La madre emprendedora que exporta pañales reutilizables desde México

5 de febrero de 2020

La madre emprendedora que exporta pañales reutilizables desde México

Foto del Autor
La madre emprendedora que exporta pañales reutilizables desde México

La historia de Ixchel Anaya, fundadora de Ecopipo

Tras convertirse en madre por primera vez a los 22 años y sufrir un desafortunado incidente, decidió poner en marcha su propio negocio. Hoy su empresa factura más de $1.5 millones de dólares al año y vende en más de 7 países… ¿Cómo lo ha logrado?

La protagonista de esta historia es Ixchel Anaya, una emprendedora mexicana que decidió convertir un problema en una gran oportunidad de negocios.

Todo comenzó en el año 2009, cuando Ixchel estudiaba diseño de interiores y esperaba con ansias la llegada de su primer hijo.

En aquel entonces, la joven consultaba en Internet consejos e información que le ayudaran a prepararse para afrontar el reto de ser madre. En su investigación, encontró un dato que llamó particularmente su atención: pronto estaría gastando miles de dólares en pañales desechables que, además, contaminan al planeta por cientos de años.

Preocupada por el cuidado del medio ambiente y por su bolsillo, optó por el uso de pañales de tela; los cuales, según sus propias palabras, eran poco prácticos y complejos de utilizar.

En cierta ocasión, mientras se disponía a salir con su bebé, decidió ponerle un pañal desechable biodegradable, debido a que estaría fuera varias horas y quería evitar los inconvenientes que suelen presentar los pañales de tela. Tres horas más tarde, se percató de que la piel de su bebé estaba completamente irritada por el uso del pañal.

Luego del incidente, la joven madre se enteró de que su hijo padecía dermatitis atópica, por lo que su piel era muy sensible y definitivamente no podía utilizar pañales desechables.

Allí se encontraba Ixchel: entre los engorrosos pañales de tela que eran poco prácticos y los ineficientes pañales desechables que generaban mayor impacto ambiental e irritaban la piel de su bebé.

Ante este dilema, decidió que crearía su propia solución.

Un negocio millonario que nace de un problema propio

Tomó los pañales de tela de su hijo y, con la ayuda de su abuela, los adaptó para hacerlos más prácticos y cómodos. Los recortó, les dio forma, les añadió un broche y les puso resortes en el área de las piernas.

Al finalizar el proceso, quedó bastante satisfecha y feliz con el resultado.

Para sorpresa de Ixchel, cada vez que salía con su bebé a una reunión familiar o a dar un paseo, otras madres se acercaban para preguntarle por el pañal y le pedían que les hiciese uno también.

“No nos imaginamos que hubiera tanta necesidad de este tipo de pañal de tela, porque la gente piensa que esto ya no se usa.” -comentó Ixchel en una entrevista para Entrepreneur.

Fue entonces cuando la joven visualizó la oportunidad de iniciar su propio negocio de fabricación y venta de pañales reutilizables.

Totalmente decidida, junto con su esposo fundaron la empresa “Ecopipo”, cuyo propósito era el de ofrecer pañales cómodos, ecológicos y prácticos, para madres que buscaban ahorrar dinero en gastos a la vez que reducían el impacto ambiental generado por el uso de desechables.

Con los recursos que tenía a la mano, comenzó la producción de pañales de forma casera y aplicando los consejos que aprendió de su abuela.

Para Ixchel, los detalles son muy importantes, pues considera que los pañales son como ropa y las madres quieren que sus hijos estén a la moda, así que se esforzó por crear diseños que no solo fuesen cómodos, sino también muy llamativos.

Al principio, sus ventas alcanzaban las 30 unidades mensuales; pero la cifra aumentó constantemente hasta superar en poco tiempo las 300 unidades vendidas por mes. El negocio prosperaba y Ecopipo comenzaba a abrirse mercado en otros países.

Contrario a lo que muchos pensarían, el rápido crecimiento de las ventas se convirtió en un problema para la empresa.

