionario sistema que hoy es un referente a nivel global para el desarrollo de servicios más seguros, cómodos y justos con el usuario. En palabras de Travis Kalanick:

“Cada problema tiene una solución, solo tienes que ser lo suficientemente creativo para encontrarla.  No serás un buen emprendedor si quedas satisfecho luego de resolver un problema. Siempre habrá retos mayores.”

Más casos de éxito empresarial:

Contenido Relacionado:

Este articulo tiene 0 comentarios

¿Qué opinas de este tema? Deja tus comentarios y aportes...

Articulo Siguiente Articulo Siguiente
Articulo Anterior Articulo Anterior