Con apenas 11 años, esta chica inició un negocio millonario de productos para el cabello

13 de diciembre de 2020

Con apenas 11 años, esta chica inició un negocio millonario de productos para el cabello

Foto del Autor
Inició un negocio millonario de productos para el cabello

La historia de Jasmine Lawrence, fundadora de Eden BodyWorks

A la edad de 11 años sufrió la pérdida del cabello debido al uso de productos con químicos agresivos. Frustrada por lo sucedido, decidió investigar y fabricar sus propios productos para el cabello usando ingredientes naturales. Hoy en día, es CEO de una empresa que factura más de $12 millones de dólares anuales y ha construido una exitosa carrera en la industria tecnológica… ¿Cómo lo logró?

La protagonista de esta historia es Jasmine Lawrence, quien nació en junio de 1991 en Nueva Jersey, Estados Unidos.

Su vida como emprendedora comenzó en el año 2002, cuando apenas tenía 11 años de edad.

La chica compró un producto para alisar su cabello y se lo aplicó, pero desafortunadamente los químicos del producto afectaron su cabello y se le comenzó a caer.

"Fue vergonzoso, fue traumático, fue totalmente impactante para mí. Llegó el punto en que solo tenía cabello en la parte superior de la cabeza. Entonces, lo trenzaba para cubrir el área donde no tenía cabello." -Dijo Jasmine en una entrevista.

A partir de ese momento, juró no volver a utilizar productos con químicos agresivos en el cabello.

Desesperada, buscó en diferentes tiendas alguna solución con componentes naturales, pero las pocas opciones que le ofrecieron eran demasiado costosas.

Al no encontrar un producto que se ajustara a sus necesidades, decidió que ella misma iba a fabricarlo. Se puso a investigar sobre ingredientes naturales que le ayudaran a fortalecer su cabello y empezó a realizar experimentos caseros.

“Siempre quise ser constructora, creadora e inventora de cosas para resolver los problemas de las personas. Cuando perdí mi propio cabello y necesitaba algo para mí, utilicé mi conocimiento de la ciencia y el método científico para crear diferentes fórmulas. Todo eso lo aprendí de mi pasión por la ciencia y la creación de cosas.” –Comentó la joven.

Luego de varios meses de investigaciones y pruebas, logró que su cabello volviera a crecer.

Emocionada por los resultados, continuó con los experimentos para perfeccionar sus fórmulas.

La historia de Jasmine Lawrence, fundadora de Eden BodyWorks

De la idea a la empresa

En el 2004, sus padres decidieron apoyarla y la inscribieron en un campamento empresarial organizado por Network For Teaching Entrepreneurship (NFTE). Allí pudo aprender las bases sobre cómo crear una empresa.

Al regresar a casa, inmediatamente comenzó a aplicar lo aprendido. Organizó sus ideas, pensó en un nombre atractivo, diseñó un logo y usó un capital que sus padres le regalaron para adquirir materia prima y empaques. Así nació “Eden BodyWorks”, una pequeña fábrica casera de productos naturales para el cuidado del cabello.

Sus primeros clientes fueron familiares y amigos, quienes habían sido testigos del proceso de recuperación del cabello de Jasmine y confiaban plenamente en ella y sus productos.

“Tienes que aprender todo lo que puedas sobre tu cliente objetivo, comprender sus necesidades y trabajar con ellos para desarrollar una solución. Hay muchas oportunidades y diversidad en esta industria, por lo que es necesario centrarse en un área, problema o cliente específico al comenzar.” -Afirma la emprendedora.

Luego, se aventuró a participar en ferias comerciales y eventos empresariales que le permitieron conseguir nuevos clientes y desarrollar importantes habilidades de negocios.

Quienes la escuchaban, se sorprendían por la gran fluidez y confianza con que se expresaba la pequeña, además de que su propuesta de valor de “productos naturales que realmente funcionan” resultaba ser muy atractiva.

Poco a poco su empresa comenzó a crecer, logrando conquistar a pequeñas tiendas minoristas, salones de belleza y peluquerías que quedaban fascinadas con la efectividad de sus productos.

