Cómo construyó Walt Disney el más grande imperio de entretenimiento

25 de agosto de 2019

Cómo construyó Walt Disney el más grande imperio de entretenimiento

Foto del Autor
La historia de Walt Disney

La historia de Walt Disney

En el año de 1919, un joven caricaturista fue despedido del periódico para el que trabajaba, porque, según su jefe, “le faltaba imaginación y no tenía buenas ideas”. Cuatro años más tarde, este joven fundaría la compañía que se convertiría en el más grande imperio de la industria del entretenimiento a nivel global.

El emprendedor de esta historia es Walter Elias Disney, quien nació en chicago el 5 de diciembre de 1901. A la edad de 5 años su familia se mudó a una granja en Misuri. Como era muy pequeño para ayudar con las labores de la granja, pasaba la mayor parte del tiempo jugando con su hermana menor. Allí descubrió su gran pasión por el dibujo, afición que su padre, Elias Disney, no entendía. Esa fue la etapa más feliz de su vida, aunque tan solo duró 3 años; pues su padre contrajo fiebre tifoidea y, al no poder continuar con el trabajo de la granja, se vio obligado a venderla para mudarse a una casa de alquiler en Kansas City.

Debido a su enfermedad y poca educación, Elias Disney sólo logró conseguir trabajo como repartidor de periódicos, y requería de la ayuda de sus dos hijos, Walter y Roy. Este trabajo demandaba que se levantaran todos los días a la media noche, situación que afectó el desempeño escolar de Walt, ya que en clase le costaba concentrarse y se quedaba dormido.

A los 15 años vendía periódicos en los trenes del ferrocarril de santa fe en Chicago y, en sus ratos libres, era el historietista del periódico del instituto donde plasmaba temas nacionalistas de la primera guerra mundial. En 1918, al ver que su hermano se había enlistado en la marina, abandono el instituto para enrolarse en el ejército, pero fue rechazado por su corta edad. Fue entonces cuando se enteró que el cuerpo de ambulancias de la cruz roja admitía a jóvenes de 17 años, así que falsifico su partida de nacimiento para cumplir con la edad necesaria.

Fue admitido, pero jamás estuvo en combate. Al finalizar el entrenamiento fue enviado a Europa cuando la guerra había terminado. Durante ese periodo en la cruz roja estuvo en Francia, trasladando a oficiales. La ambulancia que conducía terminó llena de dibujos de Walt. En esa época, comenzó a fumar, hábito que le traería graves repercusiones en el futuro.

Sus primeros pasos en la industria de la animación

Al regresar a estados unidos, se mudó a Kansas City, donde vivía y trabajaba su hermano. Allí, obtuvo trabajo como caricaturista en el diario Kansas City Star, pero fue despedido al poco tiempo por falta de creatividad. Gracias a las influencias de su hermano, logró conseguir un nuevo empleo en Pesemen-Rubin Art Studio, ayudando en la creación de anuncios para periódicos y revistas. En esta empresa conoció a su gran amigo y futuro socio, Ubbe Iwwerks. En enero de 1920 ambos fueron despedidos, así que decidieron emprender una compañía llamada Iwerks-Disney Commercial Artists, que quebró pocos meses después por no conseguir clientes. Tras este fracaso, se vieron obligados a entrar a trabajar en la empresa Kansas City Film Ad, donde se desarrollaban anuncios para los cines locales con primitivas técnicas de animación.

Walter se encontraba sorprendido por el potencial de la animación, así que pasó varios días en la biblioteca pública de Kansas City aprendiendo mecánica, anatomía y animación. Durante los dos años que trabajó en Film Ad, se dedicó a experimentar nuevas técnicas cinematográficas y de animación.

Gracias a la experiencia adquirida en esos dos años, pensó que ya era tiempo de iniciar un nuevo negocio propio; así que, en 1922, fundó Laugh-O-Gram Films, Inc. que se dedicaba a realizar cortometrajes animados de famosos cuentos de hadas, como "La cenicienta". Sus cortos se hicieron famosos en la zona, pero los costos de producción eran muy altos y no se compensaban con los ingresos que generaban.

En 1923 hizo un novedoso corto que mezclaba animación con imágenes reales basado en Alicia en el país de las maravillas. La producción era bastante prometedora y llenaba de ilusión a sus creadores. Sin embargo, a pesar del éxito de los cortometrajes, su empresa no logró ser rentable y quebró.

Lejos de rendirse, tomó la decisión de mudarse a Hollywood. Vendió su única cámara y obtuvo el dinero suficiente para un tiquete de tren solo de ida a california. Bajo su brazo llevaba una copia de la película "Alice's Wonderland" y en su bolsillo le acompañaban $40 dólares de la época. Su propósito era dejar de lado la animación y convertirse en director de cine. Golpeo las puertas de todos los estudios buscando trabajo, pero no logró su objetivo.

