La historia de Platzi, la compañía que está revolucionando la educación online

31 de mayo de 2020

La historia de Platzi, la compañía que está revolucionando la educación online

Foto del Autor
La historia de Platzi

En el año 2007, un joven colombiano y un guatemalteco mantenían una rivalidad para conseguir la mayor cantidad de visitantes en sus sitios web sobre desarrollo y programación. 5 años más tarde, decidieron unir fuerzas para crear una plataforma online para aprender sobre nuevas tecnologías. Hoy en día, esa plataforma ha recaudado más de $8 millones de dólares en inversión, está en camino a llegar a 1 millón de estudiantes en más de 60 países y ha desarrollado importantes innovaciones en el sector de la educación online… ¿Cómo lo lograron?

Los protagonistas de esta historia son John Freddy Vega y Christian Van Der Henst, dos latinoamericanos que desde muy jóvenes despertaron una gran pasión por la tecnología y la educación online.

¿Quién es John Freddy Vega?

Por una parte, Freddy Vega es un emprendedor colombiano, nacido en Bogotá el 26 de marzo de 1986. Desde muy joven, demostró su interés por el anime, los videojuegos y los negocios. Cuando conoció el Nintendo, tuvo claro que el sueño de su vida era crear videojuegos. A sus 12 años, inspirado por Pokémon, uno de sus animes favoritos, puso en marcha su primer negocio: un juego de mesa con tarjetas de Pokémon, manufacturadas por él mismo y que vendía entre su grupo de amigos y compañeros de colegio.

Pese a que esta idea no resultó ser tan rentable, marcó lo que sería el inicio de una vida dedicada al emprendimiento.

Al finalizar la secundaria, estudió ingeniería de sistemas en la Universidad Piloto. Fue mientras estudiaba dicha carrera que, entusiasmado por el boom de Internet y ya con 17 años de edad, se encerró un mes completo en su habitación a crear su primer proyecto digital. Su objetivo y motivación era enseñar, pero también aprender junto a otras personas apasionadas por la tecnología. Así nació la comunidad ”Cristalab”.

Para el 2007, esta comunidad se convirtió en un referente en diseño interactivo, desarrollo web y programación, llegando a recibir más 6 millones de visitas únicas al mes, lo que para esa época era una cifra realmente impresionante.

Los ingresos de Cristalab provenían 100% de publicidad con Google AdSense.

Gracias a su proyecto, pudo viajar y recorrer diferentes países conociendo personas emprendedoras y generando nuevas ideas.

John Freddy Vega, fundador de Platzi

¿Quién es Christian Van Der Henst?

Por otra parte, Christian Van Der Henst es un emprendedor guatemalteco, nacido en ciudad de Guatemala el 9 de marzo de 1982. A la edad de 16 años, decidió crear el sitio “Maestros del web”, como un espacio en Internet para compartir conocimientos sobre desarrollo web. Este proyecto eventualmente dio origen a “Foros del web”, que se convertiría en una de las comunidades de webmasters y desarrolladores más grandes del mundo hispano.

En el 2006 fue coordinador del portal de educación virtual del Ministerio de Educación de Guatemala, y ya era experto en temas de negocios electrónicos, posicionamiento, medios digitales y comunidades virtuales. También, impartió conferencias y cursos en países como Argentina, España, Estados Unidos y México, entre otros.

Christian Van Der Henst, fundador de Platzi

Van Der Henst y Vega eran competencia directa, pues desde diferentes puntos geográficos ambos intentaban ofrecer lo mismo con sus portales y crear comunidades de personas que tuvieran pasión por aprender sobre desarrollo web y nuevas tecnologías.

Los dos se conocieron en el año 2005 en un Campus Party en el que Cristian participó como conferencista.

Según ha confesado el propio Freddy en diversos vídeos y conferencias, inicialmente no se llevaban muy bien; pero, poco a poco fueron desarrollando una amistad basada en los intereses que compartían.

Su primer proyecto juntos: "Mejorando La Web"

En junio del 2008, Freddy y Christian participaron en Campus Party Colombia. Desde allí comenzaron a hacer vídeos bajo el nombre de ”Mejorando la web”, con el objetivo de conversar sobre esos temas que eran de interés para sus comunidades de diseñadores y desarrolladores. El nombre lo había escogido Freddy como parodia al primer proyecto de Christian, sin imaginarse que se convertiría en algo grande, y que tendría que cambiarlo en el futuro.

Meses más tarde, Freddy viajó a Guatemala y desde la casa de Christian decidieron darle un nuevo enfoque al proyecto. En los vídeos ahora analizarían sitios web enviados por sus usuarios y darían consejos para optimizarlos. Estos vídeos se hicieron muy populares, pero también les acarrearon fuertes críticas por parte de usuarios que no compartían la forma en que los emprendedores se expresaban en los vídeos.

