Millonario a los 13 años haciendo aplicaciones - Michael Sayman

5 de enero de 2020

Millonario a los 13 años haciendo aplicaciones - Michael Sayman

Foto del Autor
Millonario a los 13 años haciendo aplicaciones - Michael Sayman

La historia de Michael Sayman, el niño millonario de las apps para Apple

A la edad de 13 años, sus padres se quedaron sin trabajo, así que pasaba día y noche en su computadora creando un videojuego para ayudar con las finanzas del hogar. 3 años más tarde fue contactado y contratado por Mark Zuckerberg, el fundador de Facebook... ¿cómo lo logró?

El protagonista de esta historia es Michael Sayman, un joven programador que nació en Miami (Florida) el 24 de agosto de 1996.

Su vida como emprendedor comenzó en el año 2010, cuando apenas tenía 13 años de edad. Sus padres, una peruana y un boliviano que habían migrado a los Estados Unidos en busca de una mejor calidad de vida para sus hijos, fueron despedidos de sus empleos luego de la gran recesión económica que inició en el 2008.

Preocupado por la difícil situación que atravesaba su familia, Michael pasaba las noches en vela y lleno de frustración.

“No podía dormir pensando en cómo conseguir dinero o cómo pagar cada factura.”  -Dijo el joven en una entrevista.

Un joven emprendedor autodidacta

Guiado por el deseo de ayudar a su familia y por su pasión por la tecnología, se puso manos a la obra y, de forma autodidacta, aprendió a desarrollar aplicaciones para dispositivos iOS con unos tutoriales que encontró en Google. Día tras día, Michael pasaba horas frente a su computadora. Sus padres estaban desconcertados y creían que solo se estaba distrayendo con videojuegos.

Tras varias semanas de desarrollo, el joven había creado un videojuego basado en Club Penguin, su juego favorito para computadora; pero, para poder lanzarlo debía pagar $99 dólares para adquirir una licencia de desarrollo en la Apple Store. Se los pidió a su madre, quien, a pesar de no entender bien lo que Michael hacía, decidió apoyarlo porque veía en él una gran convicción y determinación.

La primera vez que envió su aplicación para revisión en la tienda virtual de Apple, fue rechazada; pero no desfalleció. Investigó cómo cumplir los requerimientos necesarios y trabajo en ello unos cuantos días más. Al final, su aplicación fue aceptada y fue puesta a la venta en la tienda por un precio de ¢99 centavos de dólar.

Cada vez que su app era descargada, Michael recibía el 70% del total de la compra.

Su primer millón de dólares vendiendo aplicaciones

En apenas algunos días, su aplicación se convirtió en un éxito rotundo. La app llegó a la posición número 7 en la lista de las aplicaciones más populares de la tienda.

En 3 semanas logró ganar $5 mil dólares. Unos meses más tarde, la aplicación ya generaba unos ingresos de entre $100 y $300 dólares diarios, y fue descargada por más de 2 millones de personas.

Sus padres, que estaban pensando en regresar al Perú, se sorprendieron al descubrir el maravilloso talento de su hijo. La familia pudo pagar sus deudas y aseguró una estabilidad financiera… Pero, de repente, las descargas y los ingresos comenzaron a disminuir.

Michael, en su obsesión por lograr de nuevo un éxito que siguiera brindándoles ingresos y que además atrajera la atención de una corporación para conseguir trabajo en la industria, decidió poner en marcha nuevos proyectos. Comenzó a trabajar día y noche durante 3 años en la creación de más de 20 aplicaciones, pero estas no tuvieron el mismo éxito de su primer desarrollo.

Pasaba tanto tiempo sentado en su computadora que comenzó a subir de peso y sufrió una fuerte decaída. Su médico le dijo que, debido a su obesidad, estaba al borde de sufrir de diabetes. Sus padres le rogaban que parara y le alentaron para que bajara su peso corporal.

Haciendo negocios con los gigantes de la industria

Fue en el 2013, mientras atravesaba ese momento difícil de la vida, cuando a Michael se le ocurrió su siguiente gran éxito. Se trataba de un juego por turnos donde se le daba al usuario una selección de palabras. Una vez el usuario elegía una, debía tomar 4 fotos en función de la palabra escogida. Estas imágenes eran enviadas a su contrincante, quien debía adivinar cuál era la palabra basándose en las fotos tomadas.

La aplicación salió a la tienda en agosto del 2013 con el nombre de 4Snaps y llegó a ser la aplicación número 1 en la lista de juegos de palabras.  La aplicación era gratuita y contaba con micro transacciones. En tan solo unos meses, superó los 2 millones de descargas. La aplicación se hizo tan popular, que en su momento entró al top de las más descargadas, incluso por encima de Twitter.

La repercusión de dicha aplicación llamó la atención de Mark Zuckerberg, el fundador de Facebook, quien le envió un correo electrónico con una invitación para que viajara a las oficinas de su compañía en california.

Michael pensó que se trataba de una broma; era imposible que alguien tan importante se hubiese contactado directamente con él, aunque fuera por correo electrónico. Emocionado, respondió que su madre no le dejaría ir solo, así que preguntó si ella podía acompañarlo. Zuckerberg le dio una respuesta afirmativa y les envió dos tiquetes de avión para que fueran a california.

Tras la reunión, el fundador de Facebook le hizo a Michael una oferta irrechazable. Este fue contratado como becario en la compañía, convirtiéndose en el trabajador más joven de la empresa. Con sus aplicaciones y su contrato, llegó a obtener ingresos por más de $10 mil dólares al mes sin aún terminar su secundaria.

Al cumplir su mayoría de edad, fue contratado oficialmente en Facebook y comenzó a trabajar en proyectos más avanzados, como Instagram Stories. Trabajó durante 3 años hasta convertirse en el “adolescente favorito” de la red social.

Eventualmente, Michael se independizó. Sus padres obtuvieron un trabajo, y la familia logró la estabilidad económica que tanto deseaba.

En el 2017 Michael recibió una oferta para trabajar en Google con un contrato millonario, unas excelentes prestaciones, un horario flexible y la posibilidad de desarrollar proyectos revolucionarios, como el asistente de voz de la compañía.

Actualmente, Michael tiene 23 años y desempeña el cargo de gerente de producto en Google, ha trabajado en varios servicios de la compañía y logró cumplir su sueño de convertirse en desarrollador.

Así concluimos la inspiradora historia de Michael Sayman, un exitoso emprendedor digital que, desde muy joven, encontró en una crisis familiar la motivación para explotar su talento y ayudar así a sus padres. En sus propias palabras:

“No importa de dónde vengas, ni cuántos años tengas, siempre se puede crear algo grande si pones el esfuerzo”.

Más casos de emprendedores exitosos:

Este articulo tiene 2 comentarios

avatar
JohnMc delete 6 de enero de 2020, 10:49

Qué buena historia, cuando se quiere se puede.

Responder
avatar
Karen - Negocios Rentables delete 6 de enero de 2020, 13:16

Increíble historia, la determinación y dedicación de Michael lo llevaron a ser lo que es hoy en día y lo mejor de todo es que todo empezó con una buena intención, la de ayudar a sus padres.

Responder

¿Qué opinas de este tema? Deja tus comentarios y aportes...

Articulo Siguiente Articulo Siguiente
Articulo Anterior Articulo Anterior