Frustrado porque la industria del cine le había dado la espalda, decidió regresar a lo que mejor sabía hacer… En el garaje de la casa de su tío montó un pequeño estudio de animación. Envió la grabación de "Alicia en el país de las maravillas" a múltiples distribuidoras, y solo la distribuidora neoyorquina Margaret Winkler mostró interés. Así, Walter Disney consiguió un contrato para producir más películas que mezclaran animación e imagen real.

El joven entusiasmado, no dudó en contarle a su hermano Roy, que, para aquel entonces, se estaba recuperando de una tuberculosis. Le pidió que se encargara de la gestión económica del estudio. Su hermano aceptó y así fundaron el 16 de octubre de 1923 la compañía Disney Brothers' Studio; empresa a la que se integraría posteriormente su antiguo socio, Ubbe Iwwerks.

Trabajaron en conjunto con Margaret Winkler por 4 años haciendo películas que tuvieron bastante éxito. Sin embargo, en 1927 la distribuidora pasó a manos de Charles Mintz, quien había contraído matrimonio con Margaret. Este le solicitó a Disney una nueva serie de películas, esta vez solo de animación que serían distribuidas por Universal Pictures. Así nace "Oswald, el conejo afortunado", un personaje creado por Iwwerks, que tuvo un éxito rotundo. Dicho éxito, permitió el crecimiento acelerado del estudio.

Parecía que la fortuna al fin le sonreía a Walt Disney, pero enfrentaría un nuevo reto en su vida como emprendedor…

En febrero de 1928, recibió la noticia de que obtendría un pago menor por cada cortometraje que produjera y que los mejores animadores de su estudio iban a hacer parte de otra empresa si no aceptaba la oferta. Los derechos de "Oswald, el conejo afortunado" pertenecían a Universal y podían producir más películas sin él.

Considerando que se trataba de una oferta injusta, decidió rechazarla, perdiendo gran parte de los trabajadores de su estudio y la oportunidad de seguir cosechando éxitos con su personaje estrella.

El nacimiento de Mickey Mouse

Lleno de determinación, Walter se puso en pie nuevamente para seguir adelante con sus sueños y proyectos. Junto con su dibujante estrella, Iwwerks, dieron el siguiente paso en su carrera creando uno de los personajes más icónicos e importantes del siglo XX: el amigable ratón "Mickey Mouse", que, en aquel entonces, era muy similar a "Oswald, el conejo afortunado", pero con orejas redondas en lugar de alargadas.

Rápidamente comenzaron a trabajar en dos cortometrajes animados mudos (cómo hasta el momento habían sido todas las películas del estudio), pero lamentablemente estos no tuvieron gran repercusión. Fue allí donde Walt aportaría todo su ingenio para crear una innovación técnica en el mundo de la animación.

Hasta entonces, la mayoría de cortometrajes de animación eran mudos o contaban con una pista de audio sincronizada que contenía acompañamiento orquestal; y, aunque otra compañía había intentado sincronizar audio y efectos sonoros en sus cortometrajes, estos no pudieron mantenerlos completamente sincronizados.

Disney creó el corto de animación "Steamboat Willie", en el que, tanto la música cómo los efectos sonoros, estaban perfectamente sincronizados. Hazaña que logró utilizando la técnica Click track, que consistía en poner marcas visuales en las películas que cumplían la función de un metrónomo. La perfecta y divertida animación, además de los efectos de sonido que dotaban de vida y personalidad a sus caricaturas, captaron la atención del público y el corto se convirtió en un tremendo éxito. A partir de allí, todas las animaciones de Walt Disney contaban con sonido.

Mickey Mouse llego a ser muy popular. En 1930 se lanzaron historietas en los periódicos que contaban con el guion escrito por Walt y dibujos de Iwwerks. Esto, llevo el personaje a las masas y, durante ese año, se podía encontrar gran cantidad de productos del personaje: desde juguetes hasta relojes de pulsera.

En 1932 Disney crea su primer cortometraje completamente a color, llamado Arboles y flores, que le permitió ganar el premio Oscar a mejor cortometraje de animación. Ese mismo año, fue reconocido con un Oscar honorifico por la creación de Mickey Mouse. A lo largo de su vida llegó a recibir 59 nominaciones a los premios Oscar y ganó un total de 22 oscar, más otros 4 que le fueron entregados de manera honorifica.

En 1934, el estudio generaba muy buenos ingresos, pero no los suficientes, pensó Disney. Así que, se obsesionó con la idea de crear el primer largometraje de animación. Todos en la industria creían que estaba loco y que esa decisión llevaría a la quiebra a su empresa.

Su hermano y su esposa intentaron persuadirlo, pero el obstinado Walt Disney invirtió su tiempo y recursos en experimentación con animación realista de seres humanos, efectos especiales y el uso de procesos de producción especializados y equipos nunca antes creados, como la cámara multiplano, que daba una sensación de profundidad en tres dimensiones a simples dibujos en 2 dimensiones.

