La historia de Mark Zuckerberg, fundador de Facebook

12 de octubre de 2020

La historia de Mark Zuckerberg, fundador de Facebook

Foto del Autor
La historia de Mark Zuckerberg, fundador de Facebook

Cómo se convirtió Mark Zuckerberg en uno de los más ricos del mundo

A los 12 años aprendió a programar de forma autodidacta y creó un sistema básico de mensajería instantánea.  A los 19 años desarrolló una aplicación que se hizo viral en su universidad. A los 20 años creó una plataforma social con la misión de facilitar las conexiones entre personas. A los 23 años se había convertido en multimillonario y su empresa estaba liderando una revolución digital sin precedentes… ¿Cómo lo logró?

El protagonista de esta historia es Mark Elliot Zuckerberg, un emprendedor digital estadounidense que nació el 14 de mayo de 1984 en White Plains, New York.

Su padre, Edward Zuckerberg, ejercía como dentista; y su madre, Karen Kempner, como psiquiatra.

Desde muy joven, Mark demostró una increíble disciplina e inteligencia. Era el mejor de la clase en su escuela y constantemente era galardonado con premios en diferentes materias, como matemáticas y física. Pero, sin duda, su mayor pasión eran las computadoras.

A la edad de 12 años logró crear con el sistema de un Atari Basic un sencillo programa de mensajería instantánea al que llamó “Zucknet”, en honor al apellido familiar.

El programa tuvo tan buena acogida en la familia, que su padre decidió emplearlo en su consultorio, pues resultaba más fácil el uso de Zucknet en la recepción que llamar a los dentistas con alaridos y gritos. Asimismo, su madre y sus hermanos lo utilizaron dentro de su hogar para comunicarse desde diferentes sitios.

En vista del talento que mostró el pequeño, sus padres decidieron contratar un tutor para que le diera clases una vez a la semana sobre computadoras. Más tarde, su tutor confesaría en entrevistas que se le hizo bastante complicado estar al nivel de un niño prodigio que incrementaba sus conocimientos a una velocidad exponencial, razón por la que Mark comenzó a tomar cursos extracurriculares en el cercano Mercy College.

Gracias a esta habilidad de aprendizaje rápido, durante su adolescencia logró dominar idiomas como el francés, hebreo, latín y griego antiguo.

La historia de Mark Zuckerberg

Los orígenes de Facebook

Mientras se encontraba en la preparatoria Phillips Exeter Academy, en New Hampshire, se dedicaba a la creación de programas por hobby. Allí creó un software de reproducción multimedia llamado “Synapse Media Player”. Esto atrajo la atención de varias compañías como Microsoft y AOL, las cuales estaban interesadas en adquirir el programa. Le hicieron una oferta de $950 mil dólares y un contrato de 3 años para que trabajara para ellos. Sin embargo, el adolescente, la rechazó y liberó el código del programa, porque tenía puestos sus ojos en otro objetivo: ingresar a la prestigiosa Universidad de Harvard.

Zuckerberg logró ingresar a dicha universidad en el 2002, y en tan solo dos años se labró la reputación de ser el mejor programador de toda la institución.

En el año 2003, creó dos aplicaciones estrechamente ligadas a la historia de Facebook: “CourseMatch”, que permitía a los estudiantes saber qué materias iban a cursar los demás para así ayudarles a decidir cuáles matricular, y “Facemash”, una aplicación que recopiló datos de todos los estudiantes, con nombres y fotografías, para armar un ranking que determinaba quiénes eran los estudiantes más deseados y apuestos de Harvard. En ella, los usuarios debían elegir entre una pareja de hombres o mujeres quién era más atractivo; según los votos de cada persona, se iba generando el ranking.

Facemash, la aplicación creada por Mark Zuckerberg

Facemash se hizo tan popular entre los estudiantes, que los directivos de Harvard tuvieron que intervenir y cerrar la aplicación, pues además de considerarla inapropiada, determinaron que Zuckerberg debía enfrentar cargos por infracción de la seguridad informática y violación de las políticas de privacidad y de propiedad intelectual, ya que la información recopilada para el funcionamiento de la aplicación pertenecía a las bases de datos de la administración.

El joven tuvo que ofrecer una disculpa pública y eliminar por completo el sitio web.