En el 2009, fueron invitados por la compañía Google para asistir a su evento “Google IO”, en San Francisco, California. Desde allí hicieron algunos vídeos para ”Mejorando la web”. En sus vídeos ya no analizaban sitios web, sino que se dedicaban completamente a hablar de consejos de diseño, desarrollo web, usabilidad y posicionamiento en buscadores, además de tratar temas de actualidad tecnológica.

Luego del evento, retornaron a sus países y continuaron trabajando por aparte en sus portales web, pero, la crisis financiera que golpeaba al mundo desde el 2008 influyó significativamente en los ingresos publicitarios de ambos emprendedores, siendo Freddy el más afectado. Sus ingresos habían caído en más de un 80% en los últimos 24 meses. Adicional a esto, a nivel personal su situación también se complicó debido a una enfermedad de su abuela, quien era la persona que lo había cuidado desde pequeño mientras su madre trabajaba.

En medio de esta crisis, se vio obligado a buscar formas de ganar dinero extra. Decidió entonces comenzar a dictar cursos presenciales. Tomó los ahorros que le quedaban y rentó un salón de clases tipo laboratorio con computadoras para 20 personas.

“En el día trabajaba en Cristalab. En la noche daba clases de Flash y Actionscript. En la madrugada cuidaba a mi abuela. Era muy diferente a lo que hacía antes. Diez veces más duro que mi vida en el mejor momento de Cristalab. Poco a poco fui pagando mis deudas.” -cuenta Freddy.
Origen de Platzi

Durante este tiempo, el emprendedor también tuvo la oportunidad de trabajar en proyectos para grandes compañías como Virgin Mobile y Caracol TV, pero, afirma que, debido a su inexperiencia y a la crisis, cobró demasiado barato.

Mientras tanto, Christian vivió un tiempo en Japón y luego se mudó a Argentina para iniciar estudios de gastronomía. Desde allí continuaba actualizando Maestros del Web y administrando Foros del Web. Intentó también crear una red social de gastronomía, pero eventualmente abandonó el proyecto.

Uniendo esfuerzos con una misión: educar en tecnología

Corría el año 2010 y Freddy ya había dictado 6 cursos en su ciudad. Cuando Christian se enteró de sus clases, se puso en contacto con él para decirle que estaba “pensando en muy pequeño”, pues para ese año muchas personas contaban con una laptop y podía dar cursos más grandes sin un laboratorio.

“Christian tenía algo muy interesante que yo definitivamente no tenía, y era pensar en grande. Yo quería hacer cursos de 20 personas y Christian me dijo: ¿por qué no hacemos cursos de 150 personas?” -contó Freddy durante un live.

Fue ahí cuando Christian invitó a Freddy a Argentina para dictar un curso presencial de SEO y Marketing Online.

Necesitaban al menos 50 estudiantes en su curso para recuperar lo invertido, pero solo se registraron cerca de 40 personas. Frustrado, Vega tuvo que regresar a Colombia y continuar con su sitio web y dictando pequeños cursos. Van Der Henst, por su parte, no se había rendido, y seguía con la idea de hacer cursos más grandes.

Luego de mucha insistencia, Christian logró convencer a Freddy para intentarlo nuevamente.

Eligieron México como sede de su nuevo curso. Dividieron costos y comenzaron a promocionarlo. Con 80 estudiantes recuperarían su inversión.

Pese a que ocurrieron todo tipo de contratiempos antes y durante el curso, lograron que más de 100 personas se inscribieran. Gracias a estos resultados no solo recuperaron la inversión y obtuvieron utilidades, sino que también ganaron la confianza para continuar con la idea de ampliar el tamaño de sus cursos.

Paralelamente, siguieron trabajando en ”Mejorando la Web”, que se había convertido en un programa semanal en vivo sobre tecnología y desarrollo web. Estos programas en vivo les permitieron expandir su comunidad rápidamente. El proyecto cambió su nombre en 2011 por “MLW.IO”, pero poco tiempo después cambió nuevamente por “Mejorando.la”.

A medida que su comunidad online crecía, también aumentaba la cantidad de asistentes a sus eventos y cursos presenciales.

Cómo nació Platzi

Un nuevo propósito: revolucionar la educación online

Entre el 2011 y el 2012 recorrieron 20 ciudades en 12 países, dando clases a más de 2.500 personas. Entre cada viaje planeaban la creación de una plataforma de educación online desde cero que lograra enseñar de manera efectiva tecnología a toda la región, pues se habían dado cuenta que la educación tradicional era difícil de escalar y no se adaptaba al ritmo de evolución del mundo moderno. Sin embargo, para crear la plataforma que tenían en mente, necesitarían capital; así que decidieron reinvertir el 100% de las ganancias obtenidas con sus cursos presenciales para ponerla en marcha.

