La historia de Blackberry, la compañía que revolucionó la industria de los dispositivos móviles y fracasó por falta de visión

24 de julio de 2022

La historia de Blackberry, la compañía que revolucionó la industria de los dispositivos móviles y fracasó por falta de visión

Foto del Autor

En el año 1999, una compañía canadiense de tecnología lanzó un innovador producto que rápidamente se hizo muy popular en todo el mundo y marcó el inicio de una revolución en la industria de los dispositivos móviles. 17 años más tarde, dicha empresa tuvo que cerrar su línea de producción de dispositivos móviles luego de que una serie de malas decisiones, falta de visión y resistencia al cambio terminaran por hacerla quedar rezagada frente a competidores que fueron mucho más ambiciosos y que entendieron mejor las necesidades de los usuarios… ¿Cómo sucedió?

Caso Blackberry: ¿Cómo pasó de ser la empresa líder del mercado a fracasar?

La protagonista de esta historia es la marca Blackberry, desarrollada por la compañía canadiense Research In Motion, más conocida como RIM, la cual fue fundada en el año 1984 por los empresarios Jim Balsillie y Mike Lazaridis.

El primer gran logro de RIM en el terreno de la tecnología se dio en el otoño de 1996, cuando lanzó uno de sus primeros dispositivos portables: el Interactive Pager 900, un aparato con forma de concha que permitía el envío y recepción de mensajes. Tras el éxito de este dispositivo, llegaría el Interactive Pager 800, producto que tendría también una excelente acogida. Finalmente, en el verano de 1998, llegaría el Interactive Pager 950, el último de esta serie exitosa que ayudó a consolidar el posicionamiento de RIM en el mercado y preparó el terreno para sus dispositivos más emblemáticos.

El 19 de enero de 1999, RIM presentó un producto que se convertiría en un hito en la historia de los dispositivos móviles: el Blackberry 850, el primer modelo de la compañía que integraba el correo electrónico. Dicho dispositivo contaba con una resolución de pantalla de 132 x 65 píxeles que permitía leer ocho líneas de texto, un característico teclado externo y una rueda lateral para el desplazamiento en la interfaz. Además, empleó la DataTAC, una tecnología de datos de red inalámbrica desarrollada por Motorola. Este producto fue lanzado en la ciudad de Munich, Alemania, y exteriormente no era muy distinto al Pager 950; no obstante, el sólo hecho de permitir el envío correos electrónicos ya era un plus bastante significativo en ese momento. Como dato curioso, el nombre de este popular producto fue establecido por una empresa de marketing llamada Lexicon Branding, que consideró que los botones del 850 eran similares a las drupas de las que está compuesta la mora, o blackberry en inglés.

Poco tiempo después, llegaría el Blackberry 857, un dispositivo que también empleó la DataTAC y que se hizo muy popular entre los altos ejecutivos de las empresas gracias a que les permitía estar conectados todo el día recibiendo y enviando correos electrónicos. Entre sus principales usuarios se encontraban los corredores de bolsa de Wall Street, que podían seguir minuto a minuto sus inversiones y los cambios del mercado vía email. Fue así como rápidamente se volvió común ver a una gran cantidad de personas en traje tecleando sus Blackberrys en la calle, el metro, las oficinas y los restaurantes.

Revolucionando la industria de los dispositivos móviles

En el año 2002, llegarían los primeros teléfonos móviles con capacidad de integración con el “correo push”, mensajería de texto, fax y una navegación web rudimentaria. Estas opciones fueron posibles en los modelos 5810 y 6710. Paralelamente, Blackberry comenzó a ofrecer un servicio de correo electrónico a otros dispositivos ajenos a RIM, como la Palm Treo, a través de su software Blackberry Connect.

Los primeros productos de la marca tenían una pantalla monocromática. Con el paso del tiempo, los dispositivos más modernos empezaron a desarrollar una pantalla a color.