Durante dos años trabajó incansablemente para producir "Blanca nieves y los siete enanitos", el primer largometraje de animación de habla inglesa, que fue estrenado en cines en 1938. Fue la película con mayor éxito de taquilla ese año y obtuvo ingresos estimados por $98 millones de dólares actuales. El rotundo éxito de Blanca nieves permitió a Disney construir unos nuevos estudios en Burbank, que, para 1940, se habrían encargado de desarrollar otros dos largometrajes de animación: "Pinocho" y "Fantasía", que, lamentablemente, no tuvieron el éxito de Blanca nieves.

Al mismo tiempo, seguía desarrollando cortos de animación de sus personajes estrella: Mickey, Donald, Pluto y Goofy.  En 1941 lanzan "Dumbo", que lograría un gran éxito y generaría excelentes ingresos para la compañía.

En diciembre de ese mismo año, inicia la segunda guerra mundial, donde la compañía desempeñaría un papel muy importante, desarrollando cortometrajes de animación educativos y de formación militar en conjunto con el gobierno de estados unidos. Además, de lanzar "Bambi" en agosto de 1942.

Al finalizar la guerra, el mercado para los cortometrajes animados se terminó y Disney se vio obligado a diversificar su catálogo trabajando en largometrajes de imagen real. Pasaron casi 10 años hasta estrenar su siguiente largometraje de animación: “La cenicienta”, que fue su película favorita. Luego, en 1951, se estrena "Alicia en el país de las maravillas" y, en 1953, "Peter pan", películas que fueron muy criticadas por eliminar los elementos perturbadores de las obras originales.

Disney World, un sueño hecho realidad

Durante la década de 1940, una idea había rondado su cabeza: construir un parque de atracciones para que los empleados de la compañía y sus familias pudieran distraerse en sus tiempos libres. Con el tiempo, la idea maduró hasta convertirse en "Disneylandia", que se pensaba construir cerca a los estudios en Burbank, pero que termino construyéndose cerca a los ángeles. Disney financió el proyecto con su propio dinero. Supervisó el diseño y construcción del parque, que fue inaugurado el 17 de julio de 1955 y recibió la visita de 160.000 personas en su primera semana de apertura. Hoy en día, el parque ha sido catalogado como una meca turística. Su diseño, dividido en áreas temáticas, fue un concepto novedoso en su época.

Al ver el éxito rotundo de Disneylandia, una nueva idea surgió en su cabeza: crear un segundo parque temático en la costa este de estados unidos. Así nace Disney World, ubicado en Orlando florida. El parque llegó a ser el sueño más ambicioso de Walt. Dentro del mismo, habría una ciudad real futurista con capacidad para 22.000 personas que contaba con comercios, edificios comunitarios, escuelas y edificios residenciales; un sistema integrado de transporte basado en monorraíles y el tráfico estaría por debajo de la ciudad. Además, dentro del parque llamado Magic Kingdom, habría unas novedosas figuras animatrónicas que fueron inicialmente usadas en Disneylandia.

En 1965 se anunció la construcción de Disney World pero no fue inaugurado hasta 1971. Es hoy en día tan grande cómo la ciudad de San Francisco, lo que lo convierte en el complejo de parques de atracciones más grande del mundo. El complejo cuenta con 34 hoteles y 4 parques temáticos. Recibe más de 18 millones de visitantes anuales y es el lugar de ensueño de la gran mayoría de los viajeros del Mundo.

El legado de Walt Disney

Walt Disney fallece el 15 de diciembre de 1966 a la edad de 65 años por un cáncer de pulmón. No pudo ver en vida su sueño de Disney World hecho realidad, pero dejaría un imperio empresarial que trascendería hasta nuestra época.

Actualmente, The Walt Disney Company es el grupo empresarial de medios de comunicación y entretenimiento más grande el mundo. Gestiona 18 parques de atracciones, 39 hoteles, 8 estudios cinematográficos 11 canales de televisión por cable y 1 terrestre. El valor total de sus acciones, según Forbes, es de más $500.000 millones de dólares. Varias de sus producciones ostentan el título de ser de las más taquilleras de la historia y sus parques temáticos son un completo éxito. Recientemente, la compañía realizó la compra de 20th Century Fox y planea lanzar su propio servicio de streaming llamado Disney+.

Sin duda, Walt Disney fue un genio visionario, alguien que supo reponerse tras cada caída y que jamás se rindió, convirtiéndose así en uno de los mayores referentes en la industria del cine y la animación.

En palabras del propio Walt Disney: “Toda la adversidad que he tenido en mi vida, todos mis problemas y obstáculos, me han fortalecido”.

Más casos de éxito empresarial:

Este articulo tiene 0 comentarios

¿Qué opinas de este tema? Deja tus comentarios y aportes...

Articulo Siguiente Articulo Siguiente
Articulo Anterior Articulo Anterior