La historia de Jack Ma, fundador de Alibaba

10 de mayo de 2020

La historia de Jack Ma, fundador de Alibaba

Foto del Autor
La historia de Jack Ma, fundador de Alibaba

Cómo se convirtió Jack Ma en la persona más rica de China

A la edad de 30 años, trabajaba como profesor de inglés por solo $12 dólares al mes en una universidad de su ciudad natal. 20 años más tarde, se había convertido en la persona más rica de China y en uno de los empresarios más exitosos del mundo, tras liderar una revolución digital sin precedentes en su país… ¿Cómo lo logró?

El protagonista de esta historia es Ma Yun, mejor conocido a nivel internacional como Jack Ma, quien nació el 10 de septiembre de 1964 en una familia humilde en la región de Hangzhou, capital de la provincia de Zhejiang en China.

Ma Yun fue criado sin comodidades ni lujos, bajo las estrictas reglas marxistas del régimen comunista chino. Creció junto con su hermano mayor y su hermana menor.

En aquella época, Hangzhou era una ciudad que se encontraba sumamente alejada y asolada, prácticamente aislada del mundo, por lo que las oportunidades de progreso en el lugar eran muy limitadas. Sin embargo, todo cambiaría en el año de 1972, cuando Richard Nixon, el entonces presidente de los Estados Unidos, estuvo de visita en la ciudad. Después de aquella visita oficial, el turismo en la región se incrementó considerablemente, permitiendo a muchos de sus habitantes mejorar económicamente gracias al dinero que dejaban los visitantes.

En la escuela, Ma nunca fue un estudiante sobresaliente y constantemente se involucraba en peleas con sus compañeros. Matemáticas siempre fue la asignatura que más problemas le dio; incluso, él mismo ha reconocido en varias entrevistas que los números no son lo suyo. Sin embargo, el chico si destacaba por ser extremadamente curioso, lo que le llevaría a despertar el interés por aprender inglés al ver la creciente llegada de turistas angloparlantes a su ciudad.

Con 12 años de edad, todas las mañanas, durante más de ocho años, condujo su bicicleta por aproximadamente 60 minutos desde su casa hasta el Hotel Internacional de Hangzhou, donde hacía voluntariado como guía turístico con los visitantes para practicar el inglés.

Fue justamente en su labor como guía que recibió el apodo de ”Jack” por parte de un turista, siendo este un nombre más fácil de pronunciar por los extranjeros que su nombre real.

La historia de Jack Ma

Durante su juventud, como muchas personas del común, tuvo problemas para entrar a la universidad. En las instituciones de educación superior en China, los exámenes tenían un gran nivel de exigencia académica y se realizaban solo una vez al año. Ma se postuló en el Hangzhou Teacher's Institute, en la actualidad conocido como Hangzhou Normal University. Presentó el examen tres veces y no lo pasó; sin embargo, él no estaba dispuesto a rendirse, así que decidió intentarlo una vez más y, finalmente, logró ingresar para cursar el programa de Licenciatura en Letras de Inglés.

Durante su estadía académica, conoció a Zhang Ying, quien se convertiría en su esposa de toda la vida y con quien tendría dos hijos. Ambos se graduaron en 1988.

Luego de obtener su título, Ma trató de encontrar trabajo en diversos lugares, pero en todos y cada uno de ellos lo rechazaron.

“Me postulé a trabajos treinta veces… y fui rechazado. Fui a postularme a la policía y dijeron: ‘No, no eres bueno’. Incluso fui a KFC cuando llegó a mi ciudad; 24 personas se postularon para el trabajo y 23 fueron aceptadas; yo fui el único al que rechazaron.” –Comentó Jack Ma en una entrevista en el Foro Económico Mundial del año 2015.

Eventualmente, consiguió trabajo junto con su esposa como profesores de la Universidad Hangzhou Dianzi. Pese a que se trataba de un trabajo estable, consideraban que ganaban muy poco, pues su salario era de sólo $12 dólares al mes.

La primera empresa china de Internet

En 1994, fundó “Hangzhou Haibo Translation Agency”, un pequeño negocio en donde se dedicaba a realizar traducciones del mandarín al inglés. Un año más tarde, uno de sus clientes, que era el dueño de una empresa internacional, le solicitó a Ma que lo acompañara como traductor a un viaje de negocios a Estados Unidos, y él accedió sin tan siquiera imaginarse que ese viaje cambiaría por completo su vida…

Al llegar allí, quedó impresionado por todo el desarrollo industrial y tecnológico del país norteamericano, que contrastaba drásticamente con las limitaciones de la región en que creció. Pero, sin duda, lo que más le sorprendió fue interactuar por primera vez con el Internet.