Como dato curioso, el dominio de Facemash fue eventualmente adquirido y subastado por Rahul Jain luego de que expirará la propiedad de Zuckerberg. A día de hoy, este dominio es considerado por algunos como “una pieza de la historia de Internet”.

Todo el escándalo generado por la travesura de Facemash, despertó el interés de los estudiantes Divya Narendra y los gemelos Winklevoss, quienes, tras enterarse de las hazañas del programador, decidieron contactarlo para invitarlo a ser parte de un proyecto que estaban desarrollando.

La idea de los tres jóvenes consistía en crear un sitio exclusivo para los estudiantes de su universidad, al que llamarían “Harvard Connection”, el cual funcionaría como una plataforma de reconocimiento y citas para la élite de Harvard, permitiéndoles estar al tanto de los asuntos sociales del ambiente universitario.

Zuckerberg aceptó, pero pronto descubrió que sus ideas no iban muy acordes con lo que se quería lograr con Harvard Connection… Él quería crear algo que uniera al mundo, que fuera utilizado por muchas personas y que permitiera la libertad de la información; pero el proyecto solo parecía ser útil en su universidad. Así que, poco tiempo después, se retiró del proyecto para iniciar su propia plataforma social con sus compañeros de dormitorio.

Inicia una revolución: The Facebook

Con este nuevo equipo, se enfocó en crear una web que permitiera a los usuarios crear perfiles personales, subir fotos y comunicarse entre ellos. Este concepto fue inspirado por los anuarios escolares que popularmente se conocían como “The Facebook”, por lo que decidieron nombrar la plataforma así y lanzaron su primera versión desde sus dormitorios del campus en el 2004.

Historia de Facebook

La decisión de que la red no fuera exclusiva de los estudiantes de Harvard resultó ser un completo acierto. The Facebook creció rápidamente y se extendió a otras universidades del noroeste de Estados Unidos, como la Universidad de Yale, Columbia y Standford, llegando a 1 millón de usuarios para el fin de año.

Estos resultados llamaron la atención de reconocidos inversionistas y empresarios, entre ellos Peter Thiel, el cofundador de Paypal, quien invirtió $500 mil dólares en el proyecto; y Sean Parker, fundador de Napster, quien se convirtió en socio y, según se dice, aportó la idea de cambiar el nombre “The Facebook” por simplemente “Facebook”.

Con una plataforma creciendo a un ritmo acelerado, en el año 2005 Zuckerberg abandona la universidad y se muda a Palo Alto, California, para manejar su naciente empresa desde un centro de operaciones que establecieron allí.

Guiados por su ambición, deciden ampliar las fronteras de la red social, permitiendo que no sólo usuarios de universidades de Estados Unidos puedan acceder a ella, sino también todo tipo de estudiantes desde la preparatoria y de muchos otros países, decisión que llevaría a Facebook a alcanzar los 6 millones de usuarios activos.

Además, consiguieron que la empresa de capital de riesgo Accel Partners invirtiera la considerable suma de $12.7 millones dólares, lo que representó un gran impulso para la compañía. Luego, empresas como Yahoo! y MTV Networks se mostraron interesadas en publicitarse por la red social y hasta en una posible compra de la plataforma, pero Zuckerberg rechazó todas las ofertas, pues su único objetivo era centrarse en el crecimiento del sitio y el desarrollo de nuevas características, como la posibilidad de etiquetar usuarios en las fotografías.

El 2006 fue un año determinante para Facebook, ya que tendría que enfrentar uno de los obstáculos más grandes de su historia: las demandas por robo de la propiedad intelectual por parte de Narendra y los gemelos Winklevoss, creadores de “Harvard Connection”.

Durante todos los juicios, Zuckerberg sostuvo que la idea de negocio desarrollada por él y la de los demandantes eran muy diferentes, y que eso era demostrable. No obstante, los abogados de los demandantes revelaron mensajes instantáneos incriminatorios entre Zuckerberg y los estudiantes, que demostraban que el programador habría robado intencionalmente la propiedad intelectual, y que Facebook podría estar violando la seguridad de los usuarios.