A medida que la empresa crecía, fue desarrollando nuevas líneas de productos, no solo para el cabello, sino también para el cuidado de la piel.

Para el año 2005, los productos de Eden BodyWorks ya se vendían en siete estados del país y generaban ingresos por más de $15 mil dólares anuales.

Estos resultados le permitieron a Jasmine ser nominada al “Premio Joven Emprendedor del Año” por la Revista Black Enterprise en el 2006.

Después de la ceremonia de premiación, se le acercó un representante de Walmart interesado en saber más de su empresa, contemplando la posibilidad de que algún día sus productos pudieran venderse en las tiendas de la cadena.

A partir de ahí, inició un arduo proceso de preparación y capacitación para lograr cumplir con los requisitos necesarios para ser proveedora de Walmart.

Mientras negociaba con la cadena, sucedió algo que ella ni siquiera hubiera imaginado…

Jasmine Lawrence y Oprah Winfrey

Aprovechando las oportunidades para crecer

Su historia llegó a oídos de la exitosa presentadora y empresaria Oprah Winfrey, quien se sintió identificada con la joven porque ella también había sufrido la pérdida del cabello en algún momento de su vida. Entonces, la invitó a su popular show para que participara en una sección llamada “World’s Smartest Kids”.

Jasmine aceptó y cautivó a la audiencia con su carisma e inteligencia.

Al finalizar el programa, su sitio web colapsó y la empresa no dio abasto con los pedidos.

Durante las siguientes semanas, medios de todo el país comenzaron a contactar a la joven emprendedora para entrevistarla, dando un impulso tremendo a Eden BodyWorks. Además, logró concretar un acuerdo con Walmart para distribuir sus productos en 10 tiendas de la cadena. Poco tiempo después, el acuerdo se amplió a más de 200 tiendas.

Tras firmar con Walmart, otros reconocidos minoristas, como Kroger y Sally Beauty, manifestaron su interés en distribuir los productos de la chica.

Gracias a la difusión mediática y a los nuevos canales de distribución, en el año 2008 la empresa logró superar su primer millón de dólares en ventas, consolidándose como un referente en la industria de productos naturales de bienestar y belleza.

Jasmine Lawrence, fundadora de Eden BodyWorks

Siguiendo sus pasiones

Todo parecía apuntar a que Jasmine se dedicaría por completo al mundo empresarial. Sus familiares y amigos cercanos esperaban que eligiera una carrera relacionada con negocios, sin embargo, tras graduarse de la secundaria decidió que iba a estudiar ciencias de la computación y que delegaría su trabajo operativo en Eden BodyWorks.

“No era mi sueño. Si me hubiera aguantado y hubiera continuado con el negocio, me habría sentido como si estuviera viviendo una mentira. Quería un desafío. Podría haber asistido a la escuela de negocios, pero decidí: 'Iré a la escuela y haré robots’… Quiero ser parte de algo más grande que solo yo.” -Dijo la chica en una entrevista.

Según comenta, la razón por la que inició su empresa fue porque le apasionaba crear y resolver problemas, no porque le apasionara la industria de la belleza como tal. Cuando tuvo que elegir su carrera, recordó que siempre ha tenido gran interés por los robots y la tecnología; de hecho, una de sus películas favoritas de la infancia es “El hombre bicentenario”, la cual siempre la ha inspirado.

Totalmente decidida a construir una carrera en la industria tecnológica, paso varios meses organizando, automatizando y delegando para que la empresa siguiera funcionando sin depender de su trabajo, aunque ella seguiría liderando, aportando en la toma decisiones y contribuyendo con el desarrollo de productos.

En el año 2009, inició sus estudios en el Instituto de Tecnología de Georgia y obtuvo su licenciatura en Ciencias de la Computación. Luego, realizó una Maestría en Diseño e Ingeniería Centrados en las Personas, en la Universidad de Washington.

En el 2013, comenzó a trabajar en Microsoft en el equipo de Xbox One Experiences desarrollando funciones sociales en consolas, PC y dispositivos móviles.

En el 2016, ingresó al equipo de experiencia del usuario de HoloLens, un dispositivo de realidad mixta desarrollado por Microsoft. Allí ejerció como Project Manager.

En el 2017, se desempeñó como gerente de proyectos técnicos en SoftBank Robotics en el equipo de “Pepper”, un robot semihumanoide diseñado con la capacidad de leer emociones.

En el 2018, fue contratada por Facebook como gerente de programa técnico en el equipo de donaciones de sangre en “Social Good”, una plataforma que ayuda a conectar los bancos de sangre y los donantes para salvar vidas en todo el mundo.

En junio de 2020, asumió un nuevo reto ingresando al equipo de X, una compañía semi-secreta de investigación y desarrollo fundada por Google. Allí ejerce como Product Manager en “Everyday Robot”, un proyecto que tiene como propósito crear robots de aprendizaje que sean asequibles y que puedan funcionar de forma autónoma en entornos humanos no estructurados, como nuestros hogares y oficinas.

A lo largo de su carrera en el mundo empresarial y tecnológico, Jasmine ha recibido diversos premios y reconocimientos; entre ellos: Premio “Alvin M. Ferst” al liderazgo y espíritu empresarial en el 2012; Premio “Líderes y Leyendas” entregado por la organización Georgia Tech Black Alumni en el 2013; Reconocimiento como “Líder Juvenil en Empoderamiento Femenino” por la organización 100 Black Men of America en el 2015; e incluida en la lista Forbes “30 Under 30” del año 2017 en la categoría Games.

Jasmine Lawrence, joven millonaria

Joven, innovadora, líder, millonaria y exitosa

Actualmente, Jasmine tiene 29 años y sigue ejerciendo como CEO de su empresa a la par que trabaja en apasionantes proyectos tecnológicos. Afirma que ambas labores, por diversas que parezcan, al final se complementan muy bien, pues, ya sea construyendo dispositivos o formulando productos de belleza, su propósito es crear experiencias agradables que marquen la diferencia en la vida de las personas. De hecho, comenta que, muchas de las lecciones que ha aprendido en la industria de la tecnología, le han permitido lograr que su empresa se ponga un paso adelante de la competencia.

En cuanto a Eden BodyWorks, la empresa siguió creciendo sin problemas gracias a la visión y liderazgo de su fundadora. Pese a lo exigente que pueda ser trabajar en compañías como Microsoft, Facebook y Google, la chica ha continuado desempeñando con éxito su rol como principal gestora del negocio, encargándose de liderar el desarrollo de productos, marcar la ruta a seguir y negociando con aliados comerciales. La empresa ya supera los $12 millones de dólares en ventas anuales y cuenta con nueve líneas de productos naturales para el cuidado corporal y del cabello que se distribuyen a través de importantes minoristas como Target, Walmart, CVS, Walgreens, Amazon, Kroger, HEB y Sally Beauty.

Así concluimos la fascinante historia de Jasmine Lawrence, una chica ambiciosa y apasionada que ha dedicado su vida a resolver problemas humanos con ingenio y determinación, logrando construir una empresa millonaria y una exitosa carrera tecnológica en el proceso. En sus propias palabras:

"Para mí, el éxito es crear un legado a través del servicio. Cuando tomo decisiones, pienso en a quién impactaré y cómo influirá el trabajo en mi vida. El éxito para mí es más que premios e hitos. Quiero generar un gran impacto en el mundo."

Más casos de emprendedores exitosos:

Contenido Relacionado:

1 comentarios:

avatar
mariachi juvenil delete 16 de diciembre de 2020, 12:54

con esto nos damos cuenta que no existe obsctaculo para realizar nuestros sueños. mucho animo y sea cual sea su pasion, hecharle muchas ganas.
un saludo especial

Responder

¿Qué opinas de este tema? Deja tus comentarios y aportes...

Articulo Siguiente Articulo Siguiente
Articulo Anterior Articulo Anterior