50 Consejos de vida que me dejó mi abuelo antes de morir

13 de septiembre de 2020

50 Consejos de vida que me dejó mi abuelo antes de morir

Foto del Autor
Consejos de vida que me dejó mi abuelo antes de morir

De los recuerdos más bellos que tengo de mi infancia, es el de ver la sonrisa de mi abuelo. Era una persona muy sabia y siempre se le veía feliz, incluso en los momentos más difíciles de su vida.

Recuerdo que vivía en una modesta casa cerca de un lago a las afueras de la ciudad y que yo disfrutaba mucho cada vez que íbamos a visitarlo.

Me encantaba sentarme a su lado para que me contara las historias de su vida. Fue una persona muy aventurera y conoció lugares increíbles en su juventud.

En una tarde con él aprendía mucho más que en todo un año en el colegio.

Era muy feliz compartiendo aquellas tardes con mi abuelo; sin embargo, recuerdo que también me causaba mucha curiosidad ver que mis padres y mis tíos discutían bastante cada vez que íbamos a visitarlo. Hablaban de herencias y terrenos, y siempre terminaban enojados.

Mis primos, por su parte, se encerraban en la casa del abuelo a jugar videojuegos y a esperar la hora de volver a sus casas. No entendía cómo preferían estar pegados a una pantalla, pudiendo disfrutar del paisaje adornado por el lago, los árboles y animales saltando de un lado para otro.

Un día de otoño, mientras estaba sentado junto a mi abuelo mirando las hojas de los árboles caer en el lago, él se dirigió a mí y me dijo:

- “¿Sabes por qué tu padre y tus tíos discuten tanto?”

- “No.” Respondí. “Supongo que tienen muchos problemas.” Agregué.

- “Ellos discuten porque saben que pronto ya no estaré más aquí, entonces quieren repartirse los bienes materiales que logré conseguir a lo largo de mi vida.” Dijo mi abuelo. “Ellos creen que la felicidad está en el dinero, pero más adelante entenderán que desperdiciaron tiempo valioso discutiendo por cosas intrascendentes.” Añadió.

Hizo una pausa, suspiró y se dirigió a mí nuevamente:

- “Tus padres y tus tíos se quedarán con las cosas materiales que he acumulado, pero a ti quiero dejarte mi mayor tesoro.”

Me pidió que buscara un lápiz y una libreta. Rápidamente los conseguí y retomé mi lugar a su lado. Entonces mi abuelo comenzó a hablar.

- “Cuando ya no esté aquí, quiero que seas tú quien se quede con mi mayor riqueza y te encargues de compartirla con las personas que te rodean. Si hay algo que apreció en esta vida, es todos los momentos que he vivido y todas las cosas que he aprendido; por eso quiero dejarte los 50 consejos más valiosos que esta vida me ha entregado. ¡Toma nota!”

50 Consejos de un hombre de 80 años

50 Consejos de un hombre de 80 años
  1. Perdona rápido. La vida es muy corta como para vivirla llena de rencores.

  2. Haz lo que amas, sin importar que para los demás sea una pérdida de tiempo.

  3. Cuando alguien te hable, míralo a los ojos y préstale atención. Todos queremos ser escuchados.

  4. Siempre acepta una mano extendida y extiende la tuya cuando puedas ayudar a otros.

  5. La primera persona que debe confiar en ti y en tus sueños, eres tú mismo. Recuérdalo siempre.

  6. Haz un hábito el hacer cosas buenas por las personas, aunque éstas no se enteren jamás.

  7. Cuando alguien tenga un mal día, quédate en silencio, siéntate cerca y suavemente hazles sentir que estás allí.

  8. Nunca prives a alguien de tener esperanza; puede que sea lo único que tengan.

  9. Dale una segunda oportunidad a la gente, pero no una tercera.

  10. Jamás traiciones la confianza de aquellos que te contaron sus más profundos secretos.

  11. No quemes caminos. Te sorprenderá la cantidad de veces que tendrás que cruzar el mismo río de lágrimas.

  12. El talento te abre muchas puertas, pero ser agradecido te las mantiene abiertas. Sé agradecido siempre.

  13. Jamás desperdicies la oportunidad de decirle a alguien que lo amas. Nunca sabes cuándo va ser la última vez que puedas decírselo.

  14. Sé paciente con tus padres. Ya los entenderás cuando a ti te toque cuidar a tus propios hijos.

  15. Empieza cada día escuchado tu música favorita. La vida sin música es aburrida.

  16. Muestra respeto por quienes trabajan duro día a día por mantener a sus familias, incluso si su manera de hacerlo es la más rara de todas.

  17. Deja que te aconsejen, pero nunca permitas que decidan por ti.

  18. Jamás pongas en riesgo tu salud o tu integridad por dinero. Con el tiempo entenderás que una conciencia limpia es la mejor almohada para dormir con tranquilidad en las noches.

