4 Preguntas que todo emprendedor debe hacerse al menos cada 3 años

Los seres humanos tenemos en nuestro cerebro un sistema primitivo de supervivencia y de defensa, que se encarga de rechazar todo aquello que represente un riesgo o un gasto de energía para nosotros. Es precisamente por este sistema que nos resulta muy fácil caer en lo que se conoce como "Zona de Confort".

¿Qué es la zona de confort? Es un aparente estado de comodidad y de seguridad en el que nos sentimos tranquilos porque todo nos resulta conocido. Pero el problema es que Conocido NO es igual a Bueno. La gran mayoría de las personas permanecen inmersas en zonas de confort llenas de situaciones que no disfrutan, pero que terminaron aceptando sencillamente porque se acostumbraron a ellas.

Cada vez que por nuestra mente pasa la idea de salir de nuestra zona de confort, es decir, de dejar de lado la comodidad y la seguridad para arriesgarnos a ir por más, escuchamos una vocecita que nos susurra al oído cosas como: "así estás bien", "¿y qué tal si no funciona?", "mejor malo conocido que bueno por conocer"... y muchas otras frases que nos impiden renunciar a lo bueno para ir tras lo grandioso.

Quedarse en lo conocido por miedo a lo desconocido, equivale a mantenerse con vida pero no vivir


Zona de confort
Imagen por Shutterstock

La zona de confort está relacionada directamente con el conformismo, con la pereza y con la pobreza mental. Una persona sin ambición, sin sueños y sin propósitos, terminará aceptando la vida que le tocó vivir y se dedicará solamente a sobrellevar una rutina que no disfruta, pero que acepta porque no quiere asumir el riesgo de renunciar a su aparente estado de comodidad y de seguridad.

Pero la verdad es que la vida es muy corta como para conformarnos con lo que nos tocó. Seguramente dentro de ti hay unos deseos fervientes de viajar, de impactar la vida de muchas personas, de ser libre, de crear algo que trascienda por generaciones, de comerte el mundo y de sentir que realmente estás viviendo. Estoy seguro de que para ti no está bien la idea de "un empleo seguro con salario fijo". Estoy seguro de que tú no buscas seguridad y comodidad.

4 Poderosas preguntas que te ayudarán a evitar caer en la Zona de Confort


Zona de confort

Un ejercicio que personalmente me gusta realizar cada cierto periodo de tiempo en mi vida (al menos cada 3 años), es tomarme un par de horas para sentarme conmigo mismo bajo la luz de la luna y hacerme cuatro preguntas acerca de lo que estoy haciendo con mi vida. Al final del ejercicio descubro si realmente tiene sentido seguir haciéndolo o si ya es hora de cerrar ciclos y empezar con nuevos retos.

A continuación te comparto las preguntas y te invito a que adoptes el hábito de planteártelas cada cierto periodo de tiempo.

1. ¿Realmente amo lo que estoy haciendo?


Cada vez que iniciamos una nueva actividad, nos llenamos de entusiasmo y expectación. Nos sucedió la primera vez que fuimos al colegio, aquel momento en que conseguimos nuestro primer empleo (especialmente al recibir el pago), el primer día que abrimos nuestro negocio, etc.

Lo ideal es seguir haciendo las cosas cada día con el mismo entusiasmo de la primera vez, pero en muchos casos las situaciones que enfrentamos se tornan rutinarias y estresantes.

Lo primero que debes preguntarte es si realmente amas lo que estás haciendo, si realmente disfrutas cada día como la primera vez y si realmente es lo que quisieras seguir haciendo por el resto de tu vida, o al menos por los siguientes 3 años.

"Cada día me miro en el espejo y me pregunto: "Si hoy fuese el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?". Si la respuesta es "no" durante demasiados días seguidos, sé que necesito cambiar algo." Steve Jobs

2. ¿Soy muy bueno en lo que hago?


Para ser muy buenos en lo que hacemos se deben combinar dos elementos: talento y disciplina. La única manera de ser los mejores en lo que hacemos, es superando nuestros propios limites y dando más del 100%.

Con esta pregunta no sólo descubres si lo que estás haciendo está conectado con tus talentos y habilidades naturales, sino que también te podrás dar cuenta de qué tanto te estás esforzando en lo que haces.

Dedícate a aquellas cosas que te inspiren a dar más del 100% y por las cuales estés dispuesto a desafiarte cada día hasta llegar a ser el mejor en lo que haces.

"El trabajo duro vence al talento cuando el talento no trabaja duro."

3. ¿Gano lo que siento que me merezco?


El objetivo de esta pregunta es ayudarnos a descubrir si la recompensa que obtenemos, no sólo en dinero sino también a nivel emocional, es acorde con nuestro esfuerzo y dedicación.

Posiblemente te guste mucho tu trabajo, pero si sientes que no te están valorando y que no estás obteniendo lo que esperas recibir, es momento de dejar de conformarte con lo que te toca e ir tras lo que te mereces.

4. ¿Lo que estoy haciendo hoy me acerca al lugar a donde quiero estar mañana?


Cada día es una oportunidad para acercarnos a nuestros sueños. Puede que en el corto plazo debas hacer sacrificios y aceptar trabajos que no te gustan, para lograr tus objetivos y sueños a largo plazo. El problema está en que te la pases trabajando en algo que no disfrutas y que además no te lleva a ningún lado.

Ten perfectamente claro para dónde vas y desde hoy comienza a realizar acciones que te acerquen a tu destino.

"El que no sabe lo que quiere, se conforma con lo que le den."

¿Qué hacer luego de responder las preguntas?


Una vez respondas las cuatro preguntas, el siguiente paso es hacer un ejercicio de reflexión para determinar cuáles de las cosas que estamos haciendo debemos seguir haciendo, y cuáles debemos dejar de hacer.

Si estás haciendo algo que no te gusta, en lo que no estás dando todo tu esfuerzo, que no te está recompensando adecuadamente y que además no te lleva a dónde quieres ir, entonces es momento de tomar decisiones radicales y comenzar a hacer cosas acordes con la vida que queremos vivir.

"Jamás te conformes con la vida que te tocó. Mientras sigas vivo, siempre puedes seguir luchando para construir la vida que realmente quieres vivir."
Compartir en Google Plus

3 comentarios:

  1. Excelente artículo, nos hace reflexionar en varios aspectos de nuestra vida y en lo que realmente queremos, además de impulsarnos a dar ese paso que tanto hemos evitado en algún momento de nuestra vida para lograr un cambio que nos lleve a mejorar en lo que estamos haciendo y tener la vida que siempre hemos soñado.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un saludo para ti Lili. Siempre es un gusto verte por aquí :)

      Eliminar
  2. Todo esta muy bien lo que dicen , pero desgraciadamente si sentimos que no estamos tan bien como antes y uno quiere cambiar , las trabas economicas( las menciono porque se necesita efectivo para realizar promociones y hacer las cosas diferentes.) por las que actualmente en mi caso estoy pasando no me dejan recomenzar como uno quisiera.!

    ResponderEliminar

Deja tu Comentario, duda, sugerencia o pedido...