A partir de los modelos del año 2002, surgió el diseño optimizado para utilizar el teclado con los dedos pulgares, mucho más cómodo y eficaz para los usuarios. También, con la aparición de los modelos Storm 1 y Storm 2, se incluiría un teclado “SureType”; es decir, un teclado que, a diferencia del tradicional organizado alfabéticamente, emplea el formato QWERTY que hace más efectiva la escritura con una nueva organización de los signos.

En cuanto a la navegación en el sistema, antes de la aparición en el mercado del Blackberry 8700, esta se realizaba con la rueda lateral del dispositivo. Después, se empezó a emplear la “trackball” frontal que permitía desplazarse en cuatro sentidos y no sólo en dos, como en la gama Pearl de la marca.

En el 2005, Blackberry lanzó uno de los primeros chats instantáneos entre teléfonos móviles de la historia, el cual permitía a los usuarios de sus dispositivos comunicarse entre ellos vía mensajes de texto sin pagar ningún tipo de costo adicional. Los mensajes eran enviados mediante un código PIN único que servía para la identificación de cada dispositivo, por esta razón la comunicación solo era posible entre dos terminales de la marca.

El éxito de este nuevo servicio atrajo un amplio interés entre las personas del común que, lejos de las oficinas o de la ajetreada vida de Wall Street, buscaban comprase uno de estos teléfonos para estar a la moda y chatear con sus amigos. Las ventas y las acciones de la empresa se dispararon, en tan solo 3 años tuvo un crecimiento del 84%. Personalidades de gran importancia, como Barack Obama, no temían en decir públicamente que utilizaban un BlackBerry. Incluso, el departamento de defensa y el gobierno federal de los Estados Unidos comenzó a utilizar los dispositivos y a brindárselo a todos sus trabajadores.

Para el año 2007, la marca había pasado del pequeño nicho de empresarios, inversionistas y agencias gubernamentales, al público en general, con millones de terminales vendidos en todo el mundo; sin embargo, este éxito se vería amenazado por compañías como Apple, que imaginaron un futuro diferente al planteado por RIM en el ámbito de los dispositivos móviles.

Ignorando los cambios y tendencias del mercado

El 29 de junio del 2007, Apple lanza al mercado el iPhone, un teléfono con pantalla táctil, un sistema operativo propio, una interfaz gráfica muy fácil de usar y una increíble facilidad para que desarrolladores independientes crearan aplicaciones para dicho dispositivo, lo que ampliaba considerablemente las funcionalidades de un teléfono móvil tradicional.

Por su parte, RIM no se tomó el lanzamiento como una amenaza, pues creía que dichos teléfonos iban dirigidos a un público más joven, al cual ellos no estaban enfocados con sus terminales BlackBerry. No obstante, el éxito del iPhone fue arrollador. Cada vez más personas de todas las edades adquirían un teléfono de Apple por su comodidad al usarlo, su amplia variedad de funciones y porque se convirtió en un símbolo de estatus.

Poco a poco, BlackBerry fue perdiendo cuota de mercado, pero seguía aferrada a esos usuarios que no estaban listos para escribir en una pantalla táctil y preferían el teclado físico en sus teléfonos.

Mientras tanto, la gigante compañía Google decidido apostar por crear un sistema operativo móvil muy similar al de Apple, que permitiera una gran flexibilidad a los creadores para hacer aplicaciones y que funcionara en todo tipo de dispositivos táctiles. A este sistema le llamó: “Android” y, con el paso de los años, fue ganando una importante cuota de mercado hasta competir directamente con Apple en lo referente a la cantidad de dispositivos que contaban con dicho sistema operativo.

Pese a los cambios radicales que proponían sus competidores, RIM no se daba cuenta de que sus terminales se estaban quedando obsoletos: su sistema operativo era bastante básico, muchos de sus dispositivos contaban con muy pocas funcionalidades y la cantidad de aplicaciones era nula debido a lo difícil que era para los desarrolladores trabajar para la plataforma BlackBerry OS. Sin embargo, el mercado no había cambiado significativamente. Hasta el año 2009, la compañía RIM lideró en ventas y sus acciones no pararon de subir. Esto hizo que lo directivos se “durmieran en los laureles” y pensaran que los usuarios iban a seguir prefiriendo sus modelos de teléfonos móviles sin importar qué hiciera la competencia. Apple y Google, por su parte, se enfocaron en desarrollar nuevas tecnologías que fuesen la base para la industria de los smartphones a futuro.