Plataforma de educación online Platzi

Mientras seguían dictando cursos presenciales y ahorrando, aprovechaban sus ratos libres para dar forma a los primeros cursos que iban a dictar en su plataforma online. Odiaban los MOOC’s populares con muchos inscritos, pero pocos graduados. Querían crear una experiencia online significativa en la que los estudiantes no encontrarán solo videos, sino toda una serie de herramientas que les permitieran interactuar entre ellos y con los docentes. Su objetivo era revolucionar por completo el concepto de educación online que imperaba en el mundo hasta ese momento.

“Para emprender, debes desear cambiar el mundo. Nosotros no creamos Platzi pensando en ser emprendedores, sino en que queríamos redefinir la educación y dar acceso a poblaciones en situación de riesgo.” –Dijo Freddy Vega en una entrevista para El Tiempo.

A finales del 2012, lanzaron sus primeros cursos online sobre diseño y desarrollo web a través de la plataforma cursos.mejorando.la. Esta plataforma integraba vídeos, sesiones en vivo, un sistema de discusión online, ejemplos prácticos, archivos compartidos en tiempo real, lecturas de apoyo y conexión directa entre estudiantes. Al finalizar un curso, el estudiante debía desarrollar un proyecto propio y presentar un examen para obtener su certificado de realización.

Cursos online de Platzi

La plataforma comenzó a funcionar desde una pequeña oficina en Bogotá. Allí grabaron sus primeros cursos.

Durante los siguientes 2 años, se dedicaron a mejorar su plataforma y lanzar nuevos cursos.

En agosto del 2014, abrieron una nueva oficina en ciudad de México, marcado así el inicio de la expansión internacional de la compañía.

De Latinoamérica para Silicon Valley: Platzi

Pronto se darían cuenta que, si querían impactar a gran escala en el mercado global, tendrían que encontrar la forma de entrar en Silicon Valley y obtener una inyección de capital para expandir la empresa, algo que para una Startup en Latinoamérica era una tarea titánica en ese entonces, y que solo había sido conseguido por unas pocas Startups de la región, como Open English.

“No es necesario estar en Silicon Valley para crear una gran empresa, pero acá viven los más importantes creadores de tecnología. Queremos conectar a esas personas que están creando el futuro de Internet, con nuestros estudiantes.” –Comentaron los emprendedores en el blog de la empresa.

Decidieron entonces aplicar al programa de aceleración de Y Combinator y fueron aceptados en enero del 2015, convirtiéndose así en la primer startup de origen latino en lograrlo hasta ese momento. De más de 60 mil empresas que aplican cada año, sólo aceptan al 3% para apoyarlas con financiación y entrenamiento durante 3 meses. Compañías como Reddit, Airbnb, Dropbox, Stripe y Hacker News, entre otras, han sido también parte de Y Combinator, por lo que este era, sin duda, un paso enorme para Mejorando.la en el camino hacía su consolidación internacional.

Con el ingreso a Y Combinator, la compañía anunció que cambiaría su nombre por ”Platzi”, pues Mejorando.la sonaba bien en el mercado hispano, pero necesitaban un nombre global para posicionarse en otros mercados. Este nuevo nombre surgió de combinar la palabra alemana “Platz”, que significa lugar, con la “I” de Internet.

Ese mismo año, lanzaron un nuevo sistema de aprendizaje llamado “Carreras”, que desarrollaron a partir de las necesidades de talento tecnológico de las empresas. Hasta ese momento, el estudiante simplemente realizaba individualmente los cursos de su interés; pero, con las carreras podía especializar su proceso de aprendizaje para formarse en un área altamente demandada en el mercado laboral.

Para inicios del 2016, la empresa contaba con 170 mil estudiantes en 12 países y recibió una inversión de $2.1 millones de dólares, procedentes de inversores como Omidyar, 500 Startups, Nazca Ventures, Amamsia Ventures y el mismo Y Combinator.

Gracias a estas inversiones, Platzi implementó varias mejoras en su plataforma y amplió considerablemente su oferta académica, alcanzando un total de más de 100 cursos de programación, diseño, negocios y marketing. Además, anunció que lanzaría nuevos cursos en inglés de la mano con reconocidos empresarios e inversores de Silicon Valley, como Sam Altman, presidente de Y Combinator; Kevin Hale, fundador de Wufoo; y Dave McClure, creador de 500 Startups.