Un amigo suyo que vivía en Seattle lo sentó y le dijo: “Jack, esto es Internet. Lo que sea, lo puedes encontrar a través de Internet”. Lleno de curiosidad, escribió la palabra “cerveza” y realizó una búsqueda para verificar que lo que su amigo le había dicho era cierto. Al obtener los resultados, quedó fascinado con la tecnología, pero a la vez intrigado porque se pudo dar cuenta que en las búsquedas no aparecía ninguna empresa china. Siguió indagando y se percató de que apenas había información sobre su país, fue entonces cuando vio la oportunidad de desarrollar un portal para que las empresas chinas pudieran darse a conocer en el mercado internacional.

Al regresar de su viaje, Ma consiguió con sus amigos un préstamo por $2.000 dólares y creó la primera compañía china de Internet: ”China Pages”, una clase de páginas amarillas online que presentaba información en inglés de las empresas del país.

Jack Ma crea China Pages

Con el sitio en línea, comenzó a contactar empresas para proponerles que se anunciaran en él; sin embargo, la labor fue más complicada de lo que pensaba, pues aún las empresas del país se mostraban muy escépticas con respecto al Internet. Decidió entonces que buscaría apoyo del gobierno para avanzar en su objetivo, así que viajó hasta Beijing con la esperanza de asociarse con el cuerpo de gobierno responsable del control de información en el país.

Corría el año de 1995 y solo habían transcurrido dos años desde la llegada de la conectividad IP a China. Además, los medios de comunicación en el país estaban estrictamente controlados por el gobierno, por lo que era todo un reto para Jack lograr apoyo para su proyecto.

Tras varias reuniones con diferentes entidades del gobierno en las que trató de mostrar el potencial que Internet tenía para el comercio chino, solo consiguió estrellarse con la enorme burocracia que imperaba en el país. Dichas entidades tenían muy poco interés en asociarse con un desconocido profesor de inglés, así que, una vez más, Ma experimentó en carne propia la rudeza del rechazo.

Pese a todo, China Pages pudo lograr un éxito significativo, lo que atrajo la atención de Hangzhou Telecom, una empresa gubernamental que había empezado a ofrecer un servicio similar al diseñado por Jack. Temeroso por tener que competir con una organización respaldada por el gobierno, llegó a la conclusión de que la única forma de sobrevivir era aliándose con Hangzhou Telecom. Ambas compañías se unieron para crear una empresa conjunta, pero las cosas no funcionaron y Ma terminó abandonando el proyecto poco tiempo después al percatarse que sus opiniones no tenían peso en las decisiones que se tomaban.

Para 1998, la fiebre de Internet se tomaba Wall Street. Cada día nuevas compañías online salían a cotizar al público, generando miles de nuevos millonarios. Las empresas “.com” se convirtieron en las favoritas del mercado. Mientras tanto, en Beijing-China Jack Ma se encontraba trabajando en la división de e-commerce del ministerio de gobierno apoyando a pequeños negocios para que se conectaran a Internet y decidió que era el momento de intentarlo de nuevo…

El origen de Alibaba

En 1999, ya con la experiencia adquirida con China Pages y en su trabajo con el gobierno, Ma reunió en su departamento en Hangzhou a un grupo de 17 amigos y los convenció para invertir capital y tiempo en su propuesta empresarial y su visión de mercado online, que llamó ”Alibaba” por el personaje de “Alibaba y los 40 ladrones”; afirmando que las personas creían que este era un ladrón, pero que en realidad él no veía el personaje de esa forma, sino como alguien que ayudaba a las personas de su aldea.

"Yo no sabía nada de tecnología ni de management, pero no tienes que saber, sino encontrar gente más inteligente que tú. Al contratar, busco personas más inteligentes que yo; quienes cinco años más tarde podrían ser mi jefe. Me gustan las personas positivas y que nunca se dan por vencidas. Luego, mi trabajo es asegurarme que trabajen en equipo." –Comentó el empresario.

Su idea era construir un marketplace que conectara a las medianas y pequeñas empresas chinas involucradas en el comercio global, es decir, aquellos fabricantes, sociedades mercantiles y mayoristas que ya eran parte de la cadena global de suministros; para que pudieran vender a clientes de todo el mundo a través de Internet. Según sus propias palabras, Alibaba sería el “ábrete sésamo” de las pequeñas empresas a los mercados globales.