Tras la presentación de estas pruebas, se llegó a un acuerdo en el cual Facebook debía pagar $65 millones de dólares en reparación a los demandantes. Esta disputa, sin embargo, se prolongaría hasta el 2011, pues los jóvenes de Harvard Connection consideraron que el pago no era suficiente indemnización teniendo en cuenta el crecimiento de Facebook. Pese a la insistencia, no lograron conseguir nada más.

Mientras enfrentaba los líos legales, Mark seguía trabajando en su plataforma. Tenía una visión muy clara de su producto y quería desligar su imagen al diseño de interfaces como la de MySpace, así que la compañía hizo algunos ajustes estéticos, dándole prioridad a la foto de perfil y estableciendo fuentes tipográficas más agradables a la vista. También, se añadió el NewsFeed, con el cual los usuarios pueden ver la información publicada por sus contactos directamente en la página de inicio.

Multimillonario a los 23 años

En el 2007, Microsoft compra el 1.6% de las acciones de Facebook por $240 millones de dólares con una condición: que la empresa se abra a la posibilidad de permitir el anuncio de productos y servicios en su plataforma. Tras esta transacción, Facebook alcanzó una valuación de más de $15 Mil millones de dólares, convirtiendo a su fundador en multimillonario con apenas 23 años, siendo una de las personas más jóvenes de la historia en lograr este hito.

Ese mismo año, se añadieron nuevas funcionalidades al sitio, como Facebook Marketplace y Facebook Application Developer, servicios que permiten a otros desarrolladores la creación de Apps y juegos integrados a la misma plataforma.

En el 2008, Facebook logra desbancar a MySpace como el sitio social más visitado del planeta.

Para este momento, la red de Zuckerberg había dejado de ser un simple sitio para hacer amigos y se había convertido en una poderosa herramienta social cuya influencia trascendería más allá del mundo digital…

Durante las elecciones presidenciales entre Barack Obama y John McCain se crearon más de 1.000 grupos en Facebook con el fin de hacer proselitismo político, con lo cual se pudo apreciar el destacable papel que jugaría la plataforma en ámbitos sociales y políticos.

El 9 de febrero del 2009, cinco años después del nacimiento del sitio, llega la icónica opción del “me gusta” para reaccionar a las publicaciones de los usuarios. De este modo, se establece un nuevo sistema para evaluar el impacto, aceptación, popularidad e influencia de todo tipo de manifestaciones y contenidos en las redes. Este sistema resultó ser tan efectivo, que eventualmente sería implementado en otros sitios como Youtube.

Ese mismo año, el escritor Ben Mezrich publica su libro titulado “Billonarios accidentales”, en el cual narra la vida de Mark Zuckerberg a través de una ficción con muchos diálogos y escenas imaginadas, incluso con personajes que nunca existieron en la vida del emprendedor, razón por la que recibió fuertes críticas por parte de Facebook. De todos modos, el escritor logró venderle la idea al guionista Aaron Sorkin, quien trabajaría en conjunto con el aclamadísimo director de cine David Fincher para desarrollar la película “The Social Network”, la cual obtuvo en el 2011 ocho nominaciones a los Premios de la Academia.

Película de la historia de Facebook

Como era de esperarse, Mark Zuckerberg se opuso a la narrativa de la película, y más tarde en una entrevista para el New Yorker manifestó que muchos de los detalles de la misma eran bastante inexactos.

En el 2010, el joven empresario fue reconocido como “Persona del año” por la revista Time, y como una de las personas más influyentes e innovadoras en el mundo de la tecnología por la revista Vanity Fair, superando a emprendedores como Serguéi Brin y Larry Page, fundadores de Google.

También, la revista Forbes colocó al CEO de Facebook en el puesto número 35 de los empresarios más adinerados del planeta, superando al mítico Steve Jobs, con una fortuna de aproximadamente $6.900 millones de dólares.

Los años siguientes fueron de valiosas adquisiciones y de mejoras en la interfaz de la plataforma.

En el 2011, se incorpora el Timeline, para que los posts se muestren en orden cronológico en el perfil de los usuarios, y se les da mayor prioridad a las imágenes, incorporando la “fotografía de portada”.

Facebook sale a bolsa y expande su imperio

En el 2012, la compañía sale a bolsa y logra el recaudar más de $16 mil millones de dólares, lo que se considera la mayor salida a la bolsa para una empresa web en toda la historia hasta ese momento. Para celebrarlo, Mark se casa con su novia de toda la vida, la doctora Priscilla Chan, compartiendo en su casa de Palo Alto junto a unos cien invitados.