Adaptándose para sobrevivir

Cuando RIM se percató de que las pantallas táctiles estaban ganando popularidad en el mercado, decidió aventurarse a lanzar sus propios dispositivos con esta tecnología. Así llegaron al mercado los modelos Blackberry Z10, que contaba con un sistema híbrido de teclas físicas y pantalla táctil; y el Q10, que era completamente táctil, pero la receptividad por parte de los usuarios no fue la que se esperaba y ambos fracasaron estrepitosamente en ventas.

Posteriormente, la compañía lanzó la gama Curve 8500, que empezó a integrar un teclado táctil. Una vez más, las ventas estuvieron muy por debajo de las expectativas y RIM se vio en la necesidad de despedir a cerca del 40% de su plantilla en puestos operativos, es decir, unos 4500 trabajadores, además de reducir su catálogo a solo cuatro productos.

Los directivos de la empresa no se explicaban el porqué de las bajas ventas si estaban ofreciendo pantallas táctiles como los demás competidores, pero su gran error fue no percatarse de que la verdadera disrupción en la industria habían sido las tiendas de aplicaciones que ofrecían al usuario una gran cantidad de herramientas para potenciar sus dispositivos. En tan solo unos años, los teléfonos móviles habían pasado de servir exclusivamente para realizar llamadas, recibirlas y enviar mensajes de texto, a ser potentes dispositivos que podían reproducir música, tomar fotos, almacenar grandes archivos, correr juegos, navegar por internet y hasta permitir ver las redes sociales más populares del momento; algo que BlackBerry, debido a las características limitadas de su hardware y a lo complejo y cerrado de su sistema operativo, no podía permitir. Sus terminales apenas si podían brindar el 30% de las aplicaciones que dispositivos de iOS y Android tenían.

El declive de Blackberry

En el 2009, se comenzaron a ver los signos de agotamiento de la marca. En una ocasión, BlackBerry sufrió varios apagones de su servicio que, afortunadamente, afectó a pocas regiones y fueron solucionados rápidamente. Pero dicho problema se repetiría un par de años más tarde, cuando se produjo otro apagón del servicio que afectó a toda la red y duró varios días. Este incidente dejó bastante afectada la imagen de la compañía, causando pérdida de confianza entre los usuarios.

En el 2011, se lanza la Blackberry Playbook, una tablet que llegaba para competir frente a productos como el iPad de Apple, la Galaxy Tab de Samsung y el Kindle Fire de Amazon. Aunque las expectativas con este lanzamiento eran altas, terminó siendo un total fracaso en ventas, dejándole a la empresa pérdidas significativas.

En el 2013, la venta de los terminales Lumia de Nokia superaron por primera vez a los de BlackBerry, algo que era imposible de ignorar y que confirmaba los problemas que estaba enfrentando la compañía.

Como una estrategia de marketing para responder a la pérdida de cuota de mercado, la empresa decidió cambiar el nombre de Research In Motion por BlackBerry. Sin embargo, esto de poco sirvió, pues las ventas siguieron cayendo y meses más tarde los ejecutivos optaron por poner en venta la compañía.

Mientras las ofertas de compra comenzaban a llegar, John S. Chen asumió temporalmente la presidencia de la empresa y se encargó de rechazar todas las propuestas argumentando que eso no era lo mejor para los accionistas, los trabajadores, los clientes y los proveedores. Chen apostó por recuperar el rumbo de éxito de BlackBerry, y gracias a ello consiguió ser nombrado como CEO hasta el año 2020.

Bajo la dirección de Chen, se lanzaron nuevos modelos de dispositivos, como la “Passport”, que contaba con una pantalla cuadrada de 4,5 pulgadas y full HD. También, se realizaron actualizaciones al sistema operativo propio, el BB10; y se liberó la aplicación BlackBerry Messenger para que funcionara en dispositivos iOS, Android y Windows Phone, esto como una estrategia para ampliar el alcance de la marca, pero ya los usuarios habían logrado conectarse a través de WhatsApp desde el 2009. Según algunos expertos, BlackBerry Messenger podría haberse convertido en la aplicación de mensajería instantánea por excelencia, pero se percataron tarde de la oportunidad.

