Cómo se hizo Multimillonario Richard Branson

27 de octubre de 2019

Cómo se hizo Multimillonario Richard Branson

Foto del Autor
Cómo se hizo Multimillonario Richard Branson

La historia de Richard Branson, fundador de Virgin Group

De niño sufría dislexia, falta de concentración y tenía malas calificaciones en la escuela. A los 17 años decidió abandonar sus estudios para fundar su primera empresa. Actualmente, es dueño de más de 400 empresas, entre las que se destacan una aerolínea, una empresa de telefonía y una empresa dedicada a realizar viajes espaciales comerciales. ¿Cómo lo logró?

El protagonista de esta historia es Richard Branson, un exitoso empresario británico que nació en Londres en 1950. Desde muy chico, su vida estuvo llena de dificultades. Sufría miopía, problemas de coordinación y los médicos le diagnosticaron Dislexia, pues no lograba entender bien las letras ni los números. Esto hizo que su etapa escolar fuese bastante complicada. Le costaba muchísimo mantener la atención en clase, por lo que varios de sus profesores pensaban que era el niño más tonto de la escuela. Sin embargo, logró destacarse en los deportes, lo que le permitió seguir cursando sus años de secundaria sin problemas.

Al finalizar sus estudios, el director de la escuela le dijo: “Felicidades, Branson. Una de dos: o irás a la cárcel o serás millonario”. Casi sucede lo primero y definitivamente logró lo segundo.

La historia de Richard Branson, fundador de Virgin Group

Los primeros negocios de Richard Branson

A pesar de sus dificultades con el estudio, Branson era muy creativo y autodidacta. Siempre sintió pasión por los negocios. Siendo apenas un joven de 13 años, en el invierno de 1963 puso en marcha su primer emprendimiento. En aquella época, vivía junto a una granja y con un amigo plantaron 400 árboles de navidad en un lote abandonado. Si durante un año los árboles crecían metro y medio, podrían vender cada uno a £2 libras esterlinas, obteniendo un total de £800 libras que, comparadas con la inversión inicial de £5 libras que costaron las semillas, era una fortuna para un par de niños. Sin embargo, al llegar el verano fueron a ver cómo iban los árboles y descubrieron que solo quedaban 2; el resto de brotes habían sido devorados por conejos.

Tiempo después de aquel fracaso, se animó a iniciar un nuevo proyecto: criar y vender pericos. Incluso su padre le ayudó en la construcción de una gran Jaula, pero la madre los dejo escapar a todos porque hacían mucho ruido y era muy costoso mantenerlos. Así, a sus 15 años, Richard ya tenía una pequeña experiencia como emprendedor tras haber fundado dos negocios propios, aunque ambos fracasaron. Pero eso, lejos de detenerlo, le inspiró para dedicar su vida al mundo empresarial.

A sus 16 años identificó una nueva oportunidad de negocio. Por aquel entonces, las revistas de adolescentes eran muy simples y poco interesantes. Así que Branson decidió crear una propia que tratara temas más maduros y con más actitud, como la música o la guerra de vietnam. El modelo de negocios era sencillo: simplemente buscaría empresas locales que quisieran anunciarse en la revista y les cobraría una cantidad según el tamaño del anuncio. Junto con un amigo comenzaron a trabajar en la revista, pero no contaban con dinero suficiente para desarrollar el proyecto.

Afortunadamente, su madre encontró un día un collar en la calle e inmediatamente lo llevo a la policía. Pasados unos meses, nadie reclamó la joya y esta le fue devuelta a la madre de Richard, quien la vendió por unos $2000 dólares y le dio todo el dinero a su hijo para que pusiera en marcha su idea. Así, en 1968 funda la Revista Student, que fue un éxito local y que le animaría a continuar trabajando en sus propios proyectos.

Como obtenía muy buenos ingresos de dicha revista, decidió omitir su paso por la universidad para iniciar un negocio de venta de discos por correo. Branson Viajaba al canal de la mancha, donde adquiría discos musicales piratas o de saldo en muy buen estado, que luego podía vender a muy bajo precio en Londres. El negocio fue un éxito total desde el comienzo y creció rápidamente hasta convertirse en una tienda muy popular.

Los negocios de Richard Branson

El origen de un imperio empresarial: Virgin Group

En 1970 fundó su marca Virgin, nombre que surgió tras una conversación en la que su socio le dijo: “somos vírgenes en el mundo de los negocios”, entonces decidieron que esa palabra era perfecta para definir a su empresa. Durante ese año, la tienda hizo tanto dinero que Branson decidió invertir en comprar un lugar e instaló su propio estudio de grabación. Así nace Virgin Records.