En el 2017, el equipo de Platzi entendió que la forma de prepararse para el mundo profesional y empresarial había cambiado. Si bien las carreras ayudaron a miles de personas a formarse para el mercado laboral, existían muchos estudiantes con objetivos completamente diferentes a “encontrar un mejor empleo”; de hecho, cada estudiante tenía en mente un objetivo propio y una forma de aprender única, esto los llevó a experimentar con lo que llamaron “Rutas de aprendizaje”, un concepto que buscaba orientar el proceso de educación hacía lo que el estudiante quería lograr. Por ejemplo, si el estudiante tenía como objetivo “crear una empresa de contenidos digitales”, su ruta de aprendizaje era diferente a la de aquel que tenía como objetivo “convertirse en estratega digital”; si bien ambos objetivos pueden requerir algunos conocimientos similares, al final lo ideal es tener un proceso de formación personalizado para cada uno. Al comienzo estas rutas eran sencillas infografías que cada estudiante podía elaborar con la asesoría de Platzi, pero hoy es una funcionalidad que está integrada tanto en la plataforma web como en sus aplicaciones para dispositivos móviles.

En 2019, la compañía ya sumaba más de 700 mil estudiantes de 60 países y realizó una nueva ronda de financiación liderada por Silicon Valley’s Foundation Capital, en la que logró recaudar $6 millones de dólares que le permitieron acelerar su proceso de expansión en el mercado brasileño.

Era un hecho: esa plataforma de cursos online que nació entre viajes de dos emprendedores apasionados por el mundo de la web, había escalado para convertirse en una poderosa compañía que estaba revolucionando la educación online en el mundo… pero, ¿dónde radica realmente el éxito de Platzi?

Claves del éxito de Platzi

Claves del éxito de Platzi

Platzi ha logrado que más del 70% de sus estudiantes completen sus cursos, mientras que, en otras plataformas, como Khan Academy, Coursera y Udacity, esta cifra sólo alcanza un 10% o 20%.

Adicional a esto, el 70% de sus usuarios duplican sus ingresos 1 año después de estudiar en la plataforma; y el 20% de sus usuarios crean su propia empresa de tecnología o startup, demostrando así que la educación de Platzi impulsa de forma efectiva y significativa las carreras de sus estudiantes.

En cuanto a su modelo de negocios, inicialmente la plataforma vendía los cursos individualmente, pero eventualmente desarrollaron planes de suscripción mensuales y anuales que permiten a los estudiantes acceder a la totalidad de los cursos disponibles para realizar los que deseen según sus objetivos e intereses.

Actualmente, Platzi tiene tres oficinas ubicadas en Bogotá, Ciudad de México y San Francisco. En ellas cuenta con más de 130 trabajadores de 15 nacionalidades, de los cuales el 80% se certificaron realizando cursos en la misma plataforma. En total, la plataforma ofrece más de 600 cursos organizados en 54 carreras que abarcan diversos temas de formación profesional en tecnología. Pero la empresa no solo se ha limitado a crear cursos, sino que mantiene una constante actualización de contenidos gratuitos en plataformas como Youtube, donde suma más de 800 mil suscriptores. Además, todos los jueves realizan una transmisión gratuita en vivo llamada ”Platzi Live” (que es la evolución de “Mejorando la Web”), en la que hablan sobre las últimas noticias del mundo tecnológico, tendencias de la industria y temas de interés para emprendedores digitales.

Por su parte, Freddy se desempeña como CEO y Cristian como presidente de la compañía. Ambos, además de ser profesores de varios de los cursos de la plataforma, día a día siguen trabajando con determinación para convertir a Platzi en la mejor plataforma de aprendizaje online a nivel global. Uno de los objetivos a corto plazo de estos emprendedores es formar a más de 1 millón de los nuevos programadores, expertos en negocios o marketing de cada país de Latinoamérica, contribuyendo así a lograr que países como Colombia y Guatemala no sólo enfoquen su economía en la exportación de materias primas, sino que cambien su modelo a la exportación de servicios tecnológicos.

Así concluimos la inspiradora historia de John Freddy Vega y Christian Van Der Henst, dos jóvenes apasionados por la tecnología que, luego de recorrer muchos países enseñando y aportando conocimientos, aprendieron de sus errores y lograron materializar sus sueños en una de las plataformas de educación virtual más exitosas del mundo. En las propias palabras de Freddy Vega:

“Parte de nuestros valores es el nunca parar de aprender, y eso se volverá obligatorio para todos los profesionales en el presente en el que vivimos. Absolutamente todo lo que hacemos está dominado por el software o la tecnología, y si no estamos aprendiendo constantemente, simplemente vamos a ser reemplazados por los que sí.”

Más casos de éxito empresarial:

Contenido Relacionado:

Este articulo tiene 0 comentarios

¿Qué opinas de este tema? Deja tus comentarios y aportes...

Articulo Siguiente Articulo Siguiente
Articulo Anterior Articulo Anterior