Gracias a esta capitalización, la empresa comienza a ampliar sus dominios. Ese año realizó la que es considerada como una de las adquisiciones estratégicas más importantes de su historia: la compra de Instagram por $1.000 millones de dólares a Kevin Systrom y Mike Krieger.

Zuckerberg también intentó por esta época comprar la compañía Snapchat, tratando de consolidar su poder en la industria de las redes sociales; sin embargo, Snapchat rechazó todas las ofertas de Facebook. Esto generaría un ambiente de competencia mucho más tenso entre ambas empresas, y llevaría a Facebook a incorporar en sus plataformas una funcionalidad llamada “Stories”, apropiándose del mayor atractivo que poseía Snapchat: la posibilidad de publicar contenidos de muy corta duración y que permanecerían disponibles por sólo 24 horas. La medida, como se puede apreciar hoy en día, le dio buenos resultados a los servicios de Zuckerberg, ya que Snapchat ha perdido popularidad y Facebook e Instagram se han vuelto más poderosos aún.

Pero las adquisiciones no terminaron ahí. El 19 de febrero del 2014, tras muchas reuniones y ofertas, Zuckerberg logra convencer a Jan Koum y a Brian Acton de venderles la aplicación WhatsApp, la cual estaba mostrando un potencial gigantesco. La venta fue concretada por la exorbitante cifra de $19 mil millones de dólares.

Más tarde, Facebook compra de Oculus VR, una compañía de realidad virtual que estaba desarrollando tecnologías muy prometedoras, evidenciando que la compañía no quería limitarse solo a las redes sociales, sino que sus planes contemplaban explorar oportunidades en otras áreas de la industria digital.

En los siguientes años, la compañía siguió incorporando funcionalidades en sus plataformas, como Facebook Business Manager, Facebook Live, Facebook Watch, Instagram TV y Facebook Shops. También, lanzó una herramienta de creación de contenido audiovisual en Instagram llamada “Reels”, con la cual busca hacerle competencia a la compañía china Tik Tok, que en los últimos meses ha crecido de forma exponencial.

En el año 2017, Mark Zuckerberg decidió volver a los pasillos universitarios de Harvard para terminar su carrera inconclusa, y de esta manera consiguió su título en Ciencias de la Computación.

En el 2020, durante la pandemia del Covid-19, la empresa se ha visto también favorecida. Pese a la crisis, Facebook registró ganancias del doble en el primer semestre en comparación con el año anterior. Si bien es cierto que ha habido un desplome en los ingresos por publicidad debido a los inconvenientes de los anunciantes por el distanciamiento social, gracias a esta misma medida el uso por parte de los usuarios de las plataformas de Facebook se ha visto notablemente incrementado. Sin embargo, la empresa ha manifestado que su crecimiento no es tan descomunal como se cree, pues sus ingresos, que dependen en más de un 80% de servicios publicitarios, no se verán normalizados hasta que las naciones vuelvan a su movilidad natural. El porcentaje restante de ingresos corresponde a comisiones cobradas a los desarrolladores por usar la infraestructura de sus plataformas y otros servicios.

El imperio de Mark Zuckerberg y Facebook

Polémicas, escándalos y problemas de Facebook

Pero no todo ha sido color de rosa para Facebook. En los últimos años la compañía se ha visto envuelta en diversas polémicas y escándalos.

Parte de esos escándalos están motivados por un fenómeno de la contemporaneidad: las fake news. Muchas personas y colectivos han denunciado que la empresa ha permitido en sus plataformas la proliferación de una cantidad sin límite de noticias falsas, que lo único que generan es desinformación, odio e inestabilidad social. Tal es el caso, por ejemplo, de la denuncia contra Facebook por su poca preocupación ante la desenfrenada difusión de contenido discriminatorio hacia una etnia de Birmania. La campaña de odio y desinformación fue, al parecer, desarrollada por el mismo ejército de la nación, y si la compañía hubiera reaccionado a tiempo se habría podido evitar el daño tan profundo ocasionado en el tejido social del país.