Todo parecía ir sobre ruedas para Richard, pero en 1971 fue detenido por la venta de discos piratas. Finalmente llegó a un acuerdo fuera de los tribunales para pagar los impuestos y multas con tal de conservar su libertad. Logró salir bajo fianza, aunque su madre tuvo que hipotecar la casa para poder pagarla.

Tras este percance y gracias a la visión de Branson, pronto Virgin Records firmó contratos con bandas de éxito cómo los Sex Pistols, hecho que catapultó el sello discográfico y le permitió pagar la deuda a su madre.

Con las ganancias del negocio discográfico, el joven empresario invirtió en su siguiente proyecto: crear una aerolínea. Pero su ambición no cesaría allí; luego invertiría en otras industrias, cómo la ferroviaria, la de las telecomunicaciones, las finanzas y la del transporte, entre muchas otras. En algunas cosecharía grandes éxitos y en otras fracasaría estrepitosamente.

El secreto de Richard Branson para crear tantas empresas y hacerlas rentables, es elegir el momento exacto para hacerlo. Primero busca a alguien que este iniciando o que ya tenga una empresa establecida en la industria donde quiere entrar. Con ese conocimiento inicial hace una alianza para brindar el apoyo de su marca ya establecida y aportar el capital necesario para hacer crecer el negocio rápidamente.

Así, los emprendedores obtienen un impulso inicial de capital y reducen sus costos de marketing, y Richard no tiene que dedicarse a estar pendiente del día a día de cada empresa que va desarrollando. Todas sus empresas operan de manera independiente, pero comparten la marca Virgin y algunos valores que Branson les ha inculcado, como el servicio al cliente y la alta calidad del servicio o producto.

Hoy en día Richard Branson sigue trabajando incansablemente en hacer crecer sus empresas, está casado y tiene tres hijos. Cuenta con una fortuna de más de $4 mil millones de dólares según Forbes. Apoya labores filantrópicas para combatir el calentamiento global y la resolución pacífica de conflictos mundiales. Es, sin duda alguna, un admirable ejemplo de superación y emprendimiento. Estas son algunas de las claves de su éxito:

Las claves del éxito de Richard Branson

Las claves del éxito de Richard Branson

  1. Irreverencia: Siempre ha sido una persona muy arriesgada e irreverente, lo que lo ha llevado a desafiar el status quo en varias industrias y a impregnar su estilo personal en cada una de sus empresas.

  2. Pasión: En varias publicaciones, Richard Branson ha hecho énfasis en la importancia de trabajar en proyectos que nos apasionen. Ese ha sido uno de los pilares fundamentales en su vida como emprendedor. Además, trata que sus colaboradores se sientan cómodos y apasionados en sus trabajos, pues considera que los trabajadores son más productivos cuando se sienten felices con lo que hacen.

  3. Liderazgo: Es un líder nato. Su carisma y su personalidad le han permitido dirigir con éxito cientos de proyectos muy variados. Para él, saber escuchar, trabajar en equipo y tomar decisiones radicales, son parte esencial de su estilo de liderazgo.

  4. Visión: Muchos de sus proyectos nacieron con pocas garantías de éxito, pero su visión y perseverancia lo ayudaron a seguir adelante, incluso en los momentos más difíciles de su vida empresarial.

  5. Aprendizaje constante: Desde muy chico fue un voraz aprendiz. Nada impidió que este emprendedor se aventurara a explorar todos esos temas que despertaban su interés.

Así concluimos la inspiradora historia de Richard Branson, un emprendedor irreverente que jamás se detuvo ante los obstáculos que la vida quiso imponerle. Su dislexia en ningún momento fue un problema o un motivo para sentir pena; todo lo contrario, se apalancó en dicha limitación para hacer que las políticas en sus negocios fueran muy sencillas, logrando consolidar una marca que es dueña de más de 400 empresas que conforman el conocido Virgin Group. En sus propias palabras:

“No te avergüences de tus fracasos; aprende de ellos y comienza de nuevo”.

Más casos de emprendedores exitosos:

Este articulo tiene 0 comentarios

¿Qué opinas de este tema? Deja tus comentarios y aportes...

Articulo Siguiente Articulo Siguiente
Articulo Anterior Articulo Anterior