La historia de la pareja emprendedora que construyó Forever 21

11 de septiembre de 2019

La historia de la pareja emprendedora que construyó Forever 21

Foto del Autor
La historia de Forever 21

La historia de Do Won Chang y Jin Sook Chang, los fundadores de Forever 21

En el año de 1981, una pareja de coreanos llegó a Estados Unidos en busca de oportunidades. 14 años más tarde ya eran dueños de una de las empresas de más rápido crecimiento de la industria de la moda en el país… ¿Cómo lo lograron?

Los protagonistas de esta historia son Do Won Chang y Jin Sook Chang, quienes nacieron en la década de los 50’s en Corea del Sur y se vieron obligados a emigrar debido a la difícil situación que atravesaba su país en aquella época.

Llegaron a Estados Unidos sin más que sus estudios de secundaria y con el dinero justo para realizar algunos trámites e iniciar su nueva vida. Consiguieron en Hawaii el permiso de residencia permanente y luego se dirigieron al estado de California, donde vivía ya la hermana de Do Won.

Instalados en su nuevo hogar, se pusieron inmediatamente a buscar ofertas de trabajo. Sin embargo, debido a su escasa educación y a que no entendían muy bien el inglés, tenían pocas posibilidades de encontrar un buen empleo.

Do Won obtuvo trabajo en una cafetería lavando platos y sirviendo desayunos por unos $3 USD la hora, pero sentía que ese dinero no era suficiente para sobrevivir en la economía norteamericana; así que, consiguió un segundo empleo en una gasolinera en las tardes y un tercer empleo limpiando una oficina durante las noches. Por su parte, Jin Sook encontró trabajo como peluquera, la profesión que había ejercido en su país natal.

El plan inicial de la pareja era trabajar mucho para ahorrar algo de dinero y eventualmente montar un café, pero este plan sufriría algunos cambios debido a una oportunidad que identificó Do Won en uno de sus empleos…

La historia de Do Won Chang y Jin Sook Chang, los fundadores de Forever 21

Emprendiendo en la industria de la moda

Mientras trabajaba en la gasolinera, el joven coreano aprovechaba para conversar con algunos de los clientes. Se fijaba especialmente en aquellos que conducían autos lujosos y les preguntaba a qué se dedicaban. Como la mayoría de ellos trabajaban en la industria de la moda, pensó que tal vez habría grandes oportunidades allí.

Lleno de motivación, buscó trabajo en una tienda de ropa para conocer más del negocio. Puso todo su empeño en este nuevo empleo y logró aprender valiosas lecciones que le permitirían poner en marcha la siguiente etapa de su plan.

Para el año de 1984, tras 3 años en Estados Unidos trabajando con exhaustivas jornadas de hasta 19 horas diarias, la pareja había logrado ahorrar $11.000 dólares que utilizaron para iniciar su propio negocio.

Compraron una tienda de ropa que estaba cerca del departamento en que vivían y la rebautizaron como Fashion 21.

Su modelo de negocios era sencillo, pero efectivo: compraban ropa al por mayor directamente a sus fabricantes y la vendían a precios muy competitivos y atractivos.

Durante el primer año de operación alcanzaron ventas por más de $700.000 dólares, lo que le permitió a la empresa comenzar a expandirse a un ritmo de un nuevo local cada 6 meses.

Posteriormente la empresa cambiaría su nombre por Forever 21, pero, como dato curioso, la primera tienda que abrieron, ubicada en “Figueroa Street” en los Ángeles, aún conserva el nombre original.

La historia de éxito de Forever 21

Los retos de una empresa en crecimiento

En 1989, la compañía ya había inaugurado 11 tiendas en diferentes puntos de California y lograba ventas millonarias gracias al concepto de “moda rápida”, que permitía a los clientes encontrar diseños modernos a precios muy asequibles.

Para 1995, Forever 21 se posicionaba como una de las empresas de más rápido crecimiento del sector retail en Estados Unidos y comenzaba a expandirse por todo el mundo. Sin embargo, no todo era color de rosa para estos empresarios…

A medida que las ventas aumentaban, los problemas comenzaron a llegar. La compañía a lo largo de su historia ha tenido que enfrentar decenas de demandas por asuntos relacionados con explotación laboral y con infracción de derechos de autor, al, presuntamente, copiar diseños de sus competidores. Además, organizaciones ambientalistas la han criticado fuertemente debido al impacto negativo que genera su modelo de negocio de moda rápida y por comercializar prendas cuya producción implica maltrato animal, como aquellas que son elaboradas con lana de ovejas.