Otros escándalos que se han vuelto un asunto bastante delicado dentro de la compañía, son los relacionados con la seguridad de datos de los usuarios, problema que le ha ocasionado un sinfín de conflictos legales. El más famoso de todos esos casos es el denominado como “El escándalo de Cambridge Analytica”, con el cual el mismo Zuckerberg tuvo que comparecer ante el Senado de los Estados Unidos para responder por la infracción de los términos de privacidad de millones de usuarios. En este histórico juicio, pudimos ver a un Zuckerberg bastante incómodo dando respuestas memorizadas sobre la seguridad informática de la empresa, en donde se defendió manifestando que la violación de los términos de privacidad no fue perpetrada por su compañía, sino por parte del investigador Aleksandr Kogan, quien cedería ilegalmente la información de 50 millones de usuarios a Cambridge Analityca, información a la que él tenía acceso por consentimiento de los usuarios, quienes la entregaban al utilizar una divertida y aparentemente inofensiva aplicación dentro del sitio. Finalmente, esos datos privados fueron utilizados para manipular psicológicamente a los votantes en las elecciones de EE.UU. de 2016, donde Donald Trump resultó electo presidente.

Este escándalo le costó a Facebook $37 mil millones de dólares debido a la caída del 7% de sus acciones en el mercado de valores.

Y, como si esto fuera poco, los fundadores de WhatsApp decidieron abandonar Facebook por sus diferencias con los términos de seguridad informática de la empresa, renuncia a la que más tarde se unirían los fundadores de Instagram, el responsable legal, Colin Stretch, el director de comunicaciones, Elliot Schrage, y el vicepresidente de alianzas, Dan Rose, lo que indica que, al parecer, la reprobación por el actuar de Facebook no sólo se da en el exterior, sino también en el mismo corazón de la empresa.

Cómo se hizo multimillonario Mark Zuckerberg

Uno de los CEO's más poderosos y exitosos del mundo

Actualmente, Facebook se consolida como una de las compañías tecnológicas más grandes y poderosas del mundo, con más de 2.500 millones de usuarios, ingresos por encima de los $70 mil millones de dólares anuales y un valor en el mercado de más de $260 mil millones de dólares.

Mark Zuckerberg, por su parte, tiene 36 años y continúa ejerciendo como CEO de Facebook. Es una de las 10 personas más ricas del mundo, con una fortuna personal de más de $100 mil millones de dólares según Forbes. Contantemente se involucra en proyectos filantrópicos de diversa índole, principalmente relacionados con educación. Además, hace parte del programa “Giving Pledge”, junto a multimillonarios como Bill Gates y Warren Buffett, con el que se compromete a donar gran parte de su fortuna a la caridad a lo largo de su vida y tras su muerte.

Así concluimos la fascinante historia de Mark Zuckerberg, un genio visionario, ambicioso y determinado que ha logrado construir una de las compañías más revolucionarias de la época, convirtiéndose en multimillonario en el proceso y posicionándose como un referente para muchos otros emprendedores. En sus propias palabras:

“Cuando empecé el sitio, tenía 19 años y no sabía mucho de negocios en ese entonces, pero empecé… En un mundo que está cambiando realmente rápido, la única estrategia que garantiza el fracaso es no tomar riesgos.”

Más casos de éxito empresarial:

Contenido Relacionado:

Este articulo tiene 2 comentarios

avatar
William delete 14 de octubre de 2020, 15:14

Interesante historia, solo hay que querer saber para aprender a hacer, Mark Zuckerberg es un ejemplo de que se puede ser autodidacta y aprender lo que se quiere si se pone todo el empeño y la atención necesario, lo demás se ira dando en el camino.

Responder
avatar
Anónimo delete 16 de octubre de 2020, 8:11

Es bastante inspiradora la historia de Zuckerberg, creo que lo que el logró es a lo que se aspira hoy en día, más allá de las controversias en las que se ha visto envuelto nadie puede negar el éxito que ha tenido, por eso, me parece que es apropiado impulsar plataformas que promuevan el emprendimiento, hay varias alternativas, sin embargo la que mejor enfocada veo hacia la economía del futuro es https://www.mintme.com una plataforma de crowdfunding en donde los usuarios interactuaran mediante criptomonedas personalizada.

Responder

¿Qué opinas de este tema? Deja tus comentarios y aportes...

Articulo Siguiente Articulo Siguiente
Articulo Anterior Articulo Anterior