Jack Ma, fundador de Alibaba

Con una idea clara, una gran visión y mucha determinación, Jack y su equipo comenzaron a trabajar día y noche en el desarrollo del proyecto. Pasaron 7 meses aislados del mundo, encerrados en el departamento enfocados totalmente en su objetivo para que la plataforma estuviese lista cuanto antes.

En octubre de 1999, Alibaba finalmente salió de su guarida y fue presentada de manera oficial en una conferencia de prensa en Hong Kong, en la que Ma también anunció una ronda de inversión en la empresa por $5 millones de dólares, dirigida por Goldman Sachs. La noticia empezó a difundirse por todas partes, poniendo a Jack y Alibaba en el centro de atención de los medios. En enero del año 2000, Alibaba recibió una inversión adicional de $20 millones de dólares por parte de SoftBank, una corporación de telecomunicaciones e Internet japonesa.

Gracias a estas inversiones y a la difusión mediática, la plataforma comenzó a crecer, atrayendo masivamente tanto a exportadores chinos como a compradores mayoristas de todo el mundo, que ahora podían encontrar fácilmente proveedores del país asiático. Sin embargo, Alibaba en sus inicios no producía ganancia alguna, pues el objetivo de su fundador era expandirse y posicionarse a nivel internacional rápidamente, así que no dudó en sacrificar la rentabilidad en el corto plazo para lograrlo.

Para marzo del 2000, el equipo de Alibaba se incrementó significativamente, obligando a la compañía a dejar el departamento en que inició sus operaciones para mudarse a unas oficinas mucho más grandes.

La crisis de Internet golpea a Alibaba

Pese al crecimiento constante de la compañía, los sueños de Jack Ma se verían afectados radicalmente debido a lo que sucedía en occidente. Mientras en China comenzaba a sentirse el furor que desataba el potencial de Internet y Alibaba concentraba sus esfuerzos en expandirse a nivel internacional, en Europa y Norteamérica estallaba la llamada “burbuja de las .com”. Tras la caída estrepitosa del índice bursátil Nasdaq, miles de empresas de Internet quebraron y millones de inversionistas quedaron arruinados, generando desconfianza en los mercados frente a la industria digital. Sin embargo, Ma sería lo suficientemente persistente como para mantenerse en pie durante los momentos más complicados de la crisis.

Con el objetivo de organizar un poco la gestión internacional de la empresa, Jack decidió mover el centro de operaciones en inglés de Alibaba a Silicon Valley. Esta decisión favoreció la imagen de la compañía ante el mundo, pero terminó profundizando los problemas operativos y de gestión que ya enfrentaban. En cuestión de meses la decisión fue revocada, ocasionando una serie de despidos masivos en las oficinas estadounidenses. Esto supuso un fuerte golpe emocional para Jack, quien se sentía culpable por lo sucedido y comenzaba a mostrarse falto de confianza frente a sus colegas.

Para el año 2001, la crisis de Internet se agudizaba en el mundo y Alibaba no escapaba de ella. La compañía seguía sin generar beneficios y la prensa caía sobre ella prediciendo su desaparición, preocupando así a los inversores y directivos. Para ahorrar dinero, tuvieron que despedir casi a todo el equipo internacional, eliminar presupuesto en publicidad y volver a funcionar completamente en China. Aun así, la situación financiera de la empresa seguía siendo insostenible.

La prioridad para la compañía en ese momento era lograr estabilidad y poder sobrevivir, así que pusieron en marcha un plan operativo para organizar el funcionamiento de la empresa. Este plan permitió fortalecer la cultura empresarial y optimizar los procesos, sentando sólidas bases para soportar el crecimiento acelerado que enfrentaban. Ahora el siguiente reto era lograr ser rentables, por lo que comenzaron a evaluar fuentes de ingresos para la plataforma.

Luego de analizar datos y cifras y de conversar con usuarios registrados, se dieron cuenta de que los empresarios podrían estar interesados en pagar por aparecer en los primeros lugares de las listas de resultados en Alibaba; entonces, lanzaron un servicio pago que permitía a los exportadores tener una presencia premium en el sitio. Este nuevo servicio tuvo gran acogida entre los usuarios, pero los ingresos que generaba seguían siendo insuficientes para cubrir los gastos de la empresa.

Sin más opción, redujeron el presupuesto de marketing a cero e hicieron recortes en los salarios de los ejecutivos de alto nivel para que la compañía soportara la crisis que atravesaba.