El reto de hacer crecer una empresa

Ixchel y su esposo jamás imaginaron que sus pañales se venderían tan bien, por lo que no estaban preparados para afrontar el crecimiento del negocio. Además, en el año 2011 nació el segundo hijo de esta pareja de emprendedores, haciendo que las responsabilidades en el hogar se duplicaran.

Para el año 2013, la demanda del producto ya superaba su capacidad de producción y la emprendedora se llenaba de frustración por no saber qué hacer:

“Ya no sabía para dónde moverme. Fue un momento de presión y de querer tirar la toalla. Según yo, la tiraba y a los cinco minutos la recogía, y me preguntaba: ¿bueno y ahora qué voy a hacer?” -contó Ixchel.

Por una parte, debido a la falta de capital, Ecopipo no pudo surtir a su cliente de Canadá en ese año. Y, por otra parte, todos los compromisos en la empresa hacían que Ixchel sintiera que estaba descuidando a sus hijos, lo que la llevaba a contemplar la posibilidad de cerrar definitivamente la empresa.

Finalmente, llena de determinación, asumió el reto de llevar su negocio al siguiente nivel. Consiguió financiación, buscó socios, realizó ajustes al modelo de negocios y optimizó la producción. Así inició un agresivo proceso de expansión que llevaría a la empresa a alcanzar ventas por más de 8 mil pañales mensuales en más de 7 países.

La estrategia de ventas de Ecopipo se basaba en 2 elementos clave:

  • Ventas por catálogo a través de madres usuarias: Por una parte, la empresa entendió que la manera más efectiva de vender su producto era a través de madres usuarias satisfechas, así que implementó un modelo de venta directa por catálogo que permitía a sus usuarias generar ingresos recomendando el producto y explicando su uso y lavado.

  • Ventas por Internet: Y, por otra parte, Internet se convirtió en un aliado clave para la empresa, permitiéndole llegar con sus productos literalmente a cualquier lugar desde su página web y a través de las redes sociales.

A medida que las ventas crecían, Ixchel iba investigando tendencias y materiales para seguir innovando y mejorando la calidad de los pañales. También, comenzó a explorar nuevas oportunidades de negocio, lanzando al mercado toallitas húmedas para bebés, baberos y otros accesorios.

Madre, emprendedora y CEO de una empresa con ventas millonarias

Actualmente, Ecopipo se ha consolidado y factura más de $1.5 millones de dólares anuales con ventas en países como México, España, Reino Unido, Canadá, Bélgica, Alemania, Perú, Ecuador y Argentina, entre otros. Sus productos se han ganado un espacio en el mercado y en el corazón de las madres gracias a sus diseños y a su gran calidad, además de su enfoque ecológico. Ixchel, por su parte, ahora es madre de 4 niños y aún sigue ejerciendo como directora de su empresa, convirtiéndose así en un referente para otras madres que también quieren ser empresarias.

Así concluimos la inspiradora historia de Ixchel Anaya, una madre emprendedora que encontró inspiración en un problema propio y decidió convertirlo en oportunidad para construir un exitoso negocio que hoy aporta valor a la vida de miles de madres en diferentes países. En sus propias palabras:

“Ser mamá emprendedora ha sido todo un reto, pero también es satisfactorio poder dedicarme a algo que me gusta y emprender un negocio que, al final, es para tus hijos. Sin duda, ha sido una bonita experiencia.”

Más casos de emprendedores exitosos:

1 comentarios:

avatar
Maquinas para ganar dinero - Karen delete 6 de febrero de 2020, 11:53

Impresionante historia, es increíble ver como en situaciones difíciles es cuando surgen las mejores ideas para emprender tan solo dando solución a un problema existente.

Un saludo!

Responder

¿Qué opinas de este tema? Deja tus comentarios y aportes...

Articulo Siguiente Articulo Siguiente
Articulo Anterior Articulo Anterior