En el 2014, se lanzó la “Classic”, de un aspecto similar a los modelos de la gama Bold y con botones de navegación similares a los de antiguos teléfonos, lo que indicaba que la marca prefirió volver al popular teclado físico en lugar de seguir experimentando con la pantalla táctil. Este modelo “Classic” se convertiría en el último teléfono fabricado con teclado en el frontal.

En el 2015, llegaría el Blackberry Priv, un teléfono con teclado deslizante y pantalla de 18 megapixeles. El “Priv” fue el primer teléfono con sistema operativo Android construido por Blackberry y sería el que marcaría el principio del fin de su propia plataforma móvil. A pesar de que fue considerado por expertos como un buen teléfono, no tuvo mucho éxito.

En julio del 2016, llegaría el DTEK50, el último terminal fabricado y comercializado por la marca antes de que decidiera cerrar definitivamente su línea de producción, pues la marca no consiguió recuperar su posicionamiento en el mercado y quedó rezagada frente a las innovaciones de la competencia.

Como medida para evitar la completa desaparición de sus smartphones, Chen llegó a un acuerdo con la multinacional china TCL, fabricante, entre otros, de los móviles Alcatel, para desarrollar y lanzar teléfonos con Android bajo el nombre de BlackBerry. Gracias a esta alianza, llegó el móvil DTEK60, con pantalla táctil de 5,5 pulgadas. Más tarde, se lanzaron los modelos Blackberry Key, Blackberry Key 2 y el KeyONE, con teclado físico.

Como desde el año 2013 el interés del público por los Blackberry había caído en picada, en gran parte por la falta de visión y estrategia de sus líderes, para el 2020 el panorama era bastante negativo. El acuerdo con TCL concluyó sin mucha gloria y el nombre fue recogido inmediatamente por la startup estadounidense Onward Mobility, una entidad muy poco conocida con sede principal en Austin, Texas. Con esta compañía se fabricó un modelo Blackberry 5G, que funcionó con Android y, como todo en la historia reciente de la marca, no supuso nada especial: su rezago con respecto a los demás teléfonos Apple o Android era gigantesco e insuperable.

¿Cuál será el futuro de Blackberry?

Recientemente, Blackberry anunció su decisión de dejar de dar soporte a los viejos teléfonos móviles que aún poseían su sistema operativo, así como de abandonar el terreno de los smartphones. Ahora intenta centrar todos sus esfuerzos en el desarrollo de suministros de software y servicios de seguridad a empresas y gobiernos en todo el mundo bajo el nombre de Blackberry Limited.

Así concluimos la historia de BlackBerry, un gigante de la telefonía móvil que se convirtió en una de las empresas más emblemáticas de los 2000, pero que no supo entender a tiempo los cambios del mercado y quedó rezagada frente a competidores que no pararon de innovar hasta sentar las bases de las siguientes generaciones de dispositivos móviles. Un claro ejemplo de que, por mucho éxito que tengamos, siempre debemos ser capaces de reinventarnos para mantenernos vigentes, pues los mercados y los usuarios evolucionan constantemente y solo sobreviven aquellas empresas que sean lo suficientemente ágiles y flexibles para adaptarse a los cambios que se generan.

Más casos de éxito empresarial:

Contenido Relacionado:

Este articulo tiene 2 comentarios

avatar
Elizza delete 25 de julio de 2022, 11:07

Era genial el Blackberry!!!. Los archivos se bajaban fácil, podías hacer podscats en la época que muy pocos lo hacían, grababa genial.
Era muy sencillo de utilizar y nunca tuve problemas de virus. Excelentes recuerdos de un teléfono TODOTERRENO!.

Responder

¿Qué opinas de este tema? Deja tus comentarios y aportes...

Articulo Siguiente Articulo Siguiente
Articulo Anterior Articulo Anterior