Las estrictas medidas tomadas surtieron efecto y, para finales del año 2002, Jack Ma reunía a su equipo para darles la buena noticia: por primera vez en su historia, Alibaba había conseguido ser rentable. Ese año, la compañía obtuvo beneficios por más de $60 mil dólares, demostrando que no solo estaba sobreviviendo a la burbuja de Internet, sino que además comenzaba a consolidarse en la industria.

La empresa se veía más fuerte que nunca y parecía al fin tener una ruta clara de crecimiento, pero la vida pondría a prueba una vez más la tenacidad de Ma y su equipo…

A comienzos del 2003, se conoció la noticia de que un brote de SARS, ocasionado por un tipo de coronavirus, había estallado semanas atrás en el sur de China y estaba propagándose rápidamente por el país. Uno de los trabajadores de Alibaba contrajo el virus, obligando a que el equipo entero entrara en cuarentena. Fueron forzados a cerrar su base de operaciones y tuvieron que hacer grandes esfuerzos para adaptarse a la situación y mantener la plataforma funcionando. 400 empleados llevaron sus computadores a casa y operaron de manera virtual. El equipo aceptó el desafío y se mantuvo optimista ante esta situación.

La historia de Alibaba y Jack Ma

Cuando la cuarentena terminó para parte del equipo, Jack se comunicó con Porter Erisman, el entonces vicepresidente de Alibaba, para decirle que se preparara porque estaban a punto de enfrentar el mayor reto de la compañía hasta el momento, uno que definiría su destino para siempre.

En Estados Unidos, la industria digital se recuperaba y crecía a un ritmo imparable. Las empresas que habían logrado sobrevivir a la burbuja de Internet se consolidaban como verdaderos imperios, moviendo miles de millones de dólares en transacciones por todo el mundo. Una de estas empresas era eBay, que ya se posicionaba como la compañía de Internet más valiosa del mundo, con presencia en más de 150 países… incluyendo China.

La guerra de eBay vs Taobao

Era esa presencia en China lo que preocupaba a Jack. Tres años antes, eBay había comprado gran parte de Eachnet, un clon chino de eBay, por lo que indirectamente ya tenía parte del mercado de China en su poder, y sería solo cuestión de tiempo para que la plataforma entrará a competir directamente con Alibaba, poniendo en riesgo su negocio.

Para evitar esto, se reunió en secreto con parte de su equipo en el departamento donde nació la empresa para diseñar la estrategia con la que enfrentarían la guerra contra eBay.

"eBay es un tiburón en el océano; nosotros somos un cocodrilo en el Río Yangtze. Si peleamos en el océano, perderemos; pero, si peleamos en el río, ganaremos." –Eran las palabras con las que Jack Ma preparaba a su equipo para la batalla.

Mientras el resto del staff seguía en cuarentena, este pequeño equipo secreto trabajó incansablemente en un nuevo proyecto durante varios meses. Finalmente, en mayo del 2003 fue lanzada su creación: “Taobao”, que significa “búsqueda del tesoro”, una plataforma C2C con la que la compañía buscaría ganarle terreno a eBay antes de su llegada.

Al mes siguiente, los miedos de Jack se hicieron realidad: eBay anunció la compra del resto de Eachnet y la inversión de $150 millones de dólares en el negocio.

Con eBay dispuesto a dominar el mercado chino, Alibaba comenzó a mover sus fichas. Organizó un evento para hacer la presentación oficial de Taobao frente a los medios y anunció que la plataforma sería gratis para todos los usuarios por tres años. Pero eso no era todo; la compañía también presentó al público Alipay, una nueva plataforma de pagos que permitía realizar transacciones desde una cuenta virtual y que mantenía el dinero en la cuenta del cliente hasta que éste recibiera su pedido.

La estrategia de Jack se centraba en 2 puntos clave: en primer lugar, el sitio fue construido enfocándose totalmente en el consumidor chino, pues hasta ese momento las plataformas similares que operaban en el país no eran más que copias del modelo americano; y, en segundo lugar, ofrecer el servicio gratuitamente era algo que eBay no contemplaba, porque su modelo de negocios se basaba justamente en cobrarle a los usuarios.

Por su parte, eBay buscaría integrar Eachnet, que ya contaba con más de 10 millones de usuarios, con su plataforma global, manteniendo solo algunas características que eran muy populares entre usuarios chinos.