Pese a todo, Forever 21 continuó su crecimiento acelerado y se convirtió en uno de los más grandes imperios de la moda a nivel global.

Para el año 2016, la empresa ya contaba con cerca de 800 tiendas repartidas en 48 países y lograba una facturación anual de más de $4.400 millones de dólares.

Gracias al tremendo éxito de su negocio, Do Won y Jin Sook obtuvieron el reconocimiento de ser la pareja más rica del mundo según la revista Forbes, con una fortuna combinada acumulada que llegó a ser de más de $5.000 millones de dólares en el año 2015.

Más de 3 décadas después de haber puesto en marcha el primer local, la familia Chang continúa al mando de la organización. Do Won ejerce como director ejecutivo y Jin Sook como directora de merchandising. Además, sus dos hijas, Linda y Esther, se unieron a la empresa tras graduarse de la universidad; y, según la prensa local, una de ellas será la sucesora de su padre cuando decida retirarse.

La historia de la pareja emprendedora que construyó Forever 21

Forever 21, ¿a punto de quebrar?

Hoy la compañía no pasa por su mejor momento. Recientemente Bloomberg publicó que Forever 21 podría declararse en quiebra en Estados Unidos debido a las deudas que acumula y a la disminución de su flujo de efectivo. De acuerdo con expertos, esta declaración de bancarrota ayudaría a la tienda a deshacerse de sucursales poco rentables y a la recapitalización del negocio. Por su parte, la empresa está analizando alternativas para reestructurar su deuda y evitar tener que declararse en quiebra. Este es, sin duda, uno de los mayores retos que ha enfrentado la compañía desde sus inicios.

¿Podrá Forever 21 recuperarse y superar la crisis que atraviesa?

En todo caso, la historia de Do Won y Jin Sook es realmente inspiradora: comenzaron de la nada en un país que poco conocían y lograron construir un imperio comercial que actualmente opera en 57 países y genera empleo para más de 40 mil personas. Además, su fortuna, aunque se ha reducido significativamente en los últimos años, aún los ubica entre las 1.000 personas más ricas del mundo y tienen una fundación que ha apoyado diversas causas sociales, especialmente en países en desarrollo.

Lecciones del caso Forever 21

Para finalizar, estas son tres lecciones que podemos aprender de este caso de emprendimiento:

  • Siempre ten un objetivo claro que guíe tus acciones. Desde el comienzo, esta pareja de emprendedores sabía que sus empleos iban a ser temporales y que debían ahorrar si querían lograr su objetivo de construir un negocio propio, lo que les permitió mantenerse motivados durante los años más difíciles de su vida.

  • Conoce la industria en la que quieres emprender. Más que el dinero que ganó, el mayor activo de Do Won al comenzar el negocio junto a su esposa fue el aprendizaje adquirido en la tienda de ropa para la que trabajó. Allí pudo conocer los factores clave de éxito en el sector y definió su estrategia de entrada al mercado.

  • Prepárate siempre para los momentos difíciles. Sin importar cuánto éxito hayas acumulado, siempre mantente alerta a las señales del mercado y toma decisiones radicales cuando sea necesario. Aunque el panorama actual para Forever 21 se ve complicado, la compañía sigue en pie y evaluando alternativas para recuperarse.

Así es el mundo de los negocios: todo puede cambiar drásticamente de un momento a otro; por esto son pocos los que se atreven a emprender. La gran mayoría prefiere refugiarse en su zona de confort, alejándose de los riesgos que emanan de la incertidumbre, pero a la vez se alejan de la posibilidad de lograr sus verdaderos sueños. Por otra parte, algunas personas encuentran justamente felicidad y propósito en aquello a lo que otros temen. En palabras del propio Do Won Chang: “Creo que una vida feliz, es mejor que una vida cómoda”.

Más casos de emprendimiento:

1 comentarios:

avatar
Andrea delete 13 de septiembre de 2019, 3:38

La verdad es que es impresionante cómo empezaron, con unos estuidos tan básicos, sin saber el idioma...y cómo han llegado a esto. Pero lo que más me fascina es cómo pueden encontrarse oportunidades donde menos lo esperas o donde no tenías pensado.

Responder

¿Qué opinas de este tema? Deja tus comentarios y aportes...

Articulo Siguiente Articulo Siguiente
Articulo Anterior Articulo Anterior