  19. Hazle halagos a la comida cuando seas el invitado en la casa de alguien.

  20. Viaja siempre que puedas. Viajar alimenta tu espíritu y expande tu mente.

  21. Que no te importe el qué dirán. Tú sé feliz y que los demás piensen lo que quieran.

  22. Cuida tu salud. Come saludable, duerme bien y haz ejercicio. Si no sacas tiempo ahora para cuidar tu salud, tendrás que sacarlo para recuperarte de la enfermedad.

  23. Elige sabiamente los libros que lees, las personas con las que pasas más tiempo y las conversaciones que tienes. Eres el resultado de aquello con lo que alimentas tu mente.

  24. Deshazte de todo lo que no necesitas. Deja de acumular cosas que sólo te roban tiempo, espacio y energía.

  25. Aprende a decir “NO” sin sentirte culpable o creer que lastimas a alguien. Querer agradar a todos es un desgaste enorme.

  26. Agradece cada mañana por el día que tienes adelante y agradece cada noche por el día que has vivido.

  27. No esperes a que tus amigos o familiares estén enfermos para ir a visitarlos. Pasar tiempo con las personas que amas es revitalizante para ti y para los demás.

  28. Regala flores a los vivos. Los muertos no pueden disfrutar de su olor y su belleza.

  29. Llora sin pena. Todos pasamos por momentos difíciles en los que necesitamos desahogarnos para poder seguir adelante.

  30. Pasa tiempo contigo. No temas escucharte, amarte y descubrir todo lo que hay dentro de ti.

  31. Disfruta del camino. Quien se obsesiona con la cima, se pierde de toda la montaña.

  32. No sientas vergüenza de reconocer que no puedes hacer algo solo. Los grandes logros de la humanidad han sido el resultado de enormes esfuerzos compartidos.

  33. Respeta las decisiones de los demás. Cada quien es feliz a su manera.

  34. Nunca dejes de aprender. Siempre es un buen momento para aprender algo nuevo.

  35. Haz siempre tu mejor esfuerzo. Puede que no siempre ganes, pero siempre te sentirás orgulloso de ti mismo.

  36. Ama, cuida y respeta a los animales. No se puede ser buena persona si no se tiene respeto por otras formas de vida.

  37. Sonríe. Sonríe mucho. Sonríe, aunque no tengas motivos. La vida siempre es mejor afrontarla con una gran sonrisa en el rostro.

  38. Sé selectivo en tus batallas. A veces es mejor tener paz, que tener la razón.

  39. Cásate sólo por amor. La vida no es una lista de mercado como para andar obsesionándote con cumplir las expectativas de los demás.

  40. Valora a las personas que comparten su tiempo contigo. Te están dando algo que jamás van a recuperar.

  41. Cuidado con las palabras que uses cuando estés de mal humor, porque vas a tener muchas oportunidades de cambiar tu humor, pero nunca vas a poder cambiar lo que dijiste.

  42. No juzgues a las personas por cómo se ven o por cómo visten. Si te dejas llevar por las apariencias, te perderás de conocer lo más bello que hay en cada persona.

  43. El ego puede llevarte muy lejos, pero te dejará allá solito. Mantente humilde siempre.

  44. No todos los caminos que elijas serán buenos, pero algunos serán necesarios para que crezcas.

  45. Sé audaz y valiente. Cuando mires hacia atrás en la vida, te arrepentirás más de las cosas que no hiciste, que de las que hiciste.

  46. No persigas el amor, el dinero o el éxito. Conviértete en la mejor versión de ti mismo y todas esas cosas te perseguirán a ti.

  47. El mundo necesita gente buena. Sé una de ellas.

  48. Sueña como si fueras eterno y vive como si fuese tu último día.

  49. Nunca dejes de luchar por las causas que hacen latir más fuerte tu corazón.

  50. No esperes que la vida sea justa, porque no lo es. Disfruta de los buenos momentos y aprende de los momentos difíciles.

Cuando terminó de hablar, le di un fuerte abrazo y nos quedamos en silencio contemplando el paisaje sin saber que ese sería el último día que compartiríamos juntos.

Mi abuelo murió una semana después de aquella tarde, pero él vive en mí cada vez que recuerdo su cálida sonrisa y sus sabios consejos.

Gracias abuelo por enseñarme en tan pocas palabras lo que a ti te costó toda una vida aprender.

*Inspirado en el texto "50 consejos de un hombre de 80 años".

Más vídeos para emprendedores:

Contenido Relacionado:

Este articulo tiene 0 comentarios

¿Qué opinas de este tema? Deja tus comentarios y aportes...

Articulo Siguiente Articulo Siguiente
Articulo Anterior Articulo Anterior