Con las fichas jugadas, inició la guerra entre estos dos ambiciosos rivales…

Las semanas transcurrieron y Taobao comenzó a hacerse muy popular entre los jóvenes chinos gracias al enfoque y las características del sitio; mientras que eBay, con sus recursos casi que ilimitados, desplegaba costosas campañas publicitarias para mostrarse dominante ante el mercado. Los medios percibían esta guerra como una batalla entre David y Goliat.

Entender el mercado local fue sin duda el gran determinante en esta batalla. Las funciones que Taobao había desarrollado pensando en el consumidor chino lograron que la plataforma creciera mucho más rápido que su rival. Además, fue cuestión de tiempo para que los usuarios chinos de eBay comenzaran a abandonar la plataforma y migraran a Taobao.

Para el año 2005, la batalla se había intensificado. eBay decidió duplicar sus esfuerzos, anunciando una inversión adicional de $100 millones de dólares y declarando que estaban camino a convertirse en los ganadores indiscutidos en China; pero en Estados Unidos los inversionistas se mostraban preocupados por las dificultades que la empresa enfrentaba en el mercado del país asiático.

Los días pasaban y los resultados de eBay en China empeoraban, por lo que Meg Whitman, quien ejercía como CEO de la compañía, decidió reunirse con Jack Ma para discutir una posible asociación que pudiera conducir a un “cese al fuego”.

Al no sentirse alineado con la visión de Whitman, quien se mostraba más preocupada por complacer a Wall Street que por contribuir al desarrollo del comercio electrónico en China, el CEO de Alibaba rechazó la propuesta de asociación, haciendo que la batalla alcanzara su punto máximo de tensión.

Mientras eBay se preparaba para dar su siguiente golpe, Alibaba sacó un “as bajo la manga” que sorprendió a su rival y al mundo entero…

La compañía China recibió una inversión de $1.000 millones de dólares de Yahoo! a cambio del 40% de sus acciones. Además, con este trato Alibaba se haría cargo de las operaciones de Yahoo! China para competir directamente con Google y Baidu. Este fue uno de los más grandes negocios en la historia de Internet y desató un frenesí en los medios, pero también representó problemas a nivel organizacional y político para Jack Ma y Alibaba.

Con Yahoo! como principal accionista y una fuerte inversión en su cartera, Alibaba estaba lista para derrotar definitivamente a su rival norteamericano.

En el año 2006, los números de Taobao superaron por primera vez a los de eBay, pero la guerra no terminó ahí. Alibaba tenía planeado un último ataque. Con los ojos de Wall Street y de los medios encima, la compañía anunció que Taobao sería gratis por tres años más, e invito a eBay a hacer lo mismo.

El golpe fue devastador.

Tras el anuncio, las acciones de eBay cayeron un 5% y la noticia hacía eco tanto en China como en Estados Unidos.

Durante el año siguiente, Taobao continuó ganando mercado a eBay, quien finalmente cedió eliminando sus honorarios para atraer nuevos usuarios, pero la decisión llegó un poco tarde.

Para finales del 2006, eBay anunció el cierre de su sitio web en China, dejando como líder absoluto del mercado a Taobao y poniendo fin a una guerra que se había librado por años.

La guerra de Ebay vs Taobao
Fuente: "Why Amazon and eBay Lost in China" www.marketplacepulse.com

Alibaba sale a bolsa en Hong Kong

Ya sin la presión de eBay encima, Jack y su equipo estaban listos para dar un gran paso en su carrera empresarial: la oferta pública de Alibaba.

A finales del año 2007, la compañía hizo su debut en la bolsa de Hong Kong, logrando casi que triplicar el valor de sus acciones en su primer día de cotización. Era un hecho: ese pequeño negocio digital que nació en un departamento en Hangzhou, se había convertido en una de las empresas tecnológicas más importantes del mundo… Pero, la ambición de Ma no cesaría aquí.

A medida que Alibaba crecía, comenzaron a identificar nuevas oportunidades de negocio.

En el año 2008, la compañía lanzó su nueva plataforma: TMall, una especie de centro comercial online cuyo principal propósito es conectar a grandes marcas chinas directamente con sus consumidores.

En 2010, lanzaron AliExpress, una plataforma orientada al mercado internacional en la que, tanto empresas como particulares, pueden comprar y vender casi que toda clase de productos.

En el 2012, los conflictos entre Alibaba y Yahoo! se agudizaron, por lo que Alibaba optó por recomprar gran parte de la participación que Yahoo! había adquirido. Este sería el inicio del fin definitivo de la relación entre ambas compañías.

Ese mismo año, Jack Ma anunció que dejaría su cargo como CEO de Alibaba, pero que permanecería ejerciendo como presidente, centrándose en la visión estratégica de la compañía, el desarrollo del talento para hacer crecer el equipo de liderazgo interno y dirigiendo esfuerzos de responsabilidad social corporativa.

"Tengo 48 años. Ya no soy lo suficientemente joven como para dirigir un negocio de tan rápido crecimiento. Cuando tenía 35 años, era muy enérgico y fresco. No tenía nada de qué preocuparme. La próxima generación de personas de Alibaba está mejor equipada para administrar un ecosistema de Internet como el nuestro.” –Dijo el empresario chino en una entrevista.

Para el año 2013, el grupo empresarial Alibaba ya dominaba alrededor del 80% del comercio electrónico en China y manejaba transacciones por más de $248 mil millones de dólares a través de sus tres principales mercados online, superando a eBay y Amazon en conjunto.

Jack Ma se convierte en la persona más rica de China

Jack Ma se convierte en el empresario más rico de China

En el año 2014, debido a un acuerdo fallido con los reguladores de la bolsa de Hong Kong, Alibaba decidió migrar a Wall Street para realizar una nueva oferta pública de venta. La OPV se realizó en el mes de septiembre de ese mismo año en la bolsa de Nueva York y se convirtió en la OPV más grande de la historia hasta ese momento, logrando una capitalización por $25 mil millones de dólares y convirtiendo a Jack Ma en la persona más rica de China.

Durante los siguientes años, Alibaba Group lanzaría al mercado una amplia gama de servicios, como Alibaba Cloud, una empresa de soluciones en la nube y de inteligencia artificial; Alisports, una plataforma que busca impulsar la industria del deporte en su conjunto; Hema Supermarket, un nuevo concepto de supermercado omnicanal; y Alibaba Entrepreneurs Fund, una organización dedicada a apoyar financiera y estratégicamente proyectos de emprendedores. También, compraría importantes compañías, como Youku, la mayor plataforma de streaming de China; y Lazada, la empresa de comercio electrónico más importante del sur de Asia.

En septiembre del 2019, Ma cumplió sus 55 años y renunció a la presidencia de Alibaba, según él, “para dar paso a otras mentes más jóvenes”; sin embargo, mantiene una participación en el grupo administrativo de la compañía, sin estar vinculado directamente con las decisiones de la junta directiva. El fin de una era y el comienzo de una nueva, había llegado. El encargado de reemplazarlo fue Daniel Zhang, quien hasta entonces ejercía como director ejecutivo de la empresa.

Actualmente, Alibaba se consolida como uno de los grupos empresariales más grandes del mundo, con inversiones en sectores como cloud computing, inteligencia artificial, streaming, domicilios, redes sociales, finanzas, marketing, deportes, supermercados y, por supuesto, comercio electrónico. Sus servicios compiten directamente con empresas como eBay, Amazon, Google, Facebook, Youtube y Visa, entre muchas otras. La compañía tiene un valor en el mercado de más de $480 mil millones de dólares y genera ingresos por más de $51 mil millones de dólares al año.

Jack Ma, por su parte, sigue ostentando el reconocimiento de ser la persona más rica de China, con una fortuna personal de más de $39 mil millones de dólares según la Revista Forbes. También, es considerado como una de las personas más innovadoras y poderosas del mundo según diversas publicaciones. Ya sin la carga de dirigir una compañía multimillonaria, se ha enfocado en labores filantrópicas a través de sus fundaciones, apoyando causas relacionadas con el medio ambiente, el empoderamiento de las mujeres, la educación rural, mejoramiento de la salud y el desarrollo económico y social.

Así concluimos la inspiradora historia de Ma Yun (o Jack Ma), un exitoso empresario que no se rindió ante los múltiples obstáculos que enfrentó a lo largo de su vida; y que, con visión, estrategia y determinación, se encargó de liderar el proceso de desarrollo del comercio electrónico en China, construyendo una de las empresas más poderosas del mundo y convirtiéndose en multimillonario en el proceso. En sus propias palabras:

“Un emprendedor debe tener habilidades que le permitan aguantar los golpes del destino y superar los inevitables fracasos… ¿Qué significa el fracaso realmente? No hay mayor fracaso que dejar de luchar por algo que quieres alcanzar.”

Fuentes:

Más casos de éxito empresarial:

Este articulo tiene 0 comentarios

¿Qué opinas de este tema? Deja tus comentarios y aportes...

Articulo Siguiente Articulo Siguiente
Articulo Anterior